Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 22 mayo |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Aunque todos somos pecadores, la gracia de Dios nos mejorará

Mujer-molesta-escuchando-al-sacerdote-shutterstock_2293014403.jpg

New Africa-Shutterstock

Mónica Muñoz - publicado el 11/09/23

Por el pecado original, el ser humano tiende al mal, pero la gracia que Dios dispensa al que se reconoce pecador siempre lo ayudará para superar sus fallas y defectos

Nuestro Señor Jesucristo dejó muy claro en el Evangelio que todos somos pecadores, basta leer el pasaje que narra que los fariseos le llevan a una mujer acusada de adulterio, esperando escuchar una condena de sus labios, pero Él responde categóricamente: «el que esté libre de pecado, que lance la primera piedra» (Jn 8, 7).

Sin embargo, tenemos la esperanza de que Él tendrá misericordia de nosotros, simplemente por el infinito amor que nos profesa, y estamos seguros de que no quiere nuestra condenación, por el contrario, nos ha dejado todos los medios necesarios para alcanzar la santidad, los cuales tenemos a mano y se llaman sacramentos, especialmente el de la Reconciliación y el de la Eucaristía.

Dos extremos: desesperanza y abuso de confianza

Lo que es cierto es que no debemos caer en los extremos: ni desesperar, pensando que somos tan pecadores que Dios no podrá perdonarnos, ni en el exceso de confianza, creyendo que podemos hacer lo que nos plazca, porque finalmente Dios no permitirá que nos condenemos.

Por eso, es importante estar siempre dispuestos a buscar la manera de superar nuestros defectos e ir poco a poco deshaciéndonos de nuestros pecados, algunos habituales o tan apegados a nuestra rutina que creemos falsamente que son parte de nuestra personalidad.

Desesperarnos es una trampa del demonio

El primer caso es usual entre los que se convierten pero no tienen formación en la fe. Es posible que hayan tenido un primer encuentro con Jesús y se sientan tan indignos de Él que les cueste aceptar la enormidad del efecto que tiene el sacramento de la reconciliación en el pecador arrepentido. Por eso es indispensable estudiar el Catecismo de la Iglesia Católica, acudir a Misa todos los domingos e incluso entre semana, ver programas edificantes en televisión o redes sociales, frecuentar algún grupo de estudio y orar intensamente en casa y frente al Santísimo Sacramento para fortalecerse; además de confesarse con frecuencia, para alejar de sí los embates del demonio.

La presunción nos aleja de Dios

El segundo caso es quizá más peligroso que el primero, pues la persona cae en el extremo de creer que, haga lo que haga, Dios tiene la obligación de salvarlo a pesar de él mismo, como si Dios pudiera forzarnos a hacer algo que no queremos, aunque se trate de un beneficio para nuestra alma. Está muy equivocado quien pretende salvarse sin esfuerzo, por eso la santidad estriba en amar a Dios sobre todas las cosas, deseando parecernos a Cristo cada vez más, y amar al prójimo como a nosotros mismos, que es donde todo se descompone, ya lo advirtió el Señor:  

«Amen a sus enemigos, hagan el bien y presten sin esperar nada en cambio. Entonces la recompensa de ustedes será grande y serán hijos del Altísimo, porque Él es bueno con los desagradecidos y los malos» (Jn 6, 35).

Cada día es una oportunidad de mejorar

En conclusión, podemos decir que todos estamos en el camino de la perfección, unos adelante, otros más quedados, pero nuestra intención debe ser en todo momento alcanzar el cielo y procurar utilizar los medios que Dios nos ha dado. Si nuestro Señor no quisiera nuestra salvación, nada podríamos hacer para lograrla, pero Él nos quiere a su lado, ahora falta que seamos nosotros lo que nos esmeremos en aprovechar sus gracias y mejorar nuestra vida.

Que Dios nos ayude a perseverar, siempre de la mano de María Santísima.

Tags:
diosgraciapecado
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.