Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 22 mayo |
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

El cáncer se llevó a su padre, luego ella luchó sola contra él

Korina Korper

Fotografija je last Korine Korper

#image_title

Aleteia Team - publicado el 29/07/23

De la pérdida al coraje, y después, a la superación de la enfermedad...
Korina es una joven de Eslovenia que compartió con Aleteia Eslovenia su historia con el cáncer, las pérdidas y la alegría

Korina Korper es una joven de 21 años de Maribor que aprendió muy pronto lo que significa enfrentarse al cáncer. Su historia empezó cuando tenía solo nueve años y se despidió de su padre, que había perdido la batalla contra el cáncer. Aunque no le gusta recordar esta época, prefiere quedarse con los gratos recuerdos de los momentos familiares.

La historia de Konina está marcada por la fuerza, la perseverancia y el humor, que le ayudan a superar los retos. A pesar de los momentos difíciles, se convirtió en una luchadora, segura de su fuerza. Perdió muchos kilos durante el tratamiento y aún hoy lucha por mantener su peso.

Su madre Manica, que venció al cáncer el año pasado, y su hermano Patrik, que siempre ha estado a su lado, también desempeñan un papel clave en su vida. A pesar de todos los altibajos, siguen sonriendo y agradeciendo cada día.

Korina in mami Manica
Korina y su madre Manica

¿Qué edad tenías cuando te enteraste de la enfermedad?
Fue el 19 de abril de 2018. Yo tenía 16 años. También me tatué la fecha exacta para que no se me olvidara.

¿Cómo ha afectado el cáncer a tu vida y a la de tus seres queridos?
En realidad, me enfrenté al cáncer a los dos años, cuando murió mi abuelo, pero ni siquiera lo recuerdo. Siete años después, me enfrenté de nuevo a la enfermedad, ya que a mi padre le diagnosticaron cáncer. Tenía nueve años cuando tuve que despedirme de él para siempre. Esta experiencia fue una de las más difíciles porque perdí al primer hombre de mi vida.

Siempre he sido una niña de papá, y siempre he dicho que yo era su «gusano». Ese era su apodo para mí. El motivo del apodo era para ir a la cama por la noche. Como soy (todavía hoy) muy friolenta, me envolvía en una manta y al final siempre decía que yo era su «gusanito». Lo más difícil que tuve que hacer en toda mi vida fue despedirme de él.

Comprendí y acepté mi historia, o mi enfermedad, de una forma completamente diferente. Era mucho mayor, pero no tenía ni idea de lo que me esperaba. Cuando me diagnosticaron, mi primer pensamiento fue: «me haré un par de quimioterapias aquí y todo irá bien». Pues no fue exactamente así. Los ojos de mamá se ahogaron en lágrimas, y los míos inmediatamente después. Pronto me di cuenta de que no iba a ser tan fácil como había pensado en un principio.

Korina in brat Patrik
Su hermano Patrik se rapó para Korina

Mi vida dio un vuelco en un segundo, era completamente distinta a la de mis compañeros. La escuela fue sustituida por el hospital, la cama de casa fue sustituida por la cama del hospital, salir con los amigos fue sustituido por el aburrimiento. Mientras los demás se divertían y socializaban a todas horas, yo estaba confinada entre cuatro paredes debido a la debilidad de mi sistema inmunitario y al descenso de mi energía.

Mi madre dejó de ir a trabajar durante un año para poder estar conmigo las 24 horas del día, mi hermano hizo todo lo posible para que me sintiera mejor y me llevaba a McDonald’s la mayor parte del tiempo para que me sintiera más «normal», como si nada fuera diferente. Todo cambió. También he perdido a la mayoría de mis amigos, por los que lo siento, pero por otra parte no me importan. Los únicos amigos de verdad que me quedan son los que siguen conmigo a día de hoy de una forma u otra.

¿Te ayudó mucho el apoyo de tu familia y amigos durante el tratamiento?
Muchísimo. El apoyo de mi familia y mis amigos sigue siendo lo más importante para mí. Como ya he dicho, mi madre estuvo a mi lado todo el tiempo, en los mejores y en los peores días. Ella vio toda la fealdad de la enfermedad y no puedo imaginar lo que fue estar en su lugar. Sin embargo, durante toda la experiencia se mantuvo fuerte y positiva, no mostró ni rastro de miedo o duda. A día de hoy, no tengo ni idea de cómo lo hizo.

Cuando mi madre necesitó algo de descanso y una cama en casa, mi hermano vino a pasar un día conmigo y se quedó conmigo todo el día. A veces recogía a algunos de mis amigos y los traía a Liubliana, porque sabía cuánto significaba para mí su compañía. Esos días yo era la más feliz y la más contenta. Esto también se sentía en el pabellón, cuando casi nos echaban porque siempre hacíamos demasiado ruido. No sé, y dudo sinceramente, si habría conseguido hacer todo esto sin el gran y fuerte apoyo que tuve.

Korina v bolnisnici
Una cama de hospital sustituye a la cama de casa

¿Cuáles fueron los mayores retos a los que te enfrentaste durante el tratamiento?
El primer gran reto fue sin duda la caída del cabello. No puedo destacar solo uno, fueron varios. Fue el periodo del trasplante, cuando se me cayó todo el pelo, las pestañas y las cejas, y mi autoestima cayó a cero. No me gustaba mirarme al espejo, no era guapa, así que después fue mucho más difícil integrarme en la sociedad.

También fue difícil porque no me dejaban salir a causa del debilitamiento de mi sistema inmunitario y, en consecuencia, no socializaba con mis amigos tanto como me hubiera gustado.

¿Cómo fue afrontar el miedo y la incertidumbre que trajo consigo el cáncer?
De alguna manera, desde el principio, solo podía ver un buen final, probablemente por el positivismo de mi madre y porque nadie a mi alrededor me hizo dudar de que no me pondría bien. Hubo muchos días malos en los que pensé lo peor, pero aun así, cuando tienes gente a tu alrededor como la que tuve o tengo, todo resulta mucho más fácil.

También era más fácil cuando me distraía y ni siquiera pensaba en por qué estaba en el hospital. Por eso decidí seguir estudiando en el hospital, porque mientras estudiaba se me olvidaba por qué estaba allí.

¿Cómo cambió tu visión de la vida y tus valores el hecho de pasar por un cáncer?
Mi visión de la vida es completamente diferente. Valoro cada día más que antes, mi salud es lo más importante para mí en este momento. No importa lo mal que esté la situación, siempre me recuerdo a mí misma que es importante estar sana por mí y por todos los que me rodean. Mentiría si dijera que estoy segura de mí misma, la forma en que estaba antes de mi enfermedad no es ni de lejos la que tengo ahora. Me afecta mucho lo que piensen los demás, mientras que antes de mi enfermedad me daba igual.

Korina ob izgubi las
«Mi salud es lo más importante para mí en este momento»

¿Cómo mantuviste el optimismo y la esperanza durante tu enfermedad?
A día de hoy, sinceramente, no lo sé. Una vez más, mi familia probablemente ayudó, al igual que mis compañeros pacientes que conocí durante mi tratamiento. Una de mis compañeras de habitación y «cimra» fue Paula. Ella hizo que los días en el hospital fueran más cortos y las horas de quimioterapia más divertidas.

¿Qué consejo darías a otros jóvenes que se enfrentan a un diagnóstico de cáncer?
Quizás que el mundo exterior espere, que todo lo que se han perdido, o se van a perder, espere, que ya se pondrán al día y llegará el momento para todo. Lo importante ahora son ellos y su salud, así que deben mantenerse fuertes y, cuando no puedan más, dejar salir sus emociones.

¿Tienes alguna historia o anécdota interesante de tu tratamiento que te gustaría compartir?
Me gustaría destacar al técnico médico Leon. Era un nativo de Prekmurje que trabajaba en la sala y con el que siempre tenía la mayor de las sonrisas. A menudo me alegraba el día y me hacía sentir más en casa con él, al menos por unos momentos, en medio de un hospital de Liubliana, lejos de mi Estiria.

Una vez, un estudiante de medicina estaba haciendo prácticas con él y nos reímos tanto mientras pinchaba un catéter subcutáneo que accidentalmente me salpicó con suero fisiológico. A día de hoy, ese es uno de mis recuerdos favoritos del hospital.

¿A qué te dedicas y qué haces ahora después del tratamiento?
Actualmente estudio cosmetología y tengo el objetivo de graduarme en septiembre. También estoy estudiando para obtener el título nacional de maquilladora, así que poco a poco también me voy adentrando en ese terreno. Empecé a interesarme por el maquillaje durante el tratamiento, cuando tenía que dibujarme las cejas y pegarme las pestañas. Me gusta mucho y cuando me maquillo estoy en mi propio mundo. Paso la mayor parte de mi tiempo libre con mi novio, disfrutando de sus habilidades culinarias y de su amor.

Korina danes
El maquillaje la hace feliz

Tags:
enfermedadsuperación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.