Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 27 febrero |
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Hermanas de la Caridad de Santa Ana: una vocación dentro de la vocación

Hermanas de la Caridad de Santa Ana Clausura Zaragoza

Courtesy of Fundación DeClausura

Matilde Latorre - publicado el 20/07/23

En el convento de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, en Zaragoza, las monjas jóvenes viven la vocación del cuidado de los ancianos dentro de su vocación, atendiendo a las monjas mayores con amor y respeto

El cuidado de los ancianos en la sociedad tiene muchos beneficios, tanto para los propios ancianos como para sus cuidadores, familiares y la comunidad en general.

El cuidado y el acompañamiento les proporcionan, a los mayores, una atención personalizada y constante, un apoyo médico y cotidiano, una libertad de envejecer en su propio hogar, una conservación de la autonomía y un aumento del estado de ánimo, un vínculo afectivo con el cuidador y una oportunidad de envejecimiento activo.

En el convento de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana —Congregación de Hermanas de la Caridad de Santa Ana—, en Zaragoza, vive una comunidad con una vocación dentro de la vocación que les permite vivir la caridad y la misericordia en el seno de su familia religiosa.

Comunidad de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana
Hermanas de la caridad de Santa Ana

El origen de la congregación

Esta congregación, nació en Zaragoza el 28 de diciembre de 1804, cuando un grupo de doce mujeres, cuya superiora era la Madre María Ràfols, llegaron acompañadas por el Padre Juan Bonal y doce hombres más, para atender el Hospital Real y General de Nuestra Señora de Gracia. Allí, como Hermanas de la Caridad, compartieron la vida y la suerte de los enfermos, dementes, niños abandonados, y de todo aquel se acogía a la caridad de este Hospital, cuyo lema era Domus Infirmorum Urbis et Orbis, (casa de los enfermos de la ciudad y del mundo). 

A los pocos años de llegar, nuestras Primeras Hermanas soportaron las bombas de la guerra de la Independencia, efectuaron el traslado de los enfermos de un hospital destruido al Hospital de Convalecientes, acompañaron a los condenados a muerte y acudieron en ayuda de los enfermos en tiempo de epidemias. Juan Bonal recorrió los caminos de media España para pedir limosna en beneficio de los enfermos del Hospital. 

La Congregación comenzó su expansión después de la muerte de María Ràfols y, en la actualidad, cuenta con 242 comunidades, más de 300 centros en 29 países de los cinco continentes y 1752 hermanas.

Maria Rafols fundadora de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana
Madre María Ràfols

Las monjas jóvenes, que tienen entre 25 y 35 años, han sentido el llamado de Dios a servir a las monjas mayores, que son sus hermanas, madres y abuelas espirituales. Algunas de ellas tienen más de 90 años y necesitan cuidados especiales, tanto físicos como emocionales y espirituales.

Llegar a la tercera edad: una bendición

La entrada en la tercera edad de las hermanas mayores la consideran como un privilegio; y no solo porque no todos tienen la suerte de ver cómo se alcanza esa meta, sino también, y sobre todo, porque este es el periodo de las posibilidades concretas; de volver a considerar lo que puede ser su futuro cuando las hermanas jóvenes sean mayores, de conocer y vivir más profundamente el misterio pascual y convertirse en ejemplo en la Iglesia para todo el Pueblo de Dios.

Las monjas jóvenes se turnan para acompañar a las monjas mayores en sus actividades diarias como rezar, comer, pasear, leer o hacer manualidades. También les ayudan a vestirse, asearse, tomar sus medicinas o ir al médico. Pero, sobre todo, les ofrecen su presencia, su escucha, su afecto y su oración.

Su comunidad: un regalo de Dios

«Para mí es una bendición poder cuidar a las monjas mayores. Ellas me enseñan con su testimonio de vida consagrada, su fidelidad, su alegría y su entrega. Son un regalo de Dios para nuestra comunidad».

Hermana María José, de 28 años

La hermana María José cuenta que una de las monjas mayores que cuida es la hermana Pilar, de 94 años, que fue misionera en África durante muchos años. «Ella me cuenta sus experiencias, sus anécdotas, sus dificultades y sus alegrías. Me transmite su amor por Dios y por los pobres. Me anima a seguir adelante con mi vocación y a confiar en la Providencia», dice.

La hermana Pilar, por su parte, dice que se siente muy querida y acompañada por las monjas jóvenes. «Ellas son como ángeles que Dios me ha enviado para cuidarme. Me hacen sentir útil y valorada. Me hacen reír y me consuelan cuando estoy triste. Rezo mucho por ellas y les doy gracias a Dios por su generosidad», cuenta para Aleteia

Una reserva de sabiduría

El cuidado de los ancianos es una realidad que afecta a toda la sociedad, pero especialmente a la vida religiosa, donde hay un alto porcentaje de personas mayores. Por eso, es importante que haya monjas jóvenes que se sientan llamadas a esta misión tan noble y necesaria.

Comunidad de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana

El papa Francisco ha dicho que los ancianos son «la reserva de sabiduría» de la humanidad y que hay que cuidarlos con ternura y gratitud. También ha dicho que los jóvenes y los ancianos deben dialogar y enriquecerse mutuamente, porque son «los dos polos de la vida».

La familia: las monjas ancianas representan la «memoria histórica» de las generaciones más jóvenes del convento y son portadoras de valores humanos fundamentales. Dondequiera que falta la memoria faltan las raíces y, con ellas, la capacidad de proyectarse con la esperanza en un futuro que vaya más allá de los límites del tiempo presente.

En el convento de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana se vive este diálogo intergeneracional con naturalidad y alegría. Las monjas jóvenes y las monjas mayores se sienten hermanas y amigas, se apoyan y se complementan. Juntas forman una familia donde reina el amor de Dios.

Tags:
monasteriovocacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.