Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 30 mayo |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

4 maneras de encomendar tu trabajo a Dios

shutterstock_2101929370.jpg

Gorodenkoff/ Shutterstock

Theresa Civantos Barber - publicado el 03/09/23

Puede que te resulte difícil considerar tu trabajo como algo sagrado. Sin embargo, lo cierto es que el tiempo que dedicas a tus tareas profesionales ¡puede ser una oración!

El trabajo -como cualquier otro elemento de nuestra vida- puede santificarse porque es intrínseco a la naturaleza humana. Fue creado para hacernos mejores. Y es a través de él que podemos desarrollar los talentos depositados en nosotros por Dios mismo. Aquí tienes 4 maneras de acordarte de ofrecer tu trabajo diario al Padre.

1Reza antes de empezar

Antes de dejarte arrastrar por el torbellino de las tareas diarias, dirígete a Dios y pídele que te bendiga durante tus tareas. Puedes hacerlo con tus propias palabras o utilizar una regla ya preparada. He aquí un ejemplo:

«Dios, Padre nuestro, a Ti confío mis deberes de hoy, mi trabajo y la fatiga de todo el día. Que bendigas mis esfuerzos, para que den buenos frutos de amor, para tu gloria. Amén. Para que no olvide el Amor que me facilita la vida y el trabajo».

2Sacrificio

Ofrecer a Dios el propio trabajo es una forma estupenda de convertirlo en oración, y así acercarse al Padre a través de él. San Josemaría Escrivá escribió una vez que «una hora de estudio para el apóstol moderno es una hora de oración». Sin duda, una hora de trabajo puede convertirse también en una hora de oración.

Siempre, claro está, que realicemos nuestras tareas con diligencia, corazón y plena entrega.

3Coloca una imagen de un santo cerca

Colocar una imagen de un santo patrón o de María, por ejemplo, cerca de tu escritorio u ordenador, hará que siempre que la mires te recuerde el propósito de tu trabajo, que también puede ser un camino para seguir a Jesús y obtener la salvación. Si no tienes una imagen, bastará con un crucifijo o un rosario colocados en un lugar destacado.

4Descansa todo lo que puedas

En el Catecismo leemos que: «El trabajo es para el hombre, no el hombre para el trabajo» (2428). Por eso es tan importante que también podamos descansar. Tomarse un respiro para relajarse trae cosas buenas, tanto para el espíritu como para el cuerpo. Una mente descansada es capaz de trabajar a toda velocidad.

Por esta razón, la relajación aumenta nuestra productividad. Sin embargo, es importante descansar en beneficio de la mente. Cuando te tomes un descanso, es buena idea dejar de hacer scroll en el móvil y, en su lugar, rezar, tomar una comida nutritiva, hablar con un amigo o dar un paseo por el bosque.

Tags:
consejoshijo de Diostrabajo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.