Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 27 mayo |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Monasterios de clausura: silencio, oración y belleza

shutterstock_1129027007.jpg

Ivan Vieito García | Shutterstock

Matilde Latorre - publicado el 11/09/23

Los monasterios de clausura son aquellos en los que los monjes y monjas viven una vida de aislamiento voluntario del mundo exterior, dedicada a la contemplación, la oración y el trabajo manual. Su finalidad es buscar a Dios y ofrecerle su vida por la Iglesia y la humanidad

Existen diferentes órdenes religiosas que practican la vida monástica de clausura, cada una con su propia espiritualidad, regla y forma de vida. Entre ellas se encuentran los benedictinos, carmelitas, cartujos, cistercienses, jerónimos, trapenses, anunciadas, agustinas, clarisas, concepcionistas, dominicas y muchas más.

Los monasterios de clausura suelen estar situados en lugares apartados, rodeados de naturaleza o en el casco histórico de las ciudades. Sus edificios son testimonios de arte y cultura, que albergan un rico patrimonio material e inmaterial. Muchos de ellos ofrecen hospederías para acoger a personas que desean hacer un retiro espiritual o simplemente disfrutar de la paz y el silencio.

Los monjes y monjas de clausura siguen un horario fijo que marca el ritmo de su día. Se levantan muy temprano para rezar las primeras horas litúrgicas y luego se dedican al trabajo manual, que puede ser muy variado: agricultura, ganadería, artesanía o repostería, entre otros.

También tienen momentos de estudio, lectura, recreación y descanso. Vuelven a reunirse varias veces al día para celebrar la Eucaristía y las demás horas litúrgicas. Su oración es constante y abarca todas las dimensiones de la vida.

Los monjes y monjas de clausura no tienen contacto directo con el exterior, salvo en casos excepcionales. Se comunican con los visitantes a través de una reja o un torno. Sin embargo, esto no significa que estén ajenos a la realidad o que sean indiferentes al sufrimiento de los demás. Al contrario, su vocación es interceder por el mundo ante Dios y ofrecerle sus sacrificios y alegrías. Muchas personas acuden a ellos para pedirles oraciones por sus necesidades o para compartir sus experiencias.

monje
Monje trabajando en el jardín del convento

Los monasterios de clausura son una riqueza para la Iglesia y para la sociedad. Son lugares donde se vive el Evangelio con radicalidad y donde se respira una atmósfera de santidad. Son escuelas de sabiduría y de amor. Son oasis de paz y de belleza.

Si quieres conocer más sobre los monasterios de clausura, puedes visitar la página web de la Fundación DeClausura, una entidad que tiene como misión dar a conocer la razón de ser, la belleza y la importancia de la vida contemplativa y ayudar al sostenimiento de los monasterios y conventos.

Tags:
DeClausuramonasterio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.