Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 22 junio |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

7 argumentos para convertirse en monaguillo en la madurez

ministrant-EN_01432218_0326.jpg

Grzegorz Bukala/REPORTER

Imagen de un monaguillo con las campanillas.

Lukasz Witkiewicz - publicado el 17/05/23

Atención, señores: les escribo y les explico por qué vale la pena ser monaguillo, aun cuando ya se es un respetado ciudadano y feligrés de más de 40 años

No sé cómo es en sus parroquias, pero en la mía, además de un grupo de chicos bastante espabilados de la generación Z, también hay una cuadrilla numerosa de monaguillos, cuya edad media es de unos… 70 años.

Siempre se puede contar con las personas mayores, sirven valientemente en días festivos y durante la semana. Bueno, dices, tienen mucho tiempo, están jubilados. Es cierto que no tienen que estudiar, trabajar o asistir a actividades extraescolares, pero, por ejemplo, corren como taxistas para sus nietos, porque un merecido descanso no significa el fin de sus funciones.

Tengo un gran respeto por ellos, porque no es que los jóvenes sean forzados al servicio litúrgico, pero boomers y abuelos llenan la escasez de personal de jóvenes.

Muy bien, ¿qué pasa con los padres de los monaguillos? ¿Dónde están los de edad intermedia? ¿Generacion X? ¿Millennials mayores?

Monaguillos 40+

En este artículo quiero convencer a los hombres de mi generación que vale la pena pasar de la nave de la iglesia al presbiterio durante la Eucaristía y dar algo de uno mismo para la gloria de Dios.

Hombres de mediana edad involucrados en la vida de la iglesia. 

Ya sabes, trabajo, sobrecarga de funciones, falta crónica de tiempo… Es diferente con las mujeres. Su compromiso está en el corazón de la Iglesia católica «femenina «. Y, sin embargo, al igual que los hombres, están agobiadas por el trabajo y el servicio a sus seres queridos y, al apretar la realidad, también viven en una escasez permanente de tiempo.

¿Cómo organizarse para hacerse cargo de las comunidades, dirigir oraciones, organizar cultos, cantar en coros, editar medios parroquiales? 

Incluso a la edad del ingeniero Karwowski encontré algunas de las ventajas de ser monaguillo. Atención, señores: les escribo y les explico por qué vale la pena ser monaguillo, aun cuando ya se es un respetado ciudadano y feligrés.

1. No te aburres en la iglesia

Como saben, un chico debe tener una tarea específica definida con precisión.

En el presbiterio, no hay que aguantar como otros hombres de la nave: ponerse de pie, cantar, escuchar. ¡NO! Tienes tu trabajo específico que hacer. Antes tienes que dominar ciertas actividades, estar alerta (¡no te duermas!), tienes que esforzarte, porque sirves a Dios sobre todo, pero ayudas a los sacerdotes y todo lo haces delante del pueblo de Dios.

Recuerda que nadie espera que seas perfecto. Se trata de tu compromiso y esfuerzo mínimo para hacerlo un poco mejor cada vez. Tienes algo que hacer durante la Eucaristía. Y cuanto más larga y complicada es la liturgia, más interesante se vuelve.

Y si algo sale mal, no te preocupes, nadie te dirá una mala palabra.

2. Practicas la humildad

La verdadera humildad no es pensar menos en ti mismo, no es humillarte a ti mismo. Es pensar en ti mismo… menos. Supongamos que ya tienes tus años, logros, gozas de cierto prestigio. Tal vez sea un hombre de negocios exitoso, un presidente corporativo o un profesor respetado.

Y ahora llegas tú a la sacristía, te pones el sobrepelliz y educadamente, en cuello de cisne, sales con otros monaguillos al frente del altar a servir. Cuando abres la puerta de la sacristía, es como si estuvieras abordando un barco.

El almirante de la flota es el Señor Jesús, el capitán de la nave es un sacerdote, los oficiales son vicarios, un clérigo o un diácono, un cadete, un contramaestre es un clérigo, y tú eres… un marinero común y se supone que conoces tu lugar en la fila.

El monaguillo debe ser «transparente»: debe realizar sus actividades de manera eficiente, discreta, casi imperceptible. Se supone que es como un buen diseño de escenario en una película: sabes que está ahí, tiene un propósito, pero no lo notas porque se mezcla perfectamente con el fondo.

¿Difícil? Este puede ser el caso, especialmente cuando tiene funciones prominentes en tu vida. Pero sin duda es muy útil para todos los que nos gusta tanto el lugar del pedestal. ¡Una dosis de humildad saludable es buena para nuestro ego!

3. Aprendes y te desarrollas

Me pregunto si alguno de sus colegas sabe qué es un incensario y cómo se usa según las normas litúrgicas. ¿O saben cómo tratar con una corporación? ¿Y cuántos de tus amigos saben lo que es un prefacio o anámnesis?

Cuando sirvas un poco para la Santa Misa, lo sabrás. Y tal vez sean conocimientos y habilidades herméticos, y más bien inútiles fuera del presbiterio (de todos modos, quién sabe cuándo podría ser útil), ¡pero y qué! Aprendes cosas nuevas, y eso significa desarrollo.

O tal vez no te gusta hablar en público, y aquí en el altar decides leer una lectura un día. Quizás hasta cantes un salmo. ¿Y si descubres que cantas bastante bien, puedes leer frente a un público más amplio sin miedo, con una voz fuerte y firme? Seguramente recordarás en qué consiste la liturgia y comenzarás a experimentarla de una manera completamente diferente.

Y después de un tiempo, estés donde estés, podrás servir en Misa. ¡Porque lo harás!

4. Te involucras

Tal vez siempre quisiste involucrarte pero tenías miedo. O lo dejas para más tarde. O incluso más tarde, hasta la jubilación. 

Parece apropiado hacer algo en la Iglesia, especialmente como hombre «practicante» o incluso «convertido». 

Temías que tomaría demasiado tiempo, que querrían algo de ti, que tendrías que manifestarte públicamente. 

El servicio litúrgico es una forma muy conveniente de participación en la vida de la parroquia. Después de todo, todavía tendrás que venir a Misa incluso el domingo.

Y si vienes entre semana, ¡genial! Pero hagamos un trato: nadie a tu edad esperará que vengas al servicio del altar, o más aún… a eventos para recaudar fondos. A esta edad, este servicio se realiza, por así decirlo, con honor. Pero ya verás, te gustará y querrás venir tú mismo.

5. Estás con gente molona en un lugar único

Entro en la sacristía. Les doy a todos la máxima puntuación de 10 sobre 10. Estoy rodeado de gente que conozco y me gusta.

Todos tratan a todos con respeto, vamos, bromas y pequeñas bromas también hay. Todo el mundo sabe quién empezó; el parlanchín, el detallista, el exaltado (hablo de mí, ¡¡¡ quién me quitó el sobrepelliz!!! ), pero nunca he presenciado ningún drama desagradable allí.

Nadie se mete con nadie, incluso si algo sale mal durante el servicio. 

Paz, tolerancia, ingenio, soltura, buen ambiente. Antes de que la compañía se calme antes de la misa, hay conversaciones típicas de chicos, anticipando cualquier conjetura: sobre automóviles, deportes, tecnología y actividades de hombres. ¡Aunque los rumores también pasan! Un momento de silencio. Oración. El reloj corre, vamos.

En el presbiterio ya somos un equipo bien coordinado, todos saben qué hacer, nos entendemos sin palabras. 

Hay jóvenes y viejos, ¡y entre nosotros hay incluso uno que empezó a servir en misa en 1943! Viene con un bastón, tiene problemas para arrodillarse, pero todavía quiere estar en el altar, y estamos felices de que esté con nosotros, que todavía pueda servir. Hay un niño que va todos los días a una escuela especial, y es un monaguillo sumamente celoso, y si canta fuerte, reza… tres veces. Me gusta mucho cuando viene, y de nuevo, es una gran alegría ver que ha encontrado su lugar entre nosotros.

Después de la misa, oración de acción de gracias, un poco de relajación, pero hay algo que hace que la intensa experiencia espiritual de la Eucaristía también se sienta físicamente. 

Vuelven las conversaciones alegres, pero de alguna manera más tranquilas, mucho más calmadas. Algunos se quedan para ayudar un poco al clérigo en el presbiterio, simplemente porque nos gusta mucho nuestro sacristán.

En este mundo loco y retorcido, este ambiente da algo que es difícil de encontrar fuera de los muros de la iglesia. Me refresca espiritual y mentalmente. Vale la pena tener tu «tercer» o «cuarto» lugar en este tipo de vida.

6. Y demuestras a todos que no tienes miedo

Sí, esta es una oportunidad para profesar con valentía tu fe. Debido a que no estás acurrucado en algún lugar detrás de un pilar, todos pueden verte. Estás saliendo de tu zona de confort. Y no te importa lo que piensen los demás.

Vienes a servir a Dios, y si alguien tiene un problema con eso (¿por qué debería tenerlo?), es su problema. ¡Rompe convenciones! ¡Rompe la regla ! ¡Coraje!

7. Estás más cerca de Dios

Sí, tú. Estás en contacto directo con la Palabra de Dios, porque a veces tienes que leer una lectura o cantar un salmo. Estás muy cerca de las santísimas figuras eucarísticas cuando sirves sosteniendo la patena o acercando el incensario y la naveta para que el sacerdote inciense al Señor Jesús en la custodia. Tú eres la diestra de los sacerdotes que ofrecen el santísimo sacrificio.

Te mueves con respeto en el espacio sagrado, ¡y este no es un lugar fácil! 

Participas conscientemente en la santa misa y los servicios. 

Y el Señor Dios ve tu compromiso, tu esfuerzo, cuando te arrodillas sin apoyo durante los servicios sobre pasos duros, cuando te levantas de madrugada para servir en la misa de la mañana. Él está contigo durante tu ministerio y te apoya.

¿Es esta una buena manera de fortalecer nuestra relación con nuestro Padre celestial? Creo que sí. 

¿Y cómo no responder a una idea tan divina? ¿Y qué, nos vemos en la sacristía? ¡Para empezar, ¡incluso podría prestarte mi sobrepelliz!

Tags:
iglesia catolicamadurezmonaguilloparroquia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.