Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 24 julio |
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Cómo San José y un bebé que no llegó a nacer ayudaron a esta pareja

Barbara i Paweł Kociokowie

fot. arch. prywatne Barbary i Pawła Kocioków

#image_title

Dariusz Dudec - publicado el 30/05/23

Desempleo, cáncer... El padre terrenal de Jesús los ha ayudado de muchas maneras y están felices de hablar a otros de su intercesión

Barbara Kociok, psicoterapeuta de profesión, conoce a san José desde hace mucho tiempo. Ella vive en Kalisz, Polonia, donde hay un santuario de San José que recientemente fue declarado santuario nacional. Sin embargo, ella ha sido amiga de él desde su niñez y él tiene un lugar importante en su vida y oraciones.

Poco a poco descubriendo a San José

«Las primeras oraciones a San José me las enseñaron mis abuelos. Y así san José comenzó a revelárseme”, dice Bárbara.

Cuando era adolescente, oraba por un buen esposo y, como dice con una sonrisa: «¡Tengo un buen esposo! Llevamos casados ​ 24 años. Tenemos tres hijas y dos hijos más en el cielo. Tenemos un yerno desde hace menos de dos años y una nieta desde hace un mes. San José nos ha obtenido muchas gracias en nuestro matrimonio.«

El esposo de Bárbara, Paul, estaba buscando un trabajo nuevo y mejor. La búsqueda duró todo un año, durante el cual rezó las Letanías de San José, esperando pacientemente una buena oportunidad laboral. 

Finalmente, hubo información sobre una vacante para el puesto perfecto para él. Apareció mientras estaban en peregrinación en Medjugorje, y envió su currículum desde allí. «¡Fue una señal de Dios para nosotros!», dice Bárbara. Desde entonces, su esposo ha estado trabajando en ese mismo trabajo.

La intervención mucho mayor de San José, sin embargo, aún estaba por venir.

Sanktuarium świętego Józefa w Kaliszu
Santuario de san José en Kaliszu.

Cáncer

«Hace seis años me diagnosticaron cáncer«, recuerda Bárbara. Lo descubrió después de una tragedia personal: «Queríamos tener otro hijo, pero lamentablemente tuve un aborto espontáneo».

Después del aborto espontáneo, se descubrió un cáncer potencialmente mortal en su cuerpo. En ese momento Dios comenzó a recordarle a Bárbara a San José. El Domingo de la Divina Misericordia, su familia rezó la Coronilla de la Divina Misericordia por ella. 

Así fortalecida, fue al hospital para recibir quimioterapia. Las personas que la conocieron allí quedaron asombradas por su fuerza y ​​esperanza. «Me preguntaron cómo tenía esta fuerza en mí, para no tener miedo a la quimioterapia«, recuerda. Desafortunadamente, le esperaban experiencias mucho más duras.

Un mensaje del cielo

«El 13 de mayo de ese año fue el centenario de las apariciones de Nuestra Señora en Fátima. Allí nos pidió que ofreciéramos nuestros sufrimientos. Tomé esta invitación en serio y ofrecí mi sufrimiento por las almas del purgatorio y las que están lejos de Dios«. Aún así, no se volvió más fácil y la enfermedad se negaba a desaparecer.

Fue entonces cuando san José intervino.

El sacerdote amigo de Bárbara le sugirió que participara en una novena a san José. Consistía en nueve Misas ofrecidas por su intención. Poco tiempo después, al regresar de otra visita al hospital, Bárbara comenzó a rezarle a su hijo por nacer para que lo ayudara. «Le pedí a mi bebé que intercediera por mí ante Dios«, dijo Barbara, «y pidiera las gracias que necesitaba». Entonces apareció una imagen en su mente. «Vi la diminuta mano de un bebé que me entregaba algo. Algo pequeño y marrón. Pensé que era chocolate. Se ató una cinta azul en la mano del niño.»

Cansada de todo el día y de la visita al hospital, Bárbara se quedó dormida.

Escapulario de San José

Al despertar, le contó a su esposo lo que había visto. No había pasado ni media hora cuando alguien llamó a su puerta. Era un sacerdote amigo.

«Me trajo el escapulario de San José. Eso es lo que era mi ‘chocolate’: ¡un trozo de tela marrón! ¡Y en él hay una imagen de José sosteniendo a Jesús que va con una túnica azul!”

Figura świętego Andrzeja Boboli
Escapulario de san José, con el Niño Jesús en brazos y un lirio.

Luego de recibir el escapulario, Bárbara continuó su lucha contra la enfermedad. Y no se hizo más fácil, sino aún más difícil. Un día sintió un dolor inusualmente severo en su abdomen. Resultó que había sufrido una hemorragia, aunque los médicos no pudieron diagnosticar qué estaba pasando exactamente. Comenzó a ir de hospital en hospital en busca de ayuda. 

“Me entrego a ti. ¡Haz algo!»

«Por la mañana, cuando estaba acostada en la cama del hospital donde recibía una transfusión de sangre, mi esposo Paul estaba sentado a mi lado. Luego recé a San José: ‘Tú eres el santo patrón de la vida y la muerte, y pase lo que pase, me entrego a ti. ¡Haz algo!’ Para sorpresa de todos, ¡comencé a recuperarme!«

Aunque nadie sabía lo que había sucedido y su estado era grave, comenzó a recuperarse rápidamente. Al poco tiempo Barbara fue a un hospital en Poznan donde la trataron con quimioterapia, y tuvo muy buenos resultados. Recibió dos tratamientos más de quimioterapia y terminó su tratamiento para la enfermedad, y se recuperó por completo.

Dar testimonio

«Le pregunté a Dios por qué me había pasado esto. Después de todo, se suponía que debía ir a un retiro y predicarlo a otros, pero en lugar de eso, elegí tomar mi última quimioterapia.«

Bárbara habló con uno de los otros pacientes al respecto. Ella contó sus planes de predicar a Jesús y su pesar por estar en el hospital. La respuesta de su compañera paciente cambió su visión de la situación. «La mujer entonces me dijo: ‘Tú estabas aquí por mí. El Señor Dios te puso en mi camino para que oremos juntas, para que me hables de Su amor por ti y por los demás»».

Barbara i Paweł Kociokowie
Barbara y Paweł Kociokowie

«Mi esposo y yo nos llamamos Niños de Cuidados Intensivos de san José”, se ríe Barbara, «Pedimos algo todo el tiempo y él nos ayuda». No mantienen esto en secreto para ellos mismos, sino que lo comparten con los demás. Cuando la contactamos por primera vez, escribió: «Me sentiría honrada de tener otra oportunidad de hablar sobre cómo funciona san José en nuestras vidas”. Ciertamente honra a San José también.

Tags:
embarazofamiliasan jose
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.