Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 30 mayo |
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Un padre peregrina de rodillas en acción de gracias por su hijo

Philadelphia father makes kneeling pilgrimage

OSV News | courtesy Izabela Szura

Arek Szura hizo 40 minutos de peregrinación de rodillas y con las manos en el suelo en acción de gracias el 8 de abril.

Gina Christian - publicado el 18/04/23

Cuando el hijo de Arek Szura luchaba contra su enfermedad con solo un 10% de posibilidades de supervivencia, Szura hizo una promesa a Dios. Y la cumplió

Arek Szura realizó una peregrinación de acción de gracias de 10 cuadras y 40 minutos el 8 de abril sobre sus manos y rodillas a la iglesia St. Adalbert, parte de la parroquia de san Juan Pablo II en Filadelfia, luego de la recuperación de su pequeño hijo Adrian de un paro cardíaco relacionado con la quimioterapia, en octubre de 2022.

Cuando su hijo Adrian, de 7 años, gravemente enfermo, sufrió un paro cardíaco en octubre de 2022, Arek Szura le hizo una promesa a Dios:

«Si lo dejas salir de este hospital, caminaré de nuestra casa sobre mis manos y rodillas a la iglesia para dar gracias.»

La esposa de Szura, Izabela, le dijo a OSV News que las probabilidades estaban casi completamente en contra de que Arek cumpliera esa promesa.

La familia Szura, que pertenece a la parroquia de St. John Paul II en la sección Port Richmond de Filadelfia, supo en abril de 2022 que Adrian padecía leucemia linfoblástica aguda (LLA).

Mientras estaba en tratamiento, Adrian había experimentado «los efectos secundarios más raros de los más raros» de su forma de quimioterapia: su corazón se detuvo durante 30 minutos mientras los médicos del Children’s Hospital of Philadelphia trabajaban para reanimarlo, dijo Izabela Szura.

Aunque el equipo médico lo revivió, Adrian experimentó una serie de efectos secundarios potencialmente fatales por el paro cardíaco, dijo.

«Sus riñones e hígado no estaban funcionando, y su cuerpo se hinchó con casi 25 libras de líquido porque sus riñones (estaban fallando)», dijo Izabela Szura.

Los médicos también advirtieron que Adrian podría haber sufrido daños neurológicos por la insuficiencia cardíaca, dijo. Solo más tarde se enteró de que su hijo en realidad tenía «solo un 10% de posibilidades de supervivencia».

Actos de esperanza

Pero Izabela y Arek Szura, junto con su hija Alexandra, de 10 años, y un grupo de simpatizantes conocido como el «Ejército de Adrian», se negaron a perder la esperanza.

Izabela Szura colocó un icono de María y Jesús en las manos de Adrian, junto con un rosario. Un miembro de un grupo de oración con base en el Santuario Nacional de Nuestra Señora de Czestochowa en Doylestown, Pensilvania, llevó una canasta de piedras para manualidades, marcadas con afirmaciones inspiradoras, a la habitación del hospital de Adrian. Izabela Szura dibujó una que decía «suceden milagros« y colocó la piedra en las manos de Adrian.

Lentamente, la diálisis eliminó el exceso de líquido de su cuerpo: 46 días después de su paro cardíaco, Adrian fue dado de alta del hospital.

Un mes después, Adrian estaba «en remisión completa» sin signos de deterioro neurológico. Hoy, está «corriendo como un niño loco» mientras sigue en camino de terminar otros 16 meses de quimioterapia, dijo Izabela Szura.

Arek cumplió la promesa

El 8 de abril, Arek Szura cumplió su promesa a Dios, poniéndose guantes de trabajo y rodilleras para arrastrar los pies y gatear las 10 cuadras desde su casa hasta la iglesia St. Adalbert, parte de la parroquia St. John Paul II y sede de la Arquidiócesis de Filadelfia . Apostolado Polaco.

Durante la caminata de 40 minutos, «le recé a San Juan Pablo II, Santa Rita y San Charbel, dijo Arek Szura, hablando en polaco a OSV News con su esposa Izabela traduciendo al inglés.

Durante el Congreso Eucarístico de 1976, San Juan Pablo II, el entonces cardenal Karol Wojtyla, se había quedado en San Adalberto durante unas dos semanas, celebrando Misa y visitando las tiendas y restaurantes de la zona.

Antes de la llegada de Arek Szura, que coincidió con la tradicional bendición de la comida de Pascua del Sábado Santo, Izabela Szura llamó al párroco emérito de San Adalberto y director del apostolado polaco, el padre Jan Palkowski, para explicarle que iba a hacer la peregrinación de acción de gracias .

«Literalmente rompió a llorar por teléfono», dijo. «Dijo que ha sido sacerdote durante 47 años y nunca había visto algo así».

Izabela, Adrian y Alexandra Szura condujeron para alcanzar a Arek Szura cuando se acercaba a las puertas de la iglesia, donde el padre Palkowski tenía las manos levantadas para bendecir.

Adrian «lloró cuando salió corriendo» para encontrarse con su padre, dijo Izabela Szura.

Arek Szura caminó por el pasillo de la iglesia y se arrodilló ante el crucifijo que había sido colocado para la veneración durante los servicios del Viernes Santo.

Le dijo a OSV News: «Me volví hacia el padre Jan y le dije: ‘Fue difícil, pero cumplí mi promesa'».

Tags:
curaciónenfermedadestados unidosfamiliapadres-hijosvirgen maria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.