Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 22 mayo |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Ansiedad? 3 consejos de Jesús en Getsemaní para encontrar la paz

An angel comforting Jesus before his arrest in the Garden of GethsemaneAn angel comforting Jesus before his arrest in the Garden of Gethsemane

Carl Bloch | Public Domain

Sarah Robsdottir - publicado el 05/04/23

Cantar un himno, orar con más fervor y esperar el consuelo de un ángel... Esto hace el Hijo de Dios cuando sufre antes de su muerte

El beato Fulton Sheen, sacerdote muy querido y popular de la televisión de los años 50, una vez expuso lo que Jesús enfrentó en el Huerto de Getsemaní. En esa noche oscura se ven en profundidad las dos naturalezas distintas de Jesucristo (humana y divina):

Uno puede adivinar vagamente el horror psicológico de las etapas progresivas de miedo, ansiedad y dolor que postraron [a Jesús] antes de recibir un solo golpe.

Se ha dicho que los soldados temen mucho más a la muerte antes de la hora cero del ataque que en el fragor de la batalla…

¿Falta de fe?

Ahora bien, si alguna vez has luchado con las emociones enumeradas anteriormente (miedo, ansiedad y tristeza), probablemente estés familiarizado con los comentarios hirientes que suelen hacer los amigos bien intencionados.

«Ten fe», siempre es el que me ha dolido más, aunque seguro que siempre se ha ofrecido con amabilidad. 

Sin embargo, este «consuelo» presupone que mi angustia proviene de la falta de fe; o que si estoy dotada con la cantidad perfecta de fe, mi ansiedad de alguna manera desaparecerá.

Es por eso que nunca olvidaré la reivindicación que sentí hace años durante una meditación a las 3 a.m. sobre la agonía de Jesús en el Huerto de los olivos.

«¡Jesús tenía una fe perfecta!», pensé. «Él sabía que la resurrección estaba a la vuelta de la esquina, ¡pero sus poros todavía rezumaban sangre!».

GETSEMANI
Huerto de los olivos en Jerusalén

Jesús y yo

Pero, ¿cómo puedo comparar la angustia de Nuestro Señor por su inminente crucifixión con mis propias pruebas? 

La agonía de Jesús obviamente no se parecía a ninguna otra. Sin embargo, san Pablo describe la vida de un cristiano como «crucificada con Cristo«. También habla de «compartir el sufrimiento de Jesús y recibir su consuelo«. 

Así que en adelante, tomé algunos consejos sobre cómo manejar la ansiedad de Nuestro Señor en la noche en que fue traicionado: 

Primero, canta un himno

Solo hay un pasaje de las Escrituras donde se menciona que Jesús cantó una canción, y es justo antes de que sus amigos lo abandonaran:

«Entonces cantaron un himno y salieron al Huerto de los Olivos [Getsemaní]». 

Marcos 14,26

Los eruditos de hoy podrían darnos una buena idea de lo que Jesús habría cantado, basado en el ritual judío de la Cena de Pascua

Al igual que el pueblo judío, encuentro que los Salmos son los mejores himnos de consuelo. 

«Como anhela la cierva estar junto al arroyo, así mi alma desea, Señor, estar contigo«… es al que me he aferrado, siempre lo tarareo al primer indicio de nerviosismo, en silencio cuando hay otras personas cerca, pero muy alto cuando estoy solo en el auto. 

San Agustín dijo «quien canta reza dos veces». Y prometo que tener un himno para los momentos de ansiedad es un ancla poderosa y estabilizadora

Luego, ora ‘más fervientemente’, especialmente para aceptar la voluntad de Dios

Si realmente vamos a «orar sin cesar«, debe haber muchos niveles diferentes de oración.

Hablo con Dios todo el día, a menudo mientras lavo los platos o doblo la ropa. Pero nada alivia mi alma y me prepara para una mejor noche de sueño que pasar de 15 a 20 minutos en una forma más profunda de oración meditativa cada noche. 

Es entonces cuando por lo general estoy plagada de tristeza por el pasado y experimento pensamientos acelerados sobre el futuro. 

En estos momentos, a menudo pienso en Jesús en Getsemaní, que «…en su angustia, oraba más intensamente» (Lucas 22,44). 

Por esta razón, me esconderé de mi familia detrás de una puerta cerrada. Me arrodillaré y hablaré francamente con Dios, con mis propias palabras, enumerando cada dilema que me aqueja. 

Luego, después de cerrar la boca y escucharlo en silencio durante un rato (porque la oración es más a menudo que Dios nos  haga cambiar de opinión, que nosotros cambiemos la suya), terminaré rezando el rosario, siempre con la intención de que se me dé la gracia para acoger la Divina voluntad de Dios:

«…Padre mío, si es posible, apártese de mí de este cáliz pero no se haga lo que yo quiero, sino lo que quieres tú»

Mateo 26, 39

Por último, espera que Dios envíe un ángel para consolarte (adelante, pide uno) 

Hay una famosa pintura del artista del siglo XIX Carl Heinrich Bloch titulada Ángel con Jesucristo antes del arresto en el Huerto de Getsemaní

Esta pintura representa Lucas 22,43, donde Dios envía un ángel para consolar a Jesús. Me encantan tantos detalles de esta ilustración, pero mi parte favorita es cómo el ángel sostiene la mano de Jesús, levantándola en oración. 

«¡Envíame a tu ángel!», le rogué a Jesús la otra noche, pidiendo específicamente al mismo que lo consolaba. De inmediato, me imaginé dos brazos poderosos rodeándome, como en la pintura. 

El momento fue un gran avance, aunque estoy bastante segura de que la ansiedad es una cruz que podría llevar toda mi vida. Pero como Jesús, no tengo que llevarla sola. Y con la ayuda de su gracia, esta carga se hace más ligera cada día.

Tags:
ansiedadconsejosjesucristosufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.