Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 22 junio |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Croagh Patrick, el monte en que san Patricio pasaba la Cuaresma

Croagh Patrick

Tom Szustek | CC BY-SA 4.0

Lucia Graziano - publicado el 28/02/23

Según la tradición, en la Cuaresma del año 441 san Patricio se retiró a la cima de un monte para vivir 40 días de ayuno y penitencia. Hoy la montaña es destino de un flujo ininterrumpido de peregrinos que ascienden a cuarenta mil al año

Su nombre deriva del irlandés Cruach Phádraig, que podríamos traducir como algo parecido a «Montículo de Patrick». Se trata de una pequeña montaña, de forma casi perfectamente cónica, que se eleva cerca de Westport, en el condado irlandés de Mayo.

No es especialmente alta (apenas 765 metros sobre el nivel del mar), pero ofrece a la mirada del viajero un impresionante paisaje, ya que se asienta sobre un territorio que, por lo demás, es completamente llano.

En la montaña durante cuarenta días, a imitación de Moisés, para vencer al diablo: Cuaresma de San Patricio

Según la tradición local, Croagh Patrick es el lugar que san Patricio eligió como residencia durante la Cuaresma del año 441.

Cuenta Tírechán, obispo irlandés del siglo VII, que el santo había hecho esta elección no tanto para imitar los cuarenta días que Jesús vivió en el desierto, sino especialmente para seguir el ejemplo de Moisés, que se había aislado durante cuarenta días en el monte Sinaí en diálogo íntimo con Dios.

Al igual que el patriarca bíblico, también san Patricio había sido llamado a guiar a un pueblo –el irlandés– que confiaba ciegamente en su liderazgo.

Ese período de aislamiento, pasado en constante conversación con el Señor, le dio las herramientas espirituales para poder cumplir mejor con sus deberes.

Tentaciones del demonio

En el siglo IX, algunas leyendas quisieron añadir más detalles a esta historia. Y escribieron, por ejemplo, que –tal como le sucedió a Jesús durante sus cuarenta días en el desierto– también san Patricio fue tentado por el demonio durante su período de retiro. 

SAINT PATRICK
Vidriera de san Patricio

Los demonios lo atormentaban día y noche, a veces en forma de pájaros negros que lo atacaban con picos puntiagudos, y a veces en forma de serpientes escurridizas que lo amenazaban con sus afilados dientes. 

Al final de esos cuarenta días de oración, san Patricio logró encontrar la fuerza para exorcizar esas malas presencias, ahuyentándolas de sí mismo de una vez por todas. 

Y él no solo los alejó: aprisionó a los pájaros en una cueva y ordenó a las serpientes que se arrojaran al mar y nunca más volvieran a suelo irlandés. 

Y –según cuenta la leyenda– esta es precisamente la razón por la que en Irlanda no hay serpientes: ¡el exorcismo de San Patricio fue tan poderoso como para desterrar para siempre de la isla a ese animal que la tradición asocia con Satanás!

Un lugar de culto muy antiguo reclamado para la Iglesia

Croagh Patrick se ha asociado con san Patricio desde la antigüedad. Sabemos con certeza que, en el año 824, había un «templo» dedicado al santo en la cima de la montaña, que de hecho se menciona en algunos documentos precisamente en ese año.

Pero, en realidad, las excavaciones arqueológicas realizadas en el lugar permiten afirmar que ya en el siglo V se habían puesto los cimientos de una iglesia.

Más allá de los picos de Croagh Patrick, las oraciones se elevaron incluso en siglos mucho antes de la llegada de san Patricio a Irlanda.

Otros hallazgos arqueológicos nos hacen pensar que la montaña había albergado lugares de culto desde la Edad del Bronce. 

En resumen, san Patricio habría elegido para la Cuaresma una montaña que, con toda probabilidad, ya había sido querida por los druidas, reclamándola para su Iglesia: ¡un verdadero leitmotiv, en la vida del obispo evangelizador!

A pie o en bicicleta de montaña: las peregrinaciones a Croagh Patrick

En poco tiempo, Croagh Patrick se convirtió en un célebre destino de peregrinación

El momento exacto en el que los irlandeses comenzaron a escalar la montaña en una práctica penitencial se pierde en la noche de los tiempos.

Croagh-Patrick-001_medium

En cualquier caso, sabemos con certeza que la tradición ya estaba muy extendida en el siglo XII.

Los caminantes llegaban a la montaña recorriendo en compañía el último tramo del camino, a lo largo de una ruta de peregrinación de 35 kilómetros que partía del pueblo más cercano y finalizaba a los pies de la montaña. 

Luego comenzaban la ascensión: aparentemente, esperando deliberadamente que el sol se pusiera, en una excursión nocturna a la luz de las antorchas que culminaba, con las primeras luces del alba, con una misa celebrada en la capilla en lo alto de la montaña. 

Hoy en día, para aquellos que caminan a buen ritmo (y con el equipo adecuado de trekking) se tarda unas dos horas en recorrer el camino pedregoso que conduce a la cumbre.

Es cierto que los peregrinos medievales andaban descalzos, en una práctica penitencial que aún hoy en día algunos valientes repiten de vez en cuando.

En cambio, los más vagos (o los más deportistas) hoy tienen la posibilidad de recurrir a un plan B: en 1904 se inauguró por una de las sierras un recorrido diseñado específicamente para ciclistas (ahora muy apreciado por los moteros, por la belleza del paisaje que ofrece a su vista).

Y son muchos los caminantes que (en bicicleta o a pie) siguen escalando la montaña hoy en día.

CROAGH PATRICK
Irlanda. Croagh Patrick

Se estima que cada año unas 40.000 personas se detienen durante algún tiempo en la cima de la montaña, durante las romerías que se organizan mayoritariamente en los meses de verano ( y que se concentran con especial intensidad el último domingo de julio: aquel en el que, según la antigua tradición, gran número de fieles partía para llegar a la montaña).

Una oración itinerante para mortificar el cuerpo templando el alma

Un adagio famoso dice «el que canta, reza dos veces», y casi parece que los irlandeses quisieran traducirlo en una especie de «el que camina rezando, reza aún mejor».

A lo largo de las crestas de Croagh Patrik, los peregrinos aún hoy observan una forma de oración muy antigua que era típica del cristianismo anglosajón primitivo y que, en esa montaña, se ha conservado hasta el día de hoy.

Y es que la oración de los peregrinos va acompañada de periambulaciones que se realizan, a intervalos regulares, a lo largo de los descansos del camino. En resumen: ni siquiera los momentos de contemplación permiten descansar las piernas, obligándolos a caminar sobre el terreno, en una pequeña mortificación más.

A lo largo de su peregrinación, el viajero se encontrará con tres estaciones de descanso: dos, son simples montones de piedras colocados a lo largo de las crestas opuestas de la montaña; la tercera es, intuitivamente, la capilla construida en la cima de la montaña.

Según la antigua tradición, estas son las etapas que marcan el camino del peregrino.

Croagh Patrick

1. Llegado a la primera estación de descanso, el viajero da siete vueltas al montón de piedras, recitando un Padrenuestro, un Avemaría y un Credo final siete veces

Sin interrumpir su viaje, inmediatamente reanuda su ascenso, teóricamente sin detenerse nunca hasta llegar a la cima de la montaña. 

2. Allí -habiendo llegado finalmente al interior de la iglesia- tendrá la oportunidad de descansar sus pies por un corto tiempo, arrodillándose frente al altar y recitando el mismo conjunto de oraciones (siete Padrenuestros, siete Avemarías y un Credo final) seguidas de otras quince repeticiones de las mismas oraciones. 

Pero inmediatamente después reanuda su marcha, sin conceder nada al descanso.

3. La tercera y última capilla votiva le dará la bienvenida cuando el peregrino haya pasado ya la mitad de su descenso.

Aun así, tendrá que dar siete vueltas alrededor de un montón de piedras, recitando los siete Padrenuestros, las siete Avemarías y el Credo final.

Penitencia y mortificación

Y si a primera vista, la idea de un peregrino dando vueltas rezando sus oraciones puede hacerte sonreír, no se debe subestimar el poder de esta determinación.

Si la peregrinación se emprende con espíritu de penitencia, es bueno que la mortificación se viva de la manera más rigurosa posible, sin permitir ni un minuto de descanso a los miembros cansados: este es el mensaje que subyace en la práctica.

Y, en esto, los caminantes irlandeses realmente tienen mucho que enseñarnos.

Tags:
cuaresmairlandamontañapenitenciasan patricio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.