Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 29 mayo |
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

Ángela Salawa: La empleada doméstica que se convirtió en beata

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
ANGELA SALAWA

Public domain

Sandra Ferrer - publicado el 03/02/23

Pobre y mal nutrida, dedicó su vida a Dios y fue enfermera durante la Primera Guerra Mundial

Los cristianos estamos llamados a ser santos. Todos y cada uno de nosotros, sea cual sea nuestra condición. Ejemplos encontramos en la extensa lista de santos y santas, cuyos orígenes y trayectoria vital son muy dispares.

Desde reyes hasta el más humilde del ser humano, tiene en sus manos la santidad. Ángela o Aniela Salawa era una mujer sencilla, humilde, pobre. Vivió en unas condiciones lamentables y murió tras grandes sufrimientos. Una vida que podría haber estado llena de desesperanza y que, sin embargo, impulsó a esta mujer a superar todos los calvarios posibles y abrazar la Cruz con alegría. 

El 9 de septiembre de 1881 llegaba al mundo la undécima hija de Bartolomé y Eva, una pareja sencilla de herreros y campesinos que vivía en una población árida cercana a Cracovia. Poco pudieron ofrecer a la pequeña en aquel mundo de escasez, por lo que Ángela creció siendo una niña enfermiza y desnutrida. El alimento que no le faltó fue el espiritual. En su casa, Ángela conoció el amor de Dios, que no abandonaría nunca. 

Su fragilidad no le permitió a Ángela participar en los duros trabajos del campo como sus hermanos, pero hizo todo lo que pudo para ayudar a los suyos. Acudió muy poco tiempo a la escuela, donde apenas aprendió a leer y escribir. Con doce años empezó a trabajar como empleada del hogar. Cuatro años después se marchó a Cracovia donde vivía Teresa, una de sus hermanas, y continuó con su trabajo a través de la Asociación de Santa Zita, una institución católica que ayudaba a las mujeres que trabajaban como empleadas del hogar. 

En aquella época, Ángela parecía querer disfrutar de la vida mundana. Pero los consejos de su hermana, que falleció prematuramente, le volvieron a recordar aquella fe que los suyos le habían inculcado de pequeña. Estando un día en un baile, Ángela tuvo una visión de Jesús quien le preguntó por qué prefería bailar en vez de seguir sus pasos. Desde entonces, su vida cambió radicalmente. Rezar y abandonar sus diversiones mundanas fueron los primeros pasos. El siguiente sucedió en la primavera de 1912 cuando decidió hacerse terciaria franciscana. 

Ángela continuó con su duro trabajo y en sus momentos de descanso se entregó a la oración y a la lectura de las vidas de santos. En 1914, con el estallido de la Primera Guerra Mundial, decidió permanecer en Cracovia y convertirse en enfermera. Para entonces, su salud ya de por sí débil, empeoró. A pesar de las dificultades, Ángela Salawa continuó asistiendo a los enfermos y heridos en distintos hospitales de la ciudad polaca encontrando en la oración la principal fuerza para seguir adelante. Durante los últimos años de su vida vivió sola en una habitación minúscula y sin prácticamente alimentos que llevarse a la boca. 

Finalizada la guerra, aún tuvo fuerzas para realizar una peregrinación a Chestochowa. Dos años después, su cuerpo ya no pudo aguantar más y falleció el 12 de marzo de 1922. Tenía poco más de cuarenta y un años. 

En la misa de beatificación celebrada en Cracovia el 13 de agosto de 1991, el Papa Juan Pablo II afirmó: «es para mí una gran alegría haber podido celebrar la beatificación de Ángela Salawa en Cracovia. Esta hija del pueblo polaco, nacida en la cercana Siepraw, vinculó una parte considerable de su vida a Cracovia. Esta ciudad fue el ámbito de su obra, de su sufrimiento, de su maduración en la santidad. Vinculada a la espiritualidad de san Francisco de Asís, mostró una sensibilidad insólita a la acción del Espíritu Santo». 

En el recuerdo de esta «sencilla ama de casa», el Pontífice aludió también a la entonces aún beata Eduviges, reina polaca, destacando que todos y cada uno de nosotros podemos llegar a ser santos: «Repetimos estas palabras junto con la Beata Eduviges, Reina de Polonia y ‘madre de las naciones’. Y las repetimos junto con la Beata Angela Salawa. Que estas dos figuras femeninas se unan en nuestra conciencia. ¡La reina y la doncella! Toda la historia de la santidad y de la espiritualidad cristiana edificada sobre el modelo evangélico quizás no se exprese en esta simple frase. ¿’Servir a Dios es reinar’? (cf. Lumen gentium, 36). La misma verdad expresa la vida de una gran reina y una simple doncella.»

Lee este artículo
gratis
Crea tu cuenta gratuita y podrás acceder a todos los artículos de Aleteia, sin limitaciones, así como escribir comentarios.
Lee gratis registrándote

Tags:
beatificacionculturahistoriasantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.