Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 28 febrero |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Jacques y Raïssa Maritain, evangelización de alma a alma

JACQUES I RAISSA MARITAIN

Pinterest

Xavier Dufour - publicado el 02/05/23

Fallecido hace 50 años, el 28 de abril de 1973, Jacques Maritain ocupa un lugar privilegiado entre los grandes conversos del siglo XX. Su esposa, Raïssa, poeta, conoció una vida mística ardiente y dolorosa. La influencia de los Maritain, tan amplia como discreta, procedía de la evangelización de alma a alma, por el cauce de la amistad espiritual

Jacques Maritain y Raïssa Oumançoff se conocieron en 1901 mientras estudiaban filosofía y ciencias en la Sorbona. 

Hijos magullados del racionalismo más desilusionado, nada sabían de Dios. 

La compañía de Charles Péguy y después el encuentro con el filósofo espiritualista Bergson los preservaron de la desesperación fortaleciéndolos en su búsqueda de la verdad.

Ya estaban casados ​​cuando el impetuoso escritor Léon Bloy les reveló un cristianismo ardiente y profético. 

Bautizados en 1906, descubrieron pocos años después, con el pensamiento de santo Tomás de Aquino, su propia vocación: dar testimonio de la verdad de Cristo en todos los sectores de la cultura —filosofía, arte, política…— uniendo en la vida la inteligencia y la caridad.

Un hogar acogedor

A partir de 1923, su villa en Meudon, donde también vivía Vera, la hermana de Raïssa, se convirtió en un refugio para todas las almas heladas de la capital. 

Allí nos encontramos con artistas de renombre: poetas (Cocteau, Reverdy, Jacob), músicos (Satie, Lourié); escritores como Julien Green o François Mauriac; eruditos (Termier), monjes (el padre Lamy, párroco de los suburbios, el misionero Vincent Lebbe, el abate Journet, futuro cardenal…), junto a un centenar de figuras oscuras en busca de la verdad o del consuelo espiritual. 

«Jacques hablaba poco, dice Raïssa, atenta al sonido de las almas. Jean Cocteau, que más tarde se alejará de la fe, también atestigua: «Él podía convertir el alma de un hombre en unos segundos, no por argumentos, sino por la única llama de su caridad». 

jacques-maritain
Jacques Maritain.

No podemos contar a todos los que, ya fueran peregrinos de un día o invitados habituales, encontraron luz y esperanza en Meudon y en todas las conversiones que suscitó la pareja. 

El secreto de esta fecundidad está en la amistad espiritual que sólo puede tejerse con paciencia, en contacto de alma a alma. 

Los Maritain son tan exigentes con la verdad como infinitamente respetuosos con las personas que acuden a ellos, siempre atentos a las «germinaciones invisibles» de la gracia incluso en los corazones más desolados

Así saben acompañar destinos tan singulares como el de Julien Green, convertido al catolicismo y marcado en sus carnes por la homosexualidad. 

Los cincuenta años de correspondencia entre Jacques y Julien atestiguan la delicadeza del filósofo con su amigo herido y sus misericordiosas exigencias hacia él.

Exilio en Estados Unidos

La amenaza de guerra (Raïssa era judía y a partir de 1938 la pareja fue insultada por la prensa antisemita de París) les llevó a exiliarse a Nueva York

A través de sus escritos y discursos radiales, Jacques levanta una voz cristiana muy escuchada contra el paganismo nazi. 

Su influencia se fortaleció al otro lado del Atlántico donde el «humanismo integral» de Jacques, deseoso de sembrar todas las realidades profanas con el fermento evangélico, suscitaría muchos discípulos. 

Después de un paréntesis romano de 1945 a 1948 (De Gaulle nombró a Jacques embajador de Francia en el Vaticano), la pareja, acompañada por la fiel Vera, regresó a los Estados Unidos y se instaló en Princeton, donde Jacques impartió seminarios y continuó con sus publicaciones filosóficas. 

Vera murió en 1959 y Raïssa, cuya salud siempre había sido frágil, falleció en 1960 tras una terrible agonía. 

TOMBE-MARITAIN
La tumba de Jacques y Raïssa Maritain, en Kolbsheim (Bajo Rin, Francia).

Jacques luego se retiró a Toulouse con los Hermanitos de Jesús, cuyo hábito tomó en 1970 a la edad de 88 años. 

Verdad, caridad y cruz 

Fue al descubrir el diario espiritual de Raïssa que Jacques se dio cuenta retrospectivamente de cuánto su obra de evangelización había estado enraizada en el ofrecimiento radical de su esposa:

«Los bautismos llovían, los golpes también… Era ella quien llevaba lo más pesado del combate, en las profundidades invisibles de su oración y de su oblación».

Unirse a la pasión de Jesús, para prolongar su fecundidad en la historia, tal fue la vocación «corredentora» de Raïssa y, tras ella, de Jacques (sabemos que la pareja llegó a sacrificar la dimensión carnal de su vida conyugal por loco amor a Dios). 

Cuando se anunció la muerte de Jacques el 28 de abril de 1973, un testigo relató que Pablo VI lloró de emoción. 

Él también fue amigo de la pareja y discípulo de Jacques, cuyas obras había traducido al italiano y a quienes entregó el mensaje a los intelectuales al final del Concilio Vaticano II. Este Papa se refirió a los Maritain como «maestros en el arte de orar, pensar y vivir«.

Su testimonio sigue siendo profético hoy. A demasiados cristianos que sueñan con una piedad dispensada del trabajo de la inteligencia, Jacques y Raïssa les enseñan que «el amor debe proceder de la verdad y el conocimiento debe dar fruto en el amor«. 

A los apóstoles impacientes, tentados por estrategias de evangelización masiva, nos recuerdan que cada alma es única en su misterio irreductible

Sólo la amistad espiritual puede conciliar la llamada a la caridad y la llamada a la verdad. Las «grandes amistades» de Jacques y Raïssa abren un camino de santidad a todos los «mendigos del cielo» cuya búsqueda han compartido y a los que aún acompañan en los caminos del Reino.

Mi Jesús es tanto mi Dios que no puedo tener otro Dios que Él. Realmente lo elegí desde mi juventud. Él es mi vida en este momento. 

¡Mi amado Jacques! Hace más de 20 años que lo veo vivir con el corazón siempre abierto hacia Dios. Toda mi vida está a su servicio, al servicio de su obra que es toda para Dios.

Estoy en extrema angustia y necesito ayuda externa ya que Dios se ha alejado de mí. Tengo horas de sufrimiento tan terrible que me parece que voy a perder la razón. Pero no quiero desviarme de la cruz. Cada día me entrego al sufrimiento tanto como Dios quiere. Y la cruz de Jesús me lleva por encima de todos los abismos.

Diario de Raïssa, 30 de agosto de 1925
Tags:
amistadevangelizacionfranciamatrimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.