Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 30 mayo |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Ayuda la Eucaristía a no cometer pecados?

shutterstock_201220169.jpg

Shutterstock

La Eucaristía en las manos de un sacerdote

Philip Kosloski - publicado el 16/08/23

Santo Tomás de Aquino explica que recibir la Eucaristía puede fortalecer espiritualmente al hombre, siempre que se abra a la gracia de Dios

Hay muchos beneficios espirituales al recibir la Eucaristía diariamente. El alma se fortalece y resiste más fácilmente la tentación de los pecados futuros. Santo Tomás de Aquino explica este efecto del sacramento de la Eucaristía en su Summa Theologica formulando primero una objeción (Tomo III, pregunta 79, artículo 6):

«Muchos, que toman correctamente este sacramento, caen en el pecado. Esto no sucedería si este sacramento preservara de futuros pecados. Por tanto, el efecto de este sacramento no es preservar de los pecados futuros».

Este es un argumento muy racional, porque todo cristiano lo experimenta: recibir el cuerpo de Cristo no impide seguir siendo pecador. Sin embargo, Santo Tomás de Aquino explica por qué esta observación no debe empañar la realidad de la gracia de Dios que nos ha sido dada. 

[Este] sacramento preserva del pecado […] primero, porque une a Cristo por la gracia, fortalece la vida espiritual del hombre a modo de alimento espiritual y de remedio espiritual, según estas palabras del Salmo (104,15) : “El pan fortalece el corazón del hombre. Y San Agustín decía: «Acérquense sin miedo, es pan, no veneno». Luego, como este sacramento es un signo de la pasión de Cristo, por la cual los demonios fueron vencidos, repele cualquier ataque de los demonios. De ahí estas palabras de San Juan Crisóstomo  : «Dejamos esta mesa como leones, respirando fuego, volviéndose formidables para el demonio» (Tomo III, pregunta 79, artículo 6).

La solución para protegerse de los pecados futuros depende, por tanto, de la apertura de la persona a la gracia de Dios.

1Abierto a la Gracia de Dios

El efecto de este sacramento se recibe en el hombre según su condición de hombre, como sucede con toda causa activa, cuyo efecto se recibe en una materia según el modo de esta materia. Ahora bien, el hombre, en su estado de viajero, está en tal condición que su libre albedrío puede inclinarse al bien o al mal. Además, aunque este sacramento, en cuanto depende de él, tiene la virtud de preservar del pecado, no priva al hombre de la posibilidad de pecar. 

El que recibe la Eucaristía en estado de pecado, con el corazón cerrado a la gracia, probablemente seguirá pecando y la Eucaristía no le será de mucha ayuda. Sin embargo, quien está abierto a recibir la gracia divina con todo su corazón, recibirá la ayuda de Dios en su momento de dificultad y lo protegerá de futuras tentaciones.

Tags:
eucaristiagraciapecado
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.