Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 22 mayo |
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Misioneras mexicanas en Ucrania: «el mundo no nos dejó solos»

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
Misión Ucrania

Courtesy of Cynthia Cruz

Jesús V. Picón - publicado el 29/09/23

Cynthia Cruz, Gabriela Muro y Ana Pérez viajaron con reliquias de primero y segundo grado de nueve testigos de Jesucristo

Cynthia Cruz Moreno, de 30 años de edad y originaria de Guadalajara, Jalisco, además de desempeñarse profesionalmente, apoya en su parroquia a través de diferentes ministerios.

Años antes conoció a Bartosz, amigo de Polonia, al cual conoció en el grupo parroquial de jóvenes al que ella asiste cuando él llegó a hacer una investigación para preparar un documental sobre el mártir san José Sánchez del Río. Bartosz participa -en su país- en un grupo llamado Dos Rayos, dedicado a transmitir el legado de la Divina Misericordia que Jesús dio a santa Faustina Kowalska. Este grupo comúnmente va de misiones a Ucrania cada verano. 

Cynthia cuenta para Aleteia que «antes de que empezara el covid, Bartosz nos había hecho la invitación a diferentes personas para ir a Ucrania». Sin embargo, «comenzó la pandemia, las misiones se suspendieron por dos años y no pudimos participar. Después inició la guerra y pensamos que tampoco íbamos a poder ir». 

Entonces el grupo Dos Rayos empezó a apoyar a sus amigos ucranianos y a contactar grupos de voluntariado para generar despensas y otros artículos para las zonas afectadas y para los refugiados. 

Por ese entonces un monasterio benedictino mexicano contactó con Bartosz porque los monjes buscaban tener una reliquias del beato cardenal polaco Wyszyński. «Mi amigo me platicó que era necesario que alguien fuera por las reliquias», continúa Cynthia. «Le dije que lo iba a pensar, pero a la siguiente semana me llamó para decirme: ‘Los monjes están muy emocionados porque les vamos a mandar de Polonia las reliquias, y nos van a mandar de San Miguel Allende otras’. Es decir, se iba a hacer un intercambio de reliquias».

En la parroquia, Cynthia le contó a su amiga Gabriela Muro los planes que tenía y le compartió que no quería ir sola, ella le dijo: «Cynthia, si tú vas, yo te acompaño». En Misa pidieron a Dios que les confirmara si ellas debían ir, y el Señor se encargó de que las cosas se fueran acomodando. Después otra chica, Ana Pérez, amiga de Bartosz, decidió unirse a ellas.

misión Ucrania

Misión en Ucrania

En un paso de fe, decidieron ir también a Ucrania a pesar del miedo y de que no contaban con visas, pues la embajada en México no las estaba expidiendo. Las tres jóvenes empezaron a pedir donativos de ayuda humanitaria que fueron aportados por muchas parroquias, amigos y hasta personas que no comparten su fe católica. «Llevamos 90 kilos de ayuda humanitaria. Ana, como es doctora, sabía qué medicamentos llevar y nos ayudó a conseguirlos»,  explica Cynthia.

Patrocinadas por Dos Rayos, viajaron llevando reliquias del venerable padre Félix de Jesús Rougier y de la venerable italiana Benedetta Bianchi. También de los siguientes beatos: Stanley Rother, misionero estadounidense; Concepción Cabrera, mística mexicana; Luis Padilla, seglar mártir; Miguel Agustín Pro, sacerdote mártir , y José María Robles Hurtado, otro laico mártir de tiempos de la Cristiada.

Además las de los siguientes santos mártires mexicanos: el adolescente san José Sánchez del Río y los presbíteros san Tranquilino Ubiarco y san Cristóbal Magallanes. Las reliquias eran de primero y segundo grado, señala Cynthia.

Antes de arribar a Ucrania, hicieron una parada en Madrid, donde recogieron unos drones con identificación térmica que entregarían a los soldados ucranianos.

Misión Ucrania

«Un cubano, Álvaro, residente en Miami, supo que tres mexicanas íbamos a ir a Ucrania, y decidió unirse a nosotras. Nos estaba esperando en Polonia llevando un donativo de puros vendajes anticoagulantes israelíes, que son capaces de detener una hemorragia», relata Cynthia.

Ese mismo día viajaron de Varsovia a Cracovia, donde unas monjas les dieron hospedaje, al día siguiente tramitaron y obtuvieron su visa para entrar a Ucrania. 

En dicho país comenzaron a repartir la ayuda inmediatamente y les entregaron parte de las santas reliquias. Visitaron varias urbes y  platicaron con los ciudadanos, que se mostraron agradecidos «porque para ellos era una muestra de que el mundo no los había dejado solos».

Lee este artículo
gratis
Crea tu cuenta gratuita y podrás acceder a todos los artículos de Aleteia, sin limitaciones, así como escribir comentarios.
Lee gratis registrándote

Tags:
mexicoucrania
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.