Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 30 mayo |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

La enfermedad es una buena oportunidad para santificarse

Hospital-and-patient-illness-concept-shutterstock_1440694550.jpg

pdsci - Shutterstock

Mónica Muñoz - publicado el 19/08/23

Cuando perdemos la salud, la primera pregunta que puede asomarse es ¿por qué a mí? Sin embargo, podemos transformar esa realidad para nuestra salvación

Un drama cotidiano para las personas que pierden su salud es el de enfrentarse a la realidad de no poder trabajar ni realizar sus actividades como acostumbraban, no importa la edad que tengan. Pero si a gente joven o niños se refiere el tema, cambia completamente la manera de ver las cosas.

1Aprovechemos esta oportunidad para pedir por otros

Sin embargo, la enfermedad puede tener un viso amable, si de esa manera podemos llamarle, porque para los cristianos, representa una oportunidad para santificarse. El ejemplo lo tenemos en todos los jóvenes que han muerto en olor de santidad sin renegar de su estado, porque tuvieron en común que unieron sus sufrimientos a los de Cristo en la cruz.

Y tenemos a la mano casos muy recientes, como Carlo Acutis, Chiara Badano, Gianluca Firetti, Montse Grases, Alexia González Barros, beatos, venerables o en proceso de canonización, quienes dieron ejemplo del sufrimiento humano debido a la enfermedad (todos murieron de cáncer), sin dejar de dar ejemplo de paz y sentido de la vida eterna, al ver cumplida la voluntad de Dios en ellos mismos, con un propósito expreso.  

Es lo que ocurrió con Laura Vicuña, quien ofreció su vida a Dios por la conversión de su madre; el Señor le tomó la palabra, muriendo de tuberculosis con tan solo 13 años, pero feliz porque su mamá decidió cambiar de vida.

2La enfermedad es un camino al cielo

Como podemos darnos cuenta, la enfermedad no es una desgracia, es la oportunidad que Dios da a quien desea alcanzar un propósito: la conversión de los pecadores, la santidad de los sacerdotes, el éxito de los misioneros, la resolución de algún problema, y, al mismo tiempo, Dios toma en cuenta la generosidad del sufriente y va haciendo su obra de santificación en ella. Para Dios, no hay desperdicio en las muestras de desapego personal.

Por ello, cuando la enfermedad nos alcance, demos gracias a Dios, pidámosle que nos ayude a sobrellevarla con paciencia y amor, y ofrezcamos nuestros sufrimientos para que los tome en cuenta. Tomemos de la mano a María Santísima, ella, que vio sufrir y morir a su Hijo de manera tan cruel, nos entiende y arropa para que la crudeza del dolor alcance valor sobrenatural.

Te dejamos unos consejos para santificarse en la enfermedad

Tags:
enfermedadsantificaciónsantos jóvenes
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.