Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 30 mayo |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Cómo rechazar la indiferencia ante el horror del mal

Izraelskie pociski niszczą budynek w Strefie Gazy (7 października)

MAJDI FATHI / NurPhoto / NurPhoto via AFP

Izraelskie pociski niszczą budynek w Strefie Gazy (7 października)

Stéphanie de Lachadenède - publicado el 17/10/23

¿Cómo podemos romper con la resignación ante el mal, cuando el horror de las guerras llama casi a nuestras puertas?

Ante los conflictos en Ucrania , Armenia , en Tierra Santa , nos sentimos muy inútiles, completamente indefensos. Sin querer dar nuestra opinión, ni siquiera proponer ninguna solución, debemos rechazar simple y absolutamente la indiferencia ante estas tragedias. Es muy fácil ofenderse al leer o mirar las imágenes e información que la prensa nos ofrece cada día, pero una vez superado el shock, superada la indignación, la vida cotidiana pronto tomará el relevo y las noticias nos darán la ventaja. Por otra parte, se ahogará bajo una nueva avalancha de acontecimientos de dudosa importancia.

¿Qué podemos hacer?

¿Cómo puedo y debo reaccionar, como cristiano, ante el mal cuyos temblores no dejan de sacudir al mundo? Porque por mucho que miremos la situación, nos sentimos impotentes, indignados, abrumados, incluso aturdidos por la multiplicación de estos conflictos y la transmisión casi en vivo de los horrores perpetrados. Si hay algo destacable en estas guerras es que los civiles están lejos de salvarse.

Y que estas guerras están sobre nosotros. ¿Será por eso que nos horrorizan aún más? Probablemente no, pero es un hecho. Estos conflictos y la violencia que generan nos hacen sentir la necesidad de hacer algo. Este sentimiento es correcto, porque también es una forma de no dejar nunca que la indiferencia se arraigue. 

La oración debe ser nuestro primer lugar de acción porque es allí, con el Padre, donde se pueden expresar todas nuestras revueltas, incomprensiones y súplicas. Recordemos siempre que la oración nunca es en vano. Incluso si parece completamente fuera de sintonía con la forma en que piensa el mundo. 

La oración es un arma poderosa de la que se debe abusar, especialmente en tiempos de problemas. Oración personal, oración comunitaria, cadenas de oración en las solicitudes… Todo es para animar. El evangelio nos recuerda esto esta semana ( Lc 11, 9-10 ):

Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá. Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.

La única respuesta al mal

Evidentemente, es posible e importante proporcionar ayuda financiera y material, cuando sea posible, ofreciendo donaciones a través de las asociaciones que trabajan sobre el terreno. También es esencial cuestionar fundamentalmente la respuesta que debemos y podemos dar al mal como cristianos. También aquí nos guía la lectura de la Palabra y hay numerosos ejemplos en los Evangelios. He aquí uno muy conocido ( Mt 5,39 ):

«Pero yo les digo que no hagan frente al que les hace mal: al contrario, si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, preséntale también la otra».

La única respuesta posible al mal es el bien. No pensemos que esta es la respuesta fácil, al contrario. La respuesta del cristiano tiene dificultad. Es mucho más fácil e instintivo responder con el mismo dolor que recibes: aquí una buena bofetada. Ser cristiano es ser valiente. Ten la valentía de no resignarte a la violencia y a la injusticia. Rechaza la facilidad de ceder a la fatalidad de la condición pecaminosa del hombre, rechaza el «¿para qué?», no cedas a la indiferencia. Asume la carga y decide luchar. Sigue a Cristo al rechazar el mal. 

La voz de la inocencia

Para cambiar el mundo a gran escala, debemos empezar por cambiar el mundo a nuestra escala. La paz empieza aquí en casa, en la familia, allí en la oficina, y también en nuestra clase…. En Una vida trastornada, diario de una joven judía durante la Segunda Guerra Mundial, Etty Hillesum se enfrenta al avasallador ascenso del nazismo. 

Es una víctima cada vez más consciente de lo que le espera a su pueblo: el exterminio voluntario y masivo. ¡Y todavía! es ella, la víctima, quien nos consuela y nos recuerda que valoremos la vida. Es ella quien nos enseña que solo respondemos al mal con el bien si queremos hacerlo desaparecer; empezando por borrar todo rastro de maldad de nuestro corazón antes de exigir que otros lo hagan. 

Es ella quien nos invita a amar al mundo, al prójimo y a la vida sin importar la crueldad y la maldad de la que estemos rodeados. De hecho, es la víctima inocente de una crueldad absoluta la que nos da el ejemplo.  

Cada rechazo del mal, cada perdón concedido es un desarraigo de nuestra tendencia a resignarnos.

Es también una de las grandes lecciones de la vida y escritos de Santa Teresa del Niño Jesús. Es en las pequeñas cosas que podemos cambiar el mundo. Veamos la increíble influencia de esta Santa, cuya vida fue tan corta y que muy poco se alejó de su tierra natal y del Carmelo. Su influencia es global y atemporal. Es el instrumento de paz que debemos esforzarnos por ser. ¿Con qué empezó ella? Por su propia conversión. Luchando cada día para instalar el bien en lugar del mal en todas partes, en todo momento, en cada detalle de la existencia. 

WAR IN UKRAINE
Guerra en Ucrania

El único campo de batalla

Si nos ponemos manos a la obra, creamos un pequeño ejército del Bien. Y cada rechazo del mal, cada perdón concedido, es un desarraigo de nuestra tendencia a resignarnos. También es una victoria para el Bien. Esto es lo que transforma el mundo. En trozos muy pequeños. Este es quizás el campo de batalla en el que se nos espera. Que cada uno tome las armas y ahuyente el mal que lleva dentro. 

Redoblemos nuestros esfuerzos en estos tiempos en los que tantos hermanos nuestros están sufriendo. Ofrezcamos al Señor por ellos todo el bien que seamos capaces de hacer. Con la ayuda de Cristo, a pesar de nuestra gran debilidad y de nuestro sentimiento de impotencia, intentaremos que el mundo sea cada día un poco mejor.  

Tags:
guerraindiferenciameditación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.