Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 06 diciembre |
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Una monja de 87 años atrapa a una ladrona y la retiene en el convento para que la detengan

robo

Zarateman -WIKIPEDIA Dominio público

El convento de Santa Clara en la ciudad de Palencia es del siglo XV.

Dolors Massot - publicado el 19/10/22

El intento de robo se produjo en el convento de Santa Clara de Palencia (España)

Una monja de 87 años de edad se ha convertido en protagonista de un suceso que, gracias a Dios, acabó bien. Este lunes la religiosa, que pertenece al monasterio de Santa Clara, en el casco antiguo de la ciudad de Palencia, tuvo el valor de hacer frente a una presunta ladrona que intentaba robar en el convento.

La religiosa retuvo a la mujer en el interior del convento. Al parecer, esta habría entrado en el edificio a través del torno y pretendía robar aprovechando que las religiosas se encontraban en un momento de oración.

A pesar de sus 87 años de edad, la monja se percató de que había entrado en el convento una mujer de 45 años. Al verla, le plantó cara y llegó a forcejear fuertemente con ella. Además, la retuvo hasta que apareció la Policía. Esto ocurrió a las 18.20 horas y los agentes de la Policía, al llegar y ver lo que había ocurrido, fueron los primeros sorprendidos por la audacia de la valiente anciana, que no se arredró ante la posibilidad de que alguien robara en el convento.

Lo último que debía de esperar la mujer de 45 años es que una de las monjas del convento le plantaría cara y lograría retenerla hasta la llegada de la Policía. Y así fue. En torno a las 18:20 horas de la tarde, la monja se percató de la intrusión de la ladrona y tras el fuerte forcejeó consiguió encerrar a la mujer hasta que los agentes llegaron al convento.

La presunta delincuente fue detenida por la Policía y trasladada a los calabozos de la Comisaría Provincial de Palencia, para pasar a disposición judicial.

La religiosa tuvo que ser atendida por los servicios médicos que se trasladaron hasta el convento. No le encontraron lesiones.

Otro intento anterior

Al parecer, no era la primera vez que la mujer habría intentado robar en el convento de Santa Clara de Palencia, un imponente edificio gótico del siglo XV. Las religiosas declararon que hace un tiempo la sorprendieron escapando del lugar después de darse cuenta de que faltaba dinero en el interior del monasterio. Sin embargo, decidieron no interponer denuncia y dejar pasar el hecho. Esta vez, en cambio, la situación se hizo más peligrosa incluso para la vida de una monja anciana, por lo que el caso previsiblemente llegará al juzgado.

En cuanto a la presunta ladrona, seguramente tendrá ahora tiempo de recapacitar y pedir perdón. En la historia de la Iglesia, los ladrones también tienen un espacio de alegría con Dios una vez se han arrepentido de sus fechorías. San Dimas, el Buen Ladrón que estuvo crucificado junto a Cristo, es su patrón y en nuestros días no son pocos los que descubren la misericordia de Dios con todos nosotros. Quién sabe si para esta presunta ladrona ha comenzado un camino mejor.

Tags:
DeClausuraespañamonasterioreligiosasrobo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.