Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 15 junio |
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Carol suspiraba por un hijo, Dios le dio cientos

Carol McBrady

Courtesy of Carol McBrady

Carol McBrady de Action for Children Zambia

Theresa Civantos Barber - publicado el 07/06/23

Carol McBrady es el corazón detrás de Action For Children Zambia, salvando las vidas de los niños que viven en las calles y brindándoles una familia de acogida

Hoy en día, la mayoría de la gente llama a Carol McBrady «Mamá Carol», ya que cuida a cientos de niños de Zambia con gran amor y dedicación.

McBrady es la fundadora de Action for Children Zambia, una organización de voluntarios que salva la vida de los niños que viven en las calles.

Pero su historia misionera comenzó hace más de 20 años en Minnesota, donde creció como sexta de ocho hijos en una gran familia católica irlandesa.

Toda su vida, McBrady anheló tener hijos: «Realmente todo lo que quería ser era madre, no esposa», recordó.

Pero después de dos abortos espontáneos y un mortinato, recibió la devastadora noticia de que no podía tener hijos.

«No podía imaginar cómo Dios podía darme una voluntad tan fuerte para la maternidad, pero sin hijos», dijo.

Afortunadamente los planes de Dios son más grandes y mejores que los nuestros. Ella dijo: «Entonces no tenía idea de lo que Dios tenía reservado para mí, ya que ahora soy madre de cientos de niños».

Hizo su primer viaje a África en 2002. Lo que vio allí la cambió para siempre.

McBrady fue testigo de cómo miles de niños sin hogar vivían en las calles, los túneles de alcantarillado y los montones de basura de Zambia. Sintió un fuerte llamado a dedicar su vida a ellos.

Ese fue el comienzo de Action for Children Zambia. Fundó la organización sin fines de lucro como una forma de optimizar los fondos de los donantes en las vidas de los niños, para poder marcar una diferencia permanente en sus vidas.

«Vi tanta corrupción y malversación de fondos que estaba en estado de shock», recordó. «Gran parte del dinero que la gente da nunca termina donde el donante pretendía. El dinero que damos no ayuda a cambiar la vida de los niños y los que salen lastimados son los niños sin voz».

Action-for-children-Zambia-Carol-McBrady
Carol McBrady con un grupo de niños de Action For Children Zambia

Lo que distingue su trabajo

Action for Children Zambia (AFCZ) es única por dos razones:

1VIDA FAMILIAR PARA LOS NIÑOS

Cuando un niño llega a Salvation Home, la primera parada en el programa AFCZ, se hace todo lo posible para reunirlo con sus padres o familiares. Si hay un miembro de la familia que puede cuidar al niño, lo llevan a casa, mientras que AFCZ continúa pagando sus necesidades médicas y educativas.

Si no se encuentran familiares que puedan cuidar al niño, se les traslada a uno de los hogares permanentes en Kulanga Bana, la granja rural de AFCZ. Allí continúan viviendo como una familia con otros ocho niños y padres de familia zambianos. Van a la escuela y viven como cualquier otra familia en la comunidad.

«En casa, nos enfocamos en las habilidades de la vida diaria y en lo que el niño necesita para vivir una vida exitosa de manera independiente», explica McBrady. Los niños también reciben tutoría y otros servicios de apoyo para completar la escuela y eventualmente ir a la escuela secundaria o a una escuela profesional.

2CONEXIÓN CON SUS COMUNIDADES

AFCZ se dedica a mantener a los niños conectados e involucrados en sus comunidades en Zambia.

«Creemos que para que un niño haga una transición exitosa hacia una vida productiva, debe tener raíces en las comunidades a las que regresará», dijo.

Todo el personal es zambiano y nos esforzamos por asegurarnos de que todos los niños conozcan las normas y el valor de su cultura indígena, cómo lograr el éxito dentro de su cultura y cómo marcar una diferencia positiva en sus comunidades y países… La mayoría del personal son adultos jóvenes. que han crecido con nosotros.

young-men-Action-for-Children-Zambia
Jóvenes atendidos por Action For Children Zambia

El cuidado de los niños que mueren

Otra parte desgarradora y muy importante del trabajo de McBrady es cuidar a los niños de la calle en peligro de muerte, incluso enterrándolos si es necesario. Ella dijo,

El gobierno nos ha dado permiso para llevar a cualquier niño sin hogar que se considere que está en una situación crítica. Eso significa que cuando un niño en la calle es herido, agredido, sufre una sobredosis, es atropellado por un automóvil, golpeado por la policía o incluso muere, somos nosotros quienes recibimos la llamada de ayuda. Entramos y llevamos al niño al hospital, y nos quedamos con él, brindándole todo lo que necesita hasta que encontramos a sus familiares para hacerse cargo, o el niño es dado de alta. Si un niño muere, llevamos el cuerpo a la morgue y nos aseguramos de que se realice la documentación adecuada. Luego buscamos a sus familiares. Si encontramos familiares, los ayudamos a enterrar a su hijo. Si no encontramos parientes, voy con la policía para obtener una orden de pariente más cercano y enterramos al niño nosotros mismos.

Después de 20 años dirigiendo AFCZ, McBrady ha ayudado a más de 300 niños a salir de las calles y tener vidas exitosas como adultos jóvenes que contribuyen al crecimiento y desarrollo de su iglesia, su comunidad y su país.

Pero quizás el testimonio más conmovedor de su trabajo sucedió cuando estaba en las calles hablando con una chica que se había escapado y había vuelto a la prostitución. Ella cuenta:

Allí había un joven nuevo que aún no me conocía y estaba muy borracho y agitado. Rompió una botella en la pared de cemento y se me acercó diciendo cosas como: «¿Quién te crees que eres para llevarte a nuestras chicas? ¡Yo, pagué por ella!»

En segundos, ese joven fue rodeado por unos 10 jóvenes más, bajaron, le quitaron el arma y le gritaban que se detuviera, que yo era su madre. Entonces uno de los muchachos le gritó: «¿Quién crees que te va a enterrar cuando mueras?». Me fui esa noche, sabiendo que era la mujer más segura de Zambia, agradeciendo a Dios por la oportunidad de ser su madre y cuidarlos en la muerte.

Cómo ayudar

Si deseas apoyar el trabajo de AFCZ, puede donar, organizar un evento de recaudación de fondos, ser voluntario o simplemente mantenerte en contacto, entra aquí. Como pequeña organización privada, AFCZ no recibe fondos de la Iglesia, el gobierno u organizaciones más grandes.

«Sin donaciones, no podemos hacer nuestro trabajo», explica Carol. «Hacemos todo lo posible para asegurar que los fondos se utilicen como pretende el donante y que todo se dirija a marcar una diferencia permanente en las vidas de los niños de la calle y poner fin al ciclo de pobreza en el que nacieron nuestros hijos».

En este momento, AFCZ está construyendo una casa para jóvenes mayores y aquellos que tienen necesidades médicas. «Está cerca del hospital y la escuela y nos resuelve muchos problemas», dijo. «No podemos esperar para hacerlo».

Y por supuesto, tus oraciones son de gran ayuda para AFCZ. «Es muy importante orar por estos niños más necesitados y vulnerables y correr la voz», afirma. «Estos son hijos de Dios».

Tags:
áfricaayuda humanitariainfanciasolidaridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.