Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 22 mayo |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Cuál es la diferencia entre un pecado mortal y uno venial?

Padre no confessionário

Pixel-Shot | Shutterstock

Philip Kosloski - publicado el 04/07/23

Los pecados mortales y veniales son formas diferentes de categorizar nuestras ofensas a Dios y a los demás

Los pecados no son algo en lo que normalmente nos gusta detenernos, ya que nos recuerdan nuestras faltas y fallas.

Sin embargo, la Iglesia nos insta a reconocer la gravedad de nuestros pecados y a volver al Padre, confesándolos en el sacramento de la confesión. Al hacerlo, nos reunimos con Dios, y nuestra relación se restaura.

Al hablar de pecado, la Iglesia católica nota una diferencia entre pecados mortales y veniales.

Pecados mortales

El Catecismo de la Iglesia Católica define el pecado mortal como «una infracción grave de la ley de Dios».

Y añade que tal pecado «aparta al hombre de Dios, que es su fin último y su bienaventuranza, prefiriendo un bien inferior» (CCC 1855).

Para que un pecado sea mortal, para romper nuestra relación con Dios, debe cumplir con tres requisitos específicos establecidos por el  Catecismo.

El pecado mortal requiere plena conciencia y entero consentimiento. Presupone el conocimiento del carácter pecaminoso del acto, de su oposición a la Ley de Dios. Implica también un consentimiento suficientemente deliberado para ser una elección personal. La ignorancia afectada y el endurecimiento del corazón no disminuyen, sino aumentan, el carácter voluntario del pecado.

CCC 1859

Para resumir las tres calificaciones, un  pecado mortal  debe ser materia grave, cometido con  pleno conocimiento  y la persona debe tener pleno consentimiento.

Pecados veniales

Los pecados veniales son ofensas contra la caridad, el amor de Dios por nosotros y nuestro amor a los demás. 

Aunque no cortan nuestra relación con Dios o con la vida de gracia, los pecados veniales pueden tener consecuencias de largo alcance

A menudo, cuando cometemos pecados veniales repetidamente, nuestra determinación se debilita y es más probable que cometamos un pecado mortal.

La Iglesia nos invita a confesar estos pecados «veniales», porque dañan nuestra relación con Dios y con los demás. 

Además, «la confesión habitual de los pecados veniales ayuda a formar la conciencia, a luchar contra las malas inclinaciones, a dejarse curar por Cristo, a progresar en la vida del Espíritu» (CIC, 1458 ) .

La diferencia básica entre los pecados mortales y veniales es que estamos obligados a confesar todos los pecados mortales en confesión, y se nos anima, pero no se nos exige, a confesar todos los pecados veniales.

Los pecados veniales son típicamente nuestras debilidades cotidianas, mientras que nuestros pecados mortales son aquellas cosas que nos separan de Dios y de la Iglesia.

Tags:
confesionmalmoralpecado
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.