Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 12 abril |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Verano, tiempo de soltar amarras y ¡vivir el presente!

shutterstock_1011373993.jpg

Shutterstock

Vivir el presente con esperanza

Mar Dorrio - publicado el 20/07/23

Cada etapa de la vida tiene su tinte especial, hay que aprender a disfrutar el "aquí y el ahora", ya que la vida pasa más rápido de lo que esperamos...

Cuando te dan el título de “padre” o de “madre”, te pasas unos cuantos veranos obligado a no sentarte más de cinco minutos seguidos en la arena, porque tu bebé encontrará muy apetecible recorrer el perímetro de la alberca al filo de lo imposible, o porque tu princesa decidirá convertirse en una excelente catadora de arena, además de que, cada dos horas (pase lo que pase), deberás renovar el bloqueador de esos pequeños, con su colaboración o sin ella, vigilar de cerca los baños, y ampliar tu capacidad pulmonar inflando salvavidas.

Una realidad inevitable

Pero, poco a poco, verano a verano, llega el momento en que vuelve a ser fácil disfrutar de la época estival: se llevan su toalla, se ponen el bloqueador ellos mismos, saben nadar… Entonces, disfrutas de momentos geniales en familia.

Es la estación de la vida donde recoges el fruto de tanto esfuerzo. Pero, cuando llegas a ese punto, ¡zas!, irrumpen en tu familia los campamentos, las convivencias, las JMJ, etc. Personajes a los que, si no tenemos la perspectiva correcta, podemos ver como enemigos, amenazas que atentan contra los mejores momentos familiares.

Sé que son muchas las familias en las que, cuando unos hijos regresan, otros se marchan, reduciendo a unos pocos días del verano el poder disfrutar de la familia por completo. ¿Qué necesitamos en ese momento? Perspectiva.

Cambio de perspectiva

Sé que no es lo que habías soñado o imaginado, pero, si esto es lo que le pasa a tu familia, estás en el buen camino. Perder vida familiar «por culpa» de planes que les acerquen a Dios, por actividades que les hagan conocer amistades que también miren al Cielo, es siempre una buena inversión.

Cuando te duela, cuando te atrapen las pequeñas cosas que echas de menos, recuerda que «Dios no se deja ganar en generosidad», como decía San Josemaría. Que perder a nuestros hijos por Él, es asegurarnos su felicidad, aunque no sea a nuestro lado.

No puedo evitar recordar el versículo de San Mateo, donde nos dice: «Todo el que por mí deja casa, hermanos o hermanas, padre o madre, mujer, hijos o tierras, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna». Ahí nos tenemos que incluir, dejándole a nuestros hijos, perdiendo o cediendo nuestro mejor tiempo de familia durante las vacaciones, imitando, de «lejos» el sacrificio de Abraham, sacrificando nuestro amor para entregarlos a Él.

Cada vez que los inscribimos en una actividad que mira al Cielo, le estamos diciendo: «Confío en ti, te los dejo a ti, Señor». Y, en el Cielo, nunca nos dejan en leído, siempre toman nota.

Entender la etapa por la que estás pasando

He llegado a esta reflexión en un verano en el que las convivencias, la JMJ, y temas académicos, no me van a dejar ni un solo día con los “doce” al completo. Pero, leer a San Mateo 10,37 me reconfortó: «El que ama al padre o la madre más que a mí, no es digno de mí, y el que ama al hijo o a la hija más que a mí, no es digno de mí».

Este versículo siempre me pareció duro, hasta este verano, en el que, en lugar de rechazo, me provocó paz. Entendí que, ponerlo a Él por encima de todo, incluso por encima de mis anhelos de madre, hace que todo tenga la mejor versión, incluida la vida de los que más quiero.

Es ordenar nuestros amores, anhelos y pasiones, y sacrificarlos por el bien mayor de nuestros hijos. Y, ¿no es eso el amor más perfecto, el AMOR con mayúsculas? Quererlo a Él, por encima de todas las cosas, siempre produce los mejores efectos secundarios para todos los que nos rodean.

Cuando los eches de menos en las cenas de verano, al borde de la piscina, o en los paseos por la playa, recuerda, confía, agárrate, y alégrate con sus promesas: el ciento por uno, ni más ni menos, y sueña con ese verano eterno cuando estéis todos juntos en el Cielo. ¿Soltamos amarras este verano? Why not?

Tags:
hijosmadurezpsicología positivaverano
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.