Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 30 mayo |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿Es mejor romper la relación que arriesgarse al rechazo?

shutterstock_2105562062.jpg

tativophotos/ Shutterstock

Ilona Przeciszewska - publicado el 01/09/23

¿Qué sentimientos hay detrás de tu decisión de alejarte de ti mismo en lugar de intentar establecer relaciones satisfactorias y seguras con la gente?

Tal vez pienses que mantener una relación es tan difícil que sería mejor cortar lazos con otras personas. Tal vez pienses que vivir solo es más fácil, así que no tiene sentido hacer amigos más íntimos. Si piensas así, ¿en qué momentos de tu vida suele ocurrirte?

¿Relación igual a sufrimiento?

El deseo de rechazar el vínculo con los demás puede ser nuestra reacción a una experiencia anterior de decepción en una relación. Es posible que así queramos hacer frente a emociones difíciles: ira, tristeza, vergüenza o humillación.

Al no querer revivir estos estados insoportables para nosotros, los rebotamos más o menos conscientemente mediante la acción. Entonces podemos retirarnos pasivamente del contacto social o simplemente rechazar a los demás.

También puede impulsarnos un deseo de inversión de roles. Al rechazar a una persona, queremos que sienta lo que nosotros sentimos cuando somos rechazados por otra persona. A veces nuestra reacción se extiende también a otras personas.

Después de una ruptura difícil, por ejemplo, dejamos de contestar a las llamadas de nuestros amigos y, como respuesta a no haber recibido un aumento de sueldo de nuestro jefe, no acudimos a una reunión con compañeros de trabajo.

Estilo de apego en las relaciones

Al rechazar a los demás, puede que queramos vengar, por así decirlo, una injusticia sufrida. Sin embargo, las experiencias desagradables en una relación pueden estar vinculadas a lo que hemos vivido en el pasado. Esto, a su vez, puede intensificar enormemente la experiencia actual y el deseo de represalia asociado.

Cualquier experiencia dolorosa, especialmente como resultado del comportamiento de la otra parte, nos hace menos propensos a creer que podemos disfrutar de estar en una relación, obtener satisfacción de ella o recibir atención y apoyo.

La desconfianza a estar con otras personas también puede estar relacionada con la incapacidad para hacer frente a los sentimientos generados por una pérdida o una ruptura.

Seguro que recuerdas momentos en los que tuviste que separarte para siempre (o solo por un tiempo) de una persona a la que querías mucho. ¿Cómo vives las separaciones temporales con personas cercanas?

Escapar a la soledad

El estado de abandono puede ser una experiencia extremadamente dolorosa, a veces tan difícil de soportar que incluso supera la propia capacidad mental. La gravedad de este dolor puede impulsarte a escapar a la soledad.

Puede que te aísles en un mundo de fantasías propias, solo aparentemente indiferente a los demás. También es posible que no seas consciente de la paradoja de tal disposición. Evitar las relaciones surge en realidad del deseo de protegerse del abandono.

Es posible que te resulte difícil admitir su deseo de atención y apoyo por parte de los demás, por lo que prefiere reprimirlo negando sus emociones. Por desgracia, en una situación así estás condenado a persistir en un estado de abandono doloroso.

Lo que puede ayudarte a afrontar las rupturas es ser consciente de que son inevitables y aprender a aprovechar lo que recibes en el presente. En este punto citaré una de mis citas favoritas de la vida, que quizá también se convierta en un apoyo interior para ti en los momentos en que experimentes una pérdida abrumadora:

«No llores porque algo se acabó, sonríe porque sucedió»

Gabriel García Márquez

¿Enajenación o intento de construir relaciones satisfactorias?

La forma en que nos apegamos a las personas se forma en nosotros desde una edad temprana. A menudo proviene de experiencias tempranas, de las relaciones con nuestros cuidadores.

Es entonces cuando codificamos un determinado patrón interno de sentirnos vinculados a los demás, que luego reproducimos en las relaciones más adelante en la vida. En algunas relaciones nos sentimos seguros, otras nos causan claras dificultades, tendemos a evitar los vínculos estrechos o a esforzarnos por conseguirlos.

Sin embargo, en cuanto alguien intenta acercarse a nosotros, huimos. ¿Puedes reconocer tu propio estilo de apego?

Piensa en tus creencias sobre las relaciones de pareja y en las experiencias de las que provienen. Piensa qué sentimientos pueden estar detrás del hecho de que elijas alejarte de ti mismo en lugar de intentar crear vínculos satisfactorios y seguros con los demás.

Tags:
amoramor de parejapsicología
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.