Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 12 abril |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

La devoción a San José ayuda a su esposo a dejar de fumar

web-smoke-young-cannabis-shutterstock_394085185-charnsitr-ai.jpg

hombre fumando

Conviene informar bien sobre las consecuencias de fumar cannabis.

Redacción de Aleteia - publicado el 16/07/23

El testimonio de una lectora de Aleteia sobre cómo un artículo inspiró su devoción por San José y ayudó a su esposo a superar una grave adicción a la nicotina.

Una lectora de Aleteia compartió con nosotros este testimonio sobre cómo un artículo de este sitio la ayudó a redescubrir su devoción por San José, lo que más tarde ayudó a su esposo a dejar de fumar . Aquí está el testimonio de la mujer, ligeramente adaptado para nuestro sitio web:

Esclavos de un hábito

Mi esposo ha fumado cigarros desde que tengo memoria. En el pasado, eso realmente no me molestaba. Parecía muy normal, de hecho. En los «viejos tiempos», fumar estaba incluso de moda. Nuestras actitudes comenzaron a cambiar cuando nació nuestro hijo. Nos hicimos más viejos y más sabios.

Desafortunadamente, el hábito de fumar de mi esposo no desapareció, y todo lo demás en la vida quedó en segundo lugar. Su forma de fumar se convirtió en el amo de nuestro tiempo, y me atrevo a decir, de nuestra vida. Tener su cigarrillo matutino siempre fue su máxima prioridad. De camino a las vacaciones o en un viaje de un día, tendríamos que parar en casi todas las áreas de descanso. ¡Se sentía como si estuviéramos participando en algún tipo de plan sutil que parecía insignificante pero definitivamente era demoníaco!

Un círculo vicioso

Mi esposo intentó dejar de fumar muchas veces. Una vez dejó un paquete de cigarrillos en un estante. Nuestro hijo pequeño lo agarró y arrugó todo el paquete, tirándolo a la basura. En su inocencia, parecía muy simple: «Si [papá] no tiene cigarrillos, entonces no fumará». ¡Ojalá las cosas hubieran sido así de simples!

Los medicamentos para dejar de fumar, el chicle de nicotina y otras ayudas e inventos resultaron ser igual de adictivos, como una trampa demoníaca más. ¡Era un círculo vicioso! Mi esposo intentó dejar de fumar muchas veces, sin perder nunca la esperanza. Pero desafortunadamente, nada funcionó.

San José discreto, como siempre

Pero el Señor Dios tenía su plan y escuchó nuestras oraciones. Envió a San José para ayudarnos.

La primera vez que conocí a San José fue por accidente. Una hermosa imagen de él me llamó la atención. Estaba en un rincón de la sacristía de la Basílica del Santo Sepulcro. Me detuve: estaba parado en un lugar discreto, pero simbólicamente bastante significativo. Se hizo a un lado, como lo había hecho toda su vida al lado de María y Jesús.

San José se entregó totalmente a Dios al dedicar toda su vida a la obra de la misericordia: servicio, cuidado y humildad. Se entregó por completo a los planes de Dios y confió. Eso es lo que yo también hice: ¡confié!

Más tarde me encontré con un artículo en la web de Aleteia, acerca de unas palabras del Papa Francisco y su relación con San José, ¡al leerlo reavivo mi esperanza! Estaba segura de que era San José quien una vez más reclamaba lo suyo. Empecé a hacer una novena a la devoción de los siete domingos o miércoles en honor a él.

De la tristeza a la alegría

Recuerdo el día exacto en que sucedió. Mi esposo llegó a casa del trabajo y dijo: «Ya no fumo, pero no sé cómo sucedió».

¡Ese fue el día que terminé las oraciones a San José para que se liberara de su adicción al tabaco!

¡Sabemos que esto se debe a San José, el protector de la Sagrada Familia y de nuestra familia!

¡Esta hermosa devoción es una excelente manera de orar! De nuestros dolores nació la alegría, y sigue pasando, porque nada es imposible para San José. Pregúntale y nunca te dejará en la necesidad.

Testimonio de Dorothy Niemirska

Tags:
familiamilagrooraciónsan jose
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.