Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 30 mayo |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Tercera edad: ¿Cómo aprender a vivir mejor después de los 60 años?

shutterstock_2052368663.jpg

SeventyFour - Shutterstock

Guillermo Dellamary - publicado el 14/06/23

La clave, empezar por cambiar las ideas negativas sobre la vejez. No es un tiempo de pasividad y de simplemente esperar el fin. El siglo XXI inaugura un nuevo concepto de la Tercera edad

Estamos reinventando la manera de enfocar los años de vida que siguen. La llamada longevidad ha aumentado significativamente, gracias a muchos factores, entre ellos la medicina, la alimentación y sobre todo el estilo de vida. 

Ya se han acabado las antiguas ideas de un anciano sentado en una mecedora, con una cobija en las piernas, tomando el sol y esperando pasivamente la muerte en un asilo. Ese sedentarismo y esa pasividad abrumadora, ese creer que ya no hay nada más que hacer, más que pasar el rato, entreteniéndose con lo que caiga, con tal de estar medio ocupado y sacudirse el aburrimiento, mientras llega el momento. 

La visión de la ancianidad se ha modificado al inicio de este siglo XXI, por una mucha más vigorosa, activa, creativa y edificante manera de aprovechar los siguientes años de vida que quedan. 

Ya no hay retiro, pensión o hasta aquí llegué. Bienvenido el dinero como fruto de tantos años de esfuerzo, pero es tan sólo el final de una etapa que ya se cumplió, como cuando el adolescente deja la escuela preparatoria, para entrar a la Universidad. 

Las teorías y aportaciones sobre la longevidad, han aumentado mucho la esperanza de cómo se puede vivir mejor y disfrutar de la vida en una etapa que antes se veía como el declive, teniendo a la juventud como su cúspide y a la tercera edad, como su decadencia. 

Una nueva visión sobre la Tercera edad

Hoy ya no es así. Ni la juventud es lo máximo, ni la Tercera edad es un decaimiento de la vida. Estamos recreando el concepto  e inyectándole un enfoque mucho más positivo y creativo. 

De tal manera de que se anhela llegar a vivir muy bien, después de los 60 años y redescubrir una gran cantidad de alternativas increíbles para gozar con nuevos recursos y herramientas. 

Así como se estudiaron muchos años para emprender la vida laboral, tener una familia y una buena calidad de vida; así es ahora al entrar en los sesenta: hay que estudiar mucho de nuevo, hacer una planificación creativa y novedosa de la vida, y proyectar un brillante plan de acción.

Se dice adiós al sedentarismo, para abrir las puertas a las nuevas actividades físicas y deportivas; en vez de echar raíces, es viajar; en vez de ser pasivos, es tornar a ser propositivos, a explorar el mundo, a realizar nuevas actividades, incluso atreverse a iniciar nuevos negocios, profesiones y hobbies. 

Es retomar viejas amistades, fortalecer los vínculos afectivos con parientes y amigos, es buscar nuevas relaciones y eventos sociales. Enriquecerse más con la cultura, las artes, la naturaleza. Cambiar y mejorar la alimentación. En fin, usar al máximo la creatividad y experiencia que se tiene. 

Estamos iniciando una nueva era, la de la longevidad, hay que prepararnos para disfrutarla. 

Una nueva era: la de la longevidad

De los primeros pasos, para poderlo lograr,  es necesario modificar las ideas que tenemos sobre la ancianidad. Hay que dejar la idea de que los mejores tiempos ya pasaron, de que las más maravillosas experiencias sucedieron en la juventud. Y realmente convencernos de que lo mejor está por venir.

La ancianidad no es la etapa del declive, aunque disminuyan nuestras facultades físicas y la motricidad, se puede reducir su impacto negativo haciendo ejercicio y fortaleciendo la salud de una manera disciplinada. 

Hay que romper con el estereotipo del anciano cansado, dependiente, inútil, que ya no tiene nada que hacer,  que camina de manera torpe y lenta, que se ha hecho malhumorado, necio e ideático. Es necesaria una visión más optimista, vigorosa, activa, innovadora, entusiasta que busca nuevos proyectos, que se involucra en diversas actividades, que inicia una refrescante etapa de estudios y de lectura. En fin, que ve en los siguientes años, la oportunidad de realizar muchas de las actividades que no pudo hacer anteriormente. 

En vez de enfocarse en un pesimismo derrotista de la vida que parece llegar a su final. Se vislumbran años venideros de oportunidad, para hacer muchas de las cosas que se soñaron realizar y que por falta de tiempo y otras razones, no se pudieron concretar, ahora si es el momento de ir por ellas. 

La idea de una vejez negativa, que está en la mente de muchos, es un concepto que podemos cambiar y sustituirlo por uno más positivo y comenzarlo a vivir con alegría y paz interior: Es una oportunidad de vivir los mejores años de tu vida, junto con las personas que más quieres. En vez de sentirte que eres una carga, un estorbo o una persona que ya no puede aportar nada. Es el feliz momento de dar lo mejor que tienes, de ser aún mejor esposo/a, padre/madre, abuelo/a, amigo/a y ciudadano/a

Es la gran oportunidad de agradecer a Dios por todo lo que has recibido y ofrecer lo mejor de ti.

Tags:
ancianosbienestarpsicología positiva
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.