Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 30 mayo |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Esta forma de pensar en la cruz la hará menos pesada

A-male-carrying-a-handmade-wooden-cross-on-his-back-in-a-grassy-field-shutterstock_1553325437.jpg

Wirestock Creators-Shutterstock

Peter Cameron, OP - publicado el 14/09/23

 Recordemos lo que dijo el Papa Benedicto XVI, "aunque la cruz sea pesada, no es sinónimo de infortunio, de desgracia, que hay que evitar en todos los aspectos"

Ponte en el lugar de Pedro. Reprende a Jesús por predecir la Pasión. El Señor, a su vez, reprende a Pedro: “¡Vete, Satanás! Eres una piedra de tropiezo para mí, porque no piensas en las cosas de Dios, sino en las cosas de los hombres”. Luego, Jesús dice: “Si alguno quiere seguirme, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame” (Mt 16, 21-27).

En propósitos cruzados

Podemos sentirnos inclinados a considerar “la cruz” como sufrimientos, dificultades, aflicciones, tribulaciones, adversidades, molestias, ocasiones de abnegación. Pero cuando se considera dentro de su contexto, vemos que “la cruz” implica mucho más. Porque con esta reprimenda, Pedro se encuentra en el punto más bajo de su vida. ¡Probablemente nunca se ha sentido peor desde que lo llamaron “Satanás”! Pero es esta miseria, esta desolación y angustia lo que Jesús quiere que Pedro tome como su cruz. Jesús le está ordenando a Pedro: ¡Toma tu cruz ahora mismo!

La cruz es una oportunidad

Cross cruz

Veamos lo que dijo el Papa Benedicto XVI: “Aunque la ‘cruz’ sea pesada, no es sinónimo de infortunio, de desgracia, que hay que evitar en todos los aspectos; más bien es una oportunidad para seguir a Jesús  y así ganar fuerza en la lucha contra el pecado y el mal” (énfasis añadido). 

Estar unidos a Jesús tomando la cruz consiste en afrontar la miseria y el mal real que generamos cada vez que pensamos y vivimos fuera de Jesús. Tomar nuestra cruz es negarnos a sucumbir a nuestros sentimientos de vergüenza, culpa y autodesprecio.

Llevamos nuestra cruz siguiendo a Jesús cuando reconocemos, con brutal honestidad, lo que somos abandonados a nosotros mismos… Y, en ese conocimiento insoportable, amamos a  Jesús. Negarnos a nosotros mismos implica decir No a todos los pensamientos delirantes que podamos tener sobre nuestra “bondad” separados de Dios. 

Seguimos a Jesús cuando lo amamos, sabiendo lo que somos sin Él en la experiencia real de nuestro desaliento. “La cruz es el desarme de nosotros mismos, a través del cual nos entregamos a Dios” (P. Bernard Bro).

La cruz es una purificación que nos quita todo lo que no está en Jesús. Llevar fielmente la cruz sirve para conformarnos cada vez más a Jesucristo. San Teodoro Estudita (+826) dice que “con la cruz nos liberamos de las ataduras del enemigo y nos aferramos a la fuerza de la salvación”.

Visita-a-enferma-Monica-Munoz.jpeg

Un portador de la cruz

El Papa Benedicto XVI destacó que “seguir a Cristo significa aceptar la esencia interior de la cruz, es decir, el amor radical expresado en ella”:

“La cruz como signo nos obliga a mirar la peligrosidad del hombre y todos sus actos atroces; al mismo tiempo, nos hace mirar a Dios, que es más fuerte –más fuerte en su debilidad– y al hecho de que somos amados por Dios. Es, en este sentido, un signo de perdón”.

Probablemente todo en Pedro quería alejarse de Jesús lo más rápido y lo más lejos posible. La gracia, el milagro, es que Pedro se quedó. Pedro lo siguió.

Santa Catalina de Siena nos anima:

“Con amor tremendamente ardiente tomaréis la cruz, donde fue gastada y destruida la muerte del pecado capital, donde ganaremos la vida. Y esto es lo que hará por ti: cuando tomes la cruz, todos tus pecados pasados ​​contra Dios serán eliminados. Y entonces Dios le dirá: ‘Ven, hijo mío amado. Trabajaste duro para mí. Ahora te aliviaré; Yo os conduciré al banquete de bodas de la vida eterna’”.

Porque “solo como portador de la cruz se pertenece a Cristo” (A. Sertillanges). Por eso, el poeta y sacerdote jesuita Gerard Manley Hopkins solía orar:

“Oh Dios, elévame por encima de mí mismo a un estado superior de gracia, en el que pueda tener más unión contigo, en el que pueda ser más celoso para hacer tu voluntad y estar libre del pecado”.

Tags:
benedicto xvicruz
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.