Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 24 mayo |
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Novicia después de ver que en el fútbol «mi felicidad duraba 90 minutos»

ROSA YAMILETH

diocesisdecartagena.org

Rosa Yamileth como novicia entre otras religiosas.

Dolors Massot - publicado el 04/02/23

Rosa Yamileth tomó los hábitos de novicia después de ver la vocación, entrar en rebeldía y... decir que sí por entero a Dios después de un partido de fútbol

Rosa Yamileth decidió que cambiaba completamente de vida. Ahora es novicia de las hermanas concepcionistas del Monasterio de San Antonio de Algezares (Murcia), perteneciente a la diócesis de Cartagena (España).

Hace poco, esta joven vivía entusiasmada por el fútbol. Pero fue precisamente el fútbol el «lugar» donde Dios la llamó a una vida de entrega plena como religiosa en un convento. El fútbol y el hecho de que una hermana suya fuera ya religiosa del convento.

La misma Rosa Yamileth ha contado en un precioso testimonio qué fue lo que sucedió en su interior.

«Nací en El Salvador y soy la última de 8 hermanos. Mi hermana Reina es monja en este monasterio de hermanas concepcionistas de Algezares desde hace 14 años. Ella fue la lamparita que iluminó mi vocación.

He crecido en una familia con una vivencia religiosa muy profunda. Mi madre me enseñó el amor a la Virgen y las virtudes cristianas como base para fundamentar la vida. Desde los 7 años me hacía preguntas: ¿Quién soy? ¿Para qué he nacido? La casa de mis padres está en un entorno natural de singular belleza; eso me ayudaba a recoger mi interior y a aprovechar el cielo estrellado y el silencio de la noche para reflexionar.

Siendo aún pequeña, tuve la certeza de que sería religiosa y de que me iría antes de empezar la adolescencia, para entregársela también al Señor.

Una vez, en el grupo de jóvenes de mi parroquia, hicimos una dramatización como catequesis juvenil. En ella, yo me vestí de monja. Sentí entonces que el corazón me palpitaba más fuerte, porque era como vivir una verdad sin ser verdad. No tardé en escribir a mi hermana Reina contándole que quería venir al monasterio con ella, pero me dijo que con 15 años no podía. Tenía que esperar hasta tener 18. No me di por vencida: busqué otra congregación, la de las Franciscanas de la Purísima Concepción, y marché con ellas.

Rosa Yamileth afirma que aquella época fue positiva para ella:

«Era feliz. Tenían un asilo de ancianos y yo no me achicaba en cuidar, lavar o hasta amortajar a los ancianos que fallecían.»

Pero algo no iba bien:

«Yo sentía como una especie de ‘traición’ por mi parte. Me agarré a mi devoción a santa Beatriz, fundadora de la Orden de la Inmaculada: leía libros sobre ella, hacía mi altar con sus estampas… y era como vivir donde quería, pero con el corazón en otra parte. Así que le di la espalda a mi vocación y me marché de nuevo con mis padres.»

En el fútbol, «mi felicidad duraba 90 minutos»

Para Rosa Yamileth, la vida se pegó a la pasión por el fútbol. Y fue ahí donde Dios le mostró que era Él quien podía llenar su corazón:

«Desde pequeña me gustó el fútbol. Me apunté a un equipo femenino y entre mi casa y el deporte transcurrían los días. Aparentaba estar feliz, pero en mi interior había muchos interrogantes.«

Dos años de rebeldía

«Algo que no cambiaba nunca eran los largos ratos de silencio y oración que seguía haciendo todos los días. Me consta que mi hermana Reina rezaba mucho por mí, pero yo me mostraba huidiza en mis conversaciones con ella. Tenía miedo de que esa llamita que sentía volviera a encenderse con fuerza. Yo pretendía esconder algo que todos sabían a voces: la vocación. Estuve en esa rebeldía unos dos años.»

Entretanto, las monjas concepcionistas rezaban pidiendo a Dios la llegada de más vocaciones. En el caso de Rosa Yamileth, con nombre y apellidos pedían por ella.

«Un día, en torno a las nueve de la mañana, recibí un mensaje de sor Eva, por entonces madre abadesa del monasterio. Me dijo algo así: ‘Dios llama una vez, es ahora o nunca’. Mi respuesta en ese momento fue de evasión, porque le respondí: ‘Voy a jugar un partido, se lo dedico’. Seguí jugando, pero mi mente ya estaba en otro lado. En medio del partido me detuve en el centro del campo, miré a mi alrededor y pensé: ’90 minutos dura mi felicidad; cuando termina el partido, vuelvo a sentirme vacía, como antes’.»

«El mejor whatsapp de toda mi vida»

Al llegar a casa, la propia Rosa Yamileth afirma que hizo algo crucial para su futuro:

«Escribí el mejor whatsapp de toda mi vida: ‘Quiero ser lo que siempre he deseado, entregar mi vida a Dios en la vida contemplativa’.»

El testimonio de la que hoy es novicia continúa:

«Os aseguro que mi corazón comenzó a descansar y volví a sentir esa alegría que hacía mucho tiempo que no tenía.»

«¿Por qué Dios me eligió a mí? No lo sé, solo sé que me siento inmensamente amada por él y estoy eternamente agradecida.»

«Que Dios se refleje todo entero»

Una semana antes de tomar los hábitos como novicia en el monasterio, la joven hizo unos ejercicios espirituales. En ellos «recorrí todo mi camino vocacional y solo puedo decir lo dichosa que me siento, porque no quiero ser únicamente charco de agua transparente, sino lago sin ondas en el que Dios se refleje todo entero.»

Rosa Yamileth concluye así su testimonio:

«Que la Virgen María y santa Beatriz sean tierra de contemplación donde pueda permanecer viviendo sus mismas actitudes. En alabanza a Dios y a honra de la Inmaculada.»

Tags:
futbolreligiosasvocacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.