Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 12 abril |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

La intuición y el autoconocimiento te ayudan a cuidar tu salud

shutterstock_1660483093.jpg

Shutterstock

La alimentación saludable puede inspirarse en nuestra fe.

María Eugenia Brun - publicado el 07/07/23

¿Cómo alcanzar unos hábitos saludables en nuestra alimentación y la de nuestra familia? La dietista María Eugenia Brun lanza los mensajes clave

Cada vez que se acerca el verano recordamos que no comimos bien durante el invierno, que subimos de peso y queremos hacer milagros para bajar esos kilos de más y sentirnos bien.

Pero generalmente no se sale corriendo al nutricionista para que nos ayude a cambiar hábitos y elegir una alimentación de acuerdo con lo que necesitamos sino todo lo contrario, se opta por lo más «fácil y rápido»: las dietas de moda o también alguna que nos recomendó una amiga o familiar.

Las dietas de moda no son las más recomendables porque no se adaptan a las necesidades de cada persona, son generales.

Esto hace que se abandonen pronto y que tarde o temprano se vuelva al peso que tenía antes o incluso más. Por lo tanto lo aconsejable es acudir a un profesional para que enseñe a cambiar hábitos alimentarios que perduren en el tiempo y a reconocer lo que nuestro cuerpo necesita.

Es muy importante aprender a reconocer las señales que nos da nuestro cuerpo durante el día, a percibir el estado interno de nuestro organismo para mantener un sano equilibrio. Atender a esos mensajes y necesidades físicas y emocionales que nos dan es la mejor forma de mantener la salud y alimentarnos saludablemente.

Esto se llama alimentarse aplicando la intuición y el autoconocimiento, para ello debemos  conectarnos más con Dios, con nosotros mismos y por supuesto con nuestra intuición. Esto nos ayudará a amarnos más y conocer el gran amor de Dios hacia nosotros. Si nos amamos de verdad, seguramente tomemos mejores decisiones para nuestra salud.

Alimentación aplicando intuición y autoconocimiento

Nosotros somos los que conocemos mejor que nadie nuestras necesidades. Por ejemplo, si sentimos hambre o estamos satisfechos, qué alimentos nos gustan y cuáles no, así como también cuáles sientan mejor y peor. Para ello es necesario conectarnos más con Dios y con nosotros mismos, orar y pedir a Dios que nos ayude en este cambio.

Es muy importante comer de forma consciente, para crear una relación sana con la comida, y para ello es fundamental aprender a escuchar e identificar las señales que nos da nuestro cuerpo.

Herramientas para aplicar la intuición y el autoconocimiento como guía para la salud

-Es muy importante incluir en nuestro día la oración.

-Leer el Catecismo de la Iglesia y las catequesis de San Juan Pablo II acerca de la teología del cuerpo nos ayuda a comprender el valor de cuidar nuestro cuerpo.

Rechazar la mentalidad de dieta, y enfocarnos en comenzar poco a poco a realizar  cambios de hábitos que nos ayudarán a mejorar nuestra alimentación y salud.

-Sentir y respetar las señales de hambre y saciedad, es decir, cuando tenemos hambre comemos (alimentos saludables) y si estamos satisfechos no se come.

-Respetar el cuerpo, quererlo como es y cuidarlo de la mejor manera.

Reconocer nuestrasseñales corporales. Una idea que puede ayudar al principio es un diario. En el mismo se va anotando: ¿cómo se siente cada grupo de alimentos que consumo?, ¿de qué forma disfruto más mis comidas?, ¿qué es lo que más me gusta comer?, ¿cuándo me siento mal después de comer?, ¿cómo me siento cuando como apurado?, ¿cuándo tengo menos hambre? y ¿cuándo siento más hambre?, y todo lo que sientas que te ayuda a conocerte mejor.

-Es fundamental buscar espacios de descanso en el día, en la semana y en el mes para hacer hobbies o lo que les guste pero tienen que ser algo que realmente los desconecte del trabajo o estudio.

-Buscar un momento de silencio con uno mismo.

Tags:
alimentacióncuerpodietaJuan Pablo II
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.