Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 30 mayo |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Este cuerpo con el que vivimos nos acompañará al Cielo

FREE MAN,

Tonktiti | Shutterstock

Gaultier de Chaillé Gaultier de Chaillé - publicado el 03/10/23

Fue el mensaje de San Pablo al Areópago: la resurrección de la carne está en el corazón de la fe cristiana, esto quiere decir que nuestro cuerpo nos acompañará al cielo

En las grandes paradojas chirriantes de nuestro tiempo, el cuerpo está desgarrado. A veces la tecnología afirma que la revolución de quién sabe qué metaverso está por venir y en consecuencia se virtualizarían todas las relaciones humanas. Otras veces, solo se trata de la dimensión material de la vida, pues las preocupaciones de muchos -en el ámbito de la ecología- se limitan a proteger la vida como bios, la naturaleza y las criaturas en pie de igualdad con el Hombre, al tiempo que desprecian su espíritu, sospechoso de ser la causa de la destrucción.

La religión cristiana es la del cuerpo

Sin embargo, la religión cristiana es la religión del cuerpo. Toda teología auténticamente cristiana es necesariamente una «teología del cuerpo«, porque habla de Aquel que se encarnó. El hecho de que un Dios que ama al hombre comparta nuestra condición humana es la demostración de la inmensidad del amor divino por la realidad corpórea que es la nuestra.

En la Encarnación, no es un Dios extraño a la carne el que viene a visitarla para ver cómo es la vida a este lado de la corporeidad. Dios es el autor de la vida tal como la vivimos, y la creó para que, a través de esta experiencia nuestra, pudiéramos llegar a Él. Por eso, cuando Dios comparte nuestro modo de vida temporal y frágil, no se aleja de lo que Él es.

La corporeidad no es un accidente del ser, sino un rasgo esencial de nuestra vida. Somos un cuerpo unido a un alma; uno nunca vivirá sin el otro. Somos cuerpo y alma para la eternidad, el cuerpo no es una vulgar envoltura desechable, y el alma, la dimensión angélica y soberbia de nuestro ser, no es la única digna de Dios.

Es en esta unidad donde somos plenamente personas y donde somos imágenes de Dios, capaces de Dios. La fe en Jesús nos impide elegir entre cuerpo y espíritu; cuando oímos «cuerpo», nos referimos a la unidad total de una persona, y cuando oímos «espíritu», nos referimos al motor de esa unidad, pero a ninguna otra entidad separable.

Un cuerpo para el Cielo

Nuestro cuerpo no es el vehículo temporal de una parte de nuestra vida. Es el lugar de unidad de nuestra persona y, en este sentido, es el lugar de la experiencia misma del Cielo. Durante esta vida, nos permite experimentar sensaciones, emociones y acontecimientos que nos vinculan entre nosotros y con Dios mismo. En el Cielo, ¡será lo mismo!

Si la Iglesia se atreve a hablar de «resurrección de la carne», es porque nuestra fe nos convence de que seremos las mismas personas en la vida bienaventurada, esto significa que nuestro cuerpo nos acompañará allí. Aquí se acaban las definiciones y las descripciones, solo la fe nos guía, los detalles se nos escapan. Pero creemos que nada de lo que nuestro cuerpo experimente aquí será olvidado en el Cielo.

Así que, ya que vamos a vivir eternamente con un cuerpo, ¡es hora de que vivamos en paz con él! Por supuesto, nos causa sufrimientos, complejos y pecados. Hay días en que nos resulta pesado y superfluo, en que lo consideramos un extraño o incluso una amenaza. Pero también es el lugar de nuestros placeres, de nuestro descanso, de nuestro amor, de nuestra exultación. En el cuerpo encontramos nuestra nostalgia, nuestro apetito por el Cielo y sus maravillas.

Su necesidad de más, su insaciable búsqueda de la felicidad son la prueba de nuestra predestinación a una alegría de la que tomará parte. Desde las alturas del Cielo, Dios contempla amorosamente a la criatura que somos cada uno de nosotros, maravillándose de este otro ser tan semejante a sí mismo, porque está hecho de amor y para el amor. Por eso, para contemplar a Dios, no olvidemos contemplar nuestros cuerpos: amando lo que Él ama, podremos amarle un poco mejor.

Del libro: Desde tu carne verás a Dios, una meditación sobre el cuerpo y la resurrección, Gaultier de Chaillé,(autor del libro y de este artículo), Mame, septiembre 2023.

Tags:
almacielocuerpoespírituresurrección
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.