Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 02 diciembre |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿La sacristía es un lugar sagrado?

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
SACRISTIE-GODONG-FR338104A.jpg

Fred de Noyelle / GODONG

Sophie Roubertie - publicado el 27/07/22

Anexo de la iglesia, la sacristía es el lugar de conservación de los vasos sagrados y los ornamentos litúrgicos. Sacerdotes y monaguillos se preparan allí para misas y celebraciones

La sacristía es una estancia anexa a la iglesia, con la que comunica. Su carácter es sagrado por el uso que se hace de él.

Su propio nombre es señal de que no es sólo un trastero, sino un lugar de oración, pues sacristía proviene del latín sacer, que significa sagrado.

La sacristía puede ser un edificio separado del edificio principal, como si estuviera adosado a la iglesia, o fusionarse con ella, reemplazando a una capilla lateral completamente cerrada.

Permite conservar todos los vasos sagrados, como cálices o ciborios, objetos litúrgicos, candelabros o incensarios.

Sirve también como reserva para todo lo indispensable en la liturgia. Los armarios o alacenas contienen pues las hostias, el incienso, las velas. Las vestiduras sacerdotales y los lienzos litúrgicos también encuentran su lugar allí.

Sacristías con historia

La historia de cada iglesia condiciona el contenido de la sacristía. Las más antiguas han conservado en ocasiones preciosos objetos litúrgicos.

Algunas incluso albergan un «tesoro«, llamado así cuando las piezas tienen una especial importancia artística, como el tesoro de Notre-Dame, que se guardaba en la sacristía.

Otras son muy simples, lo suficientemente grandes como para almacenar lo mínimo necesario.

El cuidado de los objetos litúrgicos y la preparación del altar suele encomendarse a los sacristanes, que pueden ser laicos o religiosos según el lugar.

Un espacio para prepararse

SACRISTIE-GODONG-FR510260A.jpg

La sacristía es también el lugar de preparación de los sacerdotes. Se ponen las vestiduras litúrgicas correspondientes a la celebración prevista. Este es también el caso de los monaguillos.

Pero lejos de ser sólo un guardarropa, la sacristía es también un lugar de meditación, aprovechando el sacerdote este tiempo alejado de la multitud para prepararse, en oración, a la celebración del oficio.

La sacristía dispone en ocasiones de un fregadero con tapa (que también se puede llamar piscina), que permite evacuar las aguas de purificación o elementos sagrados directamente al suelo sin mezclarlos con las aguas residuales. En particular, se puede utilizar para lavar manteles de altar.

Silencio, respeto

SACRISTIE-GODONG-UG582111B.jpg

Para preservar el papel de meditación del lugar, se recomienda respetar las oraciones de quienes se preparan para ello y hablar en voz baja.

Siempre se coloca un crucifijo en un lugar claramente visible para recordar el carácter sagrado del lugar.

Algunas iglesias antiguas no tienen sacristía de la misma época: en la Edad Media, las iglesias tenían grandes anexos (edificios conventuales, episcopales, curas, etc.) parte de los cuales podían destinarse al servicio litúrgico. Habiendo sido destruidos estos edificios anexos a menudo, hubo que construir una sacristía en un momento posterior.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
dummies liturgiaiglesialiturgiamisa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.