Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 30 mayo |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Los monjes contemplativos son enterrados dentro del monasterio?

contemplativos

Pascal Deloche | Godong

Matilde Latorre - publicado el 04/10/23

Los monjes y monjas contemplativas son aquellos que, siguiendo el ejemplo de Cristo, se retiran del mundo para dedicarse a la oración, la meditación y el trabajo en el silencio y la soledad de sus monasterios

La vida de los monjes contemplativos es un testimonio de fe, esperanza y amor que se ofrece por la Iglesia y por toda la humanidad. Pero ¿por qué eligen este modo de vida tan radical y aparentemente inútil? ¿Qué sentido tiene encerrarse en un claustro y renunciar a tantas cosas?

La respuesta no es fácil, pues implica una llamada personal y misteriosa de Dios, que cada uno debe discernir y responder con libertad y generosidad. Sin embargo, podemos señalar algunos aspectos que iluminan el valor y la belleza de la vida contemplativa.

Deseo de amar a Dios sin condiciones

En primer lugar, los monjes y monjas contemplativos buscan a Dios por sí mismo, no por lo que Él puede darles o hacer por ellos. Su deseo es amarle con todo su ser, sin condiciones ni intereses. Su oración no es una simple petición o alabanza, sino una unión íntima y profunda con el Amado, que les llena de paz y alegría. Como dice san Juan de la Cruz: “En el atardecer de la vida nos examinarán del amor”.

Comunión con toda la Iglesia

En segundo lugar, los monjes y monjas contemplativos se hacen solidarios con todos los hombres y mujeres de su tiempo, especialmente con los más pobres y sufrientes. Su silencio no es una huida o una indiferencia, sino una escucha atenta y compasiva de las necesidades y las angustias de sus hermanos. Su trabajo no es una carga o una distracción, sino una ofrenda y una colaboración con el plan de Dios. Su clausura no es un aislamiento o un egoísmo, sino una apertura y una comunión con toda la Iglesia. Su misión no es activa o visible, sino oculta e intercesora. Como dice el papa Francisco: “Los contemplativos son un puente de intercesión por todas las personas” 

monja orando

Testimonio de esperanza

En tercer lugar, los monjes y monjas contemplativos son signos de esperanza para el mundo, que vive inmerso en el ruido, la prisa, el consumo y la violencia. Su vida sencilla y austera es un testimonio de que hay otro modo de vivir, más humano y más feliz. Su fe firme y gozosa es un signo de que hay otro horizonte, más amplio y más luminoso. Su amor gratuito y fiel es un testimonio de que hay otro corazón, más grande y más ardiente. Como dice santa Teresa de Jesús: “Nada te turbe, nada te espante; todo se pasa; Dios no se muda; la paciencia todo lo alcanza; quien a Dios tiene nada le falta; solo Dios basta”.

Como consecuencia de ello, los monjes y monjas contemplativas no se entierran dentro de sus monasterios, sino que se elevan hacia el cielo desde sus celdas. No renuncian al mundo, sino que lo abrazan con su oración. No se pierden a sí mismos, sino que se encuentran con Dios.

Tags:
contemplaciónmonasteriovida consagrada
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.