Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 12 abril |
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Un grupo de abuelas comparte cocina en un restaurante de Nueva York

NONNAS

Enoteca Maria

Uns de las abuelas que cocina en la Enoteca María de Nueva York.

Merche Crespo - publicado el 09/02/23

El proyecto empezó como restaurante de comida italiana, pero ahora participan mujeres de todo el mundo

El propietario del original restaurante, Joe Scaravella, un italiano residente en Nueva York, sintió que debía mantener viva de alguna forma la presencia de las mujeres de su vida. Su abuela, su esposa y su hermana fallecieron consecutivamente. 

Y pensó que abrir un restaurante de comida italiana auténtica, como la que preparaba su nonna(abuela, en italiano) Domenica, era el mejor homenaje que podía hacerles. Echaba de menos esos sabores caseros.

Anuncio solicitando «nonnas»

Entonces se le ocurrió poner un anuncio en el periódico local solicitando abuelas que pudieran cocinar platos regionales de diferentes zonas de Italia.

La respuesta fue espectacular. Joe citó a las candidatas en su casa y le presentaron diferentes platos exquisitos.

Así que, en 2006 y sin ninguna experiencia en hostelería, abrió el restaurante con la idea de preservar la comida tradicional de su nonna. Al local, situado en Staten Island, lo bautizó con el nombre de Enoteca Maria, el nombre de su madre.

Sabiduría de las abuelas

Joe cuenta en la página web del restaurante:

«Al crecer, me di cuenta de que mi abuela había sido la depositaria de nuestra cultura e identidad familiar. Y descubrí que, como ella, millones de abuelas en todo el mundo transmiten su herencia a sus nietos».

Y ese es el objetivo de su pequeño restaurante: no perder las tradiciones y apostar por una gastronomía más cercana, no tan vanguardista, sino casera.

Mientras sus clientes saborean los platos preparados por sus chefs consigue transportarlos a su infancia y a los recuerdos de su familia

Conoce a algunas de las «abuelas» cocineras en la siguiente galería de fotos:

Abierto a otras culturas

Después de unos años en funcionamiento, el propietario decidió extender su idea a otras culturas culinarias. Así que Joe creó un libro virtual, Nonnas del mundo donde cualquier persona puede incluir recetas de su abuela.

El libro tiene la intención de convertirse en la colección más grande de recetas de abuelas y en cada página se recoge una breve biografía de la abuela, tres fotografías y la receta en cuestión. Todo escrito en el idioma nativo de esa persona.

Según Scaravella, «se trata de un precioso testimonio de la cultura culinaria de gente común de todo el mundo».

Del libro a la cocina

Pero Joe dio un paso más: en 2015 abrió físicamente su cocina a abuelas de todo el mundo para que también pudieran cocinar sus platos tradicionales y servirlos a los clientes de su restaurante.

Muchas de ellas no habían cocinado nunca fuera de su casa ni para tantos comensales, pero antes de entrar en la cocina del restaurante, recibieron una serie de clases para así garantizar el mejor servicio.

Idioma culinario

Incluso algunas abuelas no sabían hablar inglés, pero una vez entraban en la cocina eran sus manos las que hablaban. Manos que cuentan la cultura del país donde nacieron.

De esta forma Enoteca María añadió a su nombre Nonnas of the World. Porque allí, en ese comedor reducido y abierto a solo 30 personas, se reúnen abuelas de países como Argelia, Argentina, Colombia, República Checa, República Dominicana, Francia, Grecia, Irlanda, Kazajistán, Corea, México, Filipinas, Polonia, Puerto Rico, Sri Lanka, Siria, Taiwan, Turquía o Venezuela.

En

se puede conocer a las chefs de Enoteca María.

Elaboración de menús

El menú cambia a diario: la mitad son recetas italianas y la otra mitad depende de la nacionalidad de la chef que cocine ese día.

Scaravella les da libertad para elegir el plato que quieren preparar: «Ellas compran los ingredientes, escogen los platos que quieren servir y pasan más de medio día en nuestra cocina preparando sus recetas tradicionales».

Fátima, una nonna de Turquía, explica que para ella cocinar en Enoteca María «es una forma de brindar un pedazo de mi país a la gente que no lo conoce y así también puedo revivir mi historia». Y añade que todos los platos los prepara con mucho amor y nostalgia por su patria.

Hacer felices a los demás

Todas las abuelas se sienten útiles y se muestran satisfechas con su trabajo. Adelina Orazzo, una de sus chefs italianas, confiesa: «Todo lo preparo con el mismo cariño como si lo hiciera para mis hijos y me gusta ver los rostros felices de los clientes».

Además, ahora también ofrecen clases de cocina gratuita a todos aquellos que quieran aprender.

La acogida del público siempre ha sido muy positiva. Tanto que el restaurante recibe llamadas de clientes extranjeros que quieren reservar mesa durante su estancia en la ciudad de Nueva York. ¡Hay lista de espera!

Todos quieren probar la experiencia de ir a un restaurante y comer como si estuvieran en casa de su abuela.

Tags:
abuelosancianosestados unidosinmigrantesrestaurante
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.