Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 30 mayo |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿Por qué no nos entendemos en la adolescencia?

shutterstock_2132220623.jpg

Shutterstock

Małgorzata Bilska - publicado el 10/08/23

Si queremos construir una buena relación con nuestros hijos adolescentes, tenemos que saber por qué nos afecta tanto su enfado

Seguro has vivido muchos momentos maravillosos con tus hijos adolescentes. Conversaciones sobre la vida, tonterías y viajes. Gracias a los hijos adolescentes sabemos quién es Thor y cuántas partes de Spiderman ha habido.

A pesar de que su adolescencia coincide muchas veces con la madurez de los padres en la crianza, como para ser un apoyo para ellos en lugar de un regaño, todavía hay momentos en los que la comprensión de las leyes de la adolescencia se encoge.

Y cuando tu hijo te grita algo enfadado, se enciende la leona rugiente que hay en ti. «¡Pues cómo me va a hacer eso!»

Ira adolescente

La ira adolescente desencadena una serie de reinos difíciles en nuestro interior. Quizá se deba, en parte, a que es violenta y, en una escala de diez puntos, pasa rápidamente de una intensidad en torno al cero a un ocho. Cuando un adolescente se molesta grita, puede lanzar un comentario con un sarcasmo tan agudo que se le irá la cabeza, maldice o da un portazo. Peor aún cuando suelta una frase armada con críticas a nuestras elecciones o una evaluación de nuestra forma de criar a los hijos, sin darnos más que un «suficiente».

Cuando un adolescente se enfada, también puede agradecernos la atención.

«No voy a ninguna playa», «no voy a ningún sitio contigo», «no quiero vivir en esta casa». Peor aún, no siempre se sabe (o se sabe demasiado tarde) cuál era el fusible.

Para ti, como padre, la iluminación a veces llega con el tiempo. Puede ser la ironía («llévate la sudadera, si la encuentras en este desorden»), no darte cuenta de que decía algo como si fuera a un niño pequeño y no a un regateador («nos vamos en un cuarto de hora») o atribuirle malas intenciones («me discutes cuando te llamo»).

3 razones principales

Además, a veces olvidamos que los adolescentes pueden tener muchas razones propias para enfadarse:

  • En primer lugar, tienen amigos y están pasando por situaciones difíciles en sus relaciones
  • En segundo lugar, están luchando por construir su identidad y pueden tener momentos en los que sienten que «dan asco»
  • En tercer lugar, la gente en general a veces se levanta con el pie izquierdo y entonces el mundo parece horrible

Si queremos construir una buena relación con nuestros hijos adolescentes, tenemos que saber por qué nos afecta tanto su enfado. Porque si tu hijo adolescente te contesta, y el león está dentro de ti y decides ganar el duelo verbal, esto desembocará en una refriega en la que puede que tú tengas la última palabra, pero no habrá vencedores.

Desde luego no serás tú, como padre o madre que ha presionado tanto a tu hijo que no querrá volver a verte, y se esforzarán por remendar el agujero abierto en la confianza mutua.

Un adolescente se enfada violentamente, y con fuegos artificiales, porque su inmaduro sistema nervioso está alterado; y cuando se activa el sistema límbico, el cerebro se «inunda», metafóricamente, de emociones.

Por otro lado, el lugar responsable de comprender las emociones y vestirlas con palabras diplomáticas es el nuevo córtex prefrontal, que en un adolescente aún está en fase de desarrollo y es imposible acceder a él en ese momento de «inundación». Por tanto, no dirá de forma amable y sintáctica lo que quiere decir, porque no puede.

En el momento en que un joven se enfada, los padres recuerdan sus propias historias. A menudo, en un abrir y cerrar de ojos. Por eso es tan importante practicar una pausa interior para captar el momento. Puede ser un pesar abrumador que ellos mismos, a esa edad, no tuvieran espacio en casa para expresar sus emociones.

De ahí, además, las palabras impuestas por reflejo: «Si le hubiera contestado así a mi padre/madre, me habría…» Curiosamente, la frase no es más que una hipótesis, porque muchos padres de hoy en día no tenían ninguna posibilidad de objetar.

Escucha

Esto puede ser una buena información para nosotros. Si tu hijo tiene el valor de desahogarse contigo, significa que se siente seguro contigo y alguna parte de él cree que, cuando te transmita su s.o.s., querrás oírlo.

Si profundizas en tu capacidad de escuchar lo que tu hijo realmente quiere y que en todo lo que dice te está diciendo que necesita tu amor y tu aceptación, te resultará más fácil no responder con gritos a los gritos.

Al mismo tiempo, es bueno que vuelvas a tu parte adolescente o infantil y pases algún tiempo con ella. Observa qué ha aprendido sobre la ira como resultado de su educación. Tal vez una historia sobre cómo solo los padres pueden enfadarse (y enfadarse mucho) y que los niños y los peces no tienen voz. O que las emociones no tienen cabida en el hogar, tan escrupulosamente reprimidas, solo pueden destruir a las personas y sus relaciones desde dentro.

Así que cuando tu hijo adolescente se enfade, respira hondo tres veces y mírate a ti mismo con cariño. Dígase que ahora le habla así, pero que con el tiempo aprenderá a hacerlo de otra manera. Siente curiosidad por lo que le pasa y por lo que realmente quiere contarte.

Cuando la presión haya remitido, siempre puedes volver a la situación con calma y hablar de qué fue todo aquello, para quién y qué necesita para evitar disputas similares en el futuro.

Tags:
adolescenciaadolescenteconsejos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.