Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 22 mayo |
Aleteia logo
Curiosidades
separateurCreated with Sketch.

Cómo un sacerdote católico fue el primero en descubrir huevos de dinosaurio

DINOSAUR EGG

Paikong | Shutterstock

J.P. Mauro - publicado el 23/05/23

El naturalista aficionado, el padre Jean-Jacques Pouech, publicó sus hallazgos innovadores en 1859

El descubrimiento de huevos de dinosaurio a principios del siglo XX capturó la imaginación del mundo y ayudó a popularizar las exhibiciones paleontológicas. Si bien en ese momento el crédito por el hallazgo se atribuyó a Roy Chapman Andrews, el primer encuentro humano con las cáscaras de huevo de dinosaurio ocurrió décadas antes de los elogios de Andrews.

Riley Black, de la revista Smithsonian, señala que el primer naturalista en descubrir y describir las cáscaras de huevo de dinosaurio fue, de hecho, el sacerdote católico romano Jean-Jacques Pouech. El padre Pouech era el director del Seminario de Pamiers en el sur de Francia, pero en su tiempo libre exploraba la geología y la paleontología de las rocas del Cretácico superior conservadas en las estribaciones de las montañas de los Pirineos.

El padre Pouech publicó por primera vez sus hallazgos en un informe de 1859 que hablaba de los huevos. Black proporcionó un pasaje de este informe para el Smithsonian:

Los más notables son fragmentos de cáscara de huevo de muy grandes dimensiones. En un principio pensé que podrían ser placas tegumentarias de reptiles, pero su espesor constante entre dos superficies perfectamente paralelas, su estructura fibrosa, normal a las superficies, y sobre todo su regular curvatura, sugieren definitivamente que se trata de enormes cáscaras de huevo, al menos cuatro veces el volumen de los huevos de avestruz.

Es apropiado que comparara estos huevos de gran tamaño con los huevos de avestruz, que son muchas veces más grandes que un huevo de gallina, ya que el sacerdote francés planteó la hipótesis de que los huevos provenían de aves muy grandes. Aunque en última instancia es incorrecta, esta fue una observación astuta del padre Pouech, ya que ahora sabemos que los dinosaurios y las aves están estrechamente relacionados.

En el momento de este descubrimiento, a mediados del siglo XIX, el término «dinosaurio» era relativamente nuevo y nadie había examinado previamente tales huevos fosilizados. Es muy probable que estos factores sean los responsables de que el hallazgo del padre Pouech pasara desapercibido en su época, y después de que las conchas fueran examinadas por el Muséum National d’Histoire Naturelle de París, Pouech abandonó la idea de que se trataba de fragmentos de conchas. Vivió el resto de su vida con la hipótesis de que en realidad eran partes de caparazones de armadillo.

El tema fue presentado y en gran parte olvidado durante 130 años, hasta 1989, cuando los paleontólogos franceses Buffetaut y Le Loeuff se encontraron con la colección de Pouech.

Con más de 100 años de descubrimiento y estudio de fósiles, Buffetaut y Le Loeuff determinaron que eran los dinosaurios, en lugar de las aves, los que ponían los enormes huevos.

Durante décadas, a Andrews se le dio crédito por el descubrimiento a pesar del hallazgo de Pouech y la confirmación del geólogo Philippe Matheron de que el sacerdote se le había adelantado a Andrews. Ahora, sin embargo, en el siglo XXI, Wikipedia da crédito donde se debe: el padre Jean-Jacques Pouech figura como la persona que descubrió por primera vez los huevos de dinosaurio.

Tags:
arqueologiaciencia y fesacerdote
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.