Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 30 mayo |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Si no deseas orar, posiblemente padezcas aridez espiritual

Mujer-caminando-por-el-paisaje-en-la-Montana-de-la-Nieve-Desierto-Blanco-Egipto-shutterstock_2258990721.jpg

Patrick Pimienta - Shutterstock

Mónica Muñoz - publicado el 12/09/23

Nos da la impresión de que los grandes santos vivieron entre nubes por creer que Dios les hablaba todo el tiempo, por eso vivían sin preocupaciones; pero no es así

Cuando se habla de los santos se puede tener la impresión equivocada de que se trató de personas especiales que andaban entre nubes, siempre con las manos juntas y viendo hacia el cielo; incluso ajenos a los problemas de los demás, como viviendo en otra dimensión, pero con su cuerpo en la tierra. Esta caricatura ha sido difundida en los medios de comunicación, sin entender que ellos fueron personas comunes y corrientes, que nacieron y crecieron en una familia y se enfrentaron con alegrías y dificultades, como cualquiera de nosotros.

La diferencia es que ellos decidieron seguir a Jesús y entregarle sus vidas, aceptando todo lo que venía de Él, por lo tanto, a veces les iba muy bien, pero otras no; sin embargo, siempre creyeron en las promesas del Señor y fueron fieles hasta el final de sus días. Y, entre esas situaciones no tan agradables, estuvo la aridez espiritual.

¿Qué es la aridez espiritual?

El Catecismo de la Iglesia Católica se refiere a la aridez como sequedad, explicando que es un obstáculo para los que quieren orar sinceramente:

«Forma parte de la oración en la que el corazón está desprendido, sin gusto por los pensamientos, recuerdos y sentimientos, incluso espirituales. Es el momento en que la fe es más pura, la fe que se mantiene firme junto a Jesús en su agonía y en el sepulcro. ‘El grano de trigo, si […] muere, da mucho fruto’ (Jn 12, 24). Si la sequedad se debe a falta de raíz, porque la Palabra ha caído sobre roca, no hay éxito en el combate sin una mayor conversión (cf Lc 8, 6. 13)» (CEC 2731).

Se trata, pues, de una situación espiritual en la que la persona siente que su oración no tiene caso, sintiéndose desanimada, sin saber qué hacer para remediarlo, pero sintiendo necesidad de Dios y creyendo que Él no escucha. Sin embargo, Dios permite estos momentos para que la persona no se estacione en la comodidad, sino que busque otras ayudas que lo devuelvan al camino y a la búsqueda más intensa de Dios, confiando plenamente en Él y abandonándose plenamente en sus manos.

¿Qué hacer para vencer la aridez espiritual?

Es difícil entender cómo los santos la vencieron, pero la respuesta la ofrece el mismo Catecismo: «Las dificultades principales en el ejercicio de la oración son la distracción y la sequedad. El remedio está en la fe, la conversión y la vigilancia del corazón (CEC 2754)».

Además, hay que pedir al Espíritu Santo que nos ayude, pues las tentaciones para dejar de orar son muchas, las distracciones abundan, la pereza nos invade, la falta de fe nos ronda, pero lo más importante es no perder de vista que Dios siempre está con nosotros porque nos ama, por ello es indispensable acudir a los sacramentos y rogar a la Santísima Virgen María que sea nuestra compañera en el camino para vencer en todo los obstáculos que se nos presenten.

Nunca olvidemos que nuestro Señor Jesucristo nos hizo una promesa: Él nos dará a beber agua viva y nunca más volveremos a tener sed (Jn 4, 14).

Tags:
diosfe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.