Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 06 diciembre |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

5 claves para la madurez espiritual

JOY

Shutterstock | Dean Drobot

Aceptar que nuestra realidad completa está formada por el fracaso y la gracia es un primer paso

Luisa Restrepo - publicado el 27/07/22

No se trata de eliminar la tempestad -lo negativo- sino de meternos en la barca con Jesús. Una reveladora reflexión de Luisa Restrepo

La vida del espíritu es dinámica, es movimiento y siempre quiere crecer. Para no ponerle obstáculos, es necesario, conforme maduramos humanamente, hacerlo también en el espíritu. Estos puntos nos podrían dar algunas claves:

1Vivir desde lo que soy, no desde lo que me sucede. No quedarnos en los accidentes

No escapar de lo que nos sucede, sino presentarnos al médico tal cual como estamos.

Situarnos en toda nuestra realidad. Nuestra realidad completa está formada por el fracaso y la gracia.

Sin embargo, estamos llamados a redimensionar la realidad desde lo que somos verdaderamente: lo más real de nosotros mismos es que estamos hechos a imagen de Cristo. La madurez de la vida cristiana consiste en adecuarnos a esta realidad.

“Gusto en ser tal cual soy para ser tuyo y para darme a ti”.

San Juan de la Cruz

2Soy porque soy amado

No asentarnos en la nuestra fragilidad sino mirar a Cristo. Caer en la cuenta de que su amor es el que nos forma.

Estamos estructurados en la Cruz de Cristo y nuestra constitución es el amor. Por eso se trata de usar todas nuestras energías para el amor, para hacer crecer el bien que hay en nosotros y no para fijarnos en nuestros demonios.

Nada, ni la peor circunstancia, puede impedirnos amar, y en el amor somos lo que estamos llamados a ser.

3Nuestro mal está habitado por el omnipotente

Somos el caos inicial de la creación. Ese es el material sobre el que Dios hace en nosotros la nueva creación. Dios trabaja desde nuestra debilidad para que surja en nosotros algo nuevo.

Sobre cada uno de nosotros Dios ha pronunciado su palabra: Cristo. Y aunque todos los días seamos conscientes de nuestra fragilidad, contamos con la fe y con el amor de Dios, a pesar de todos nuestros problemas.

Nuestra sensibilidad debe estar puesta, no tanto en la presencia del mal sino en el amor y la bendición de Dios.

Cuando peor nos sentimos más ganas tiene Cristo de unirse con nosotros. Toda humillación es donde Jesús nace, como en Belén.

En las limitaciones es donde surge Dios. La presencia de Jesús hace bella y buena cualquier circunstancia.

Si está Jesús está todo.

4Soy porque soy continuamente salvada

Como el pueblo de Israel, en nuestra vida Dios nos regala “pasos por el Mar Rojo”. Si nos detenemos a pensar, todos hemos estado más de una vez en esta experiencia, la experiencia de no poder avanzar ni retroceder, de estar estancados. Dios nos lleva al Mar Rojo para hacernos entender que no hay salida, hay una promesa de salvación.

Lo propio de Dios es hacer maravillas. En nuestra vida, Dios hace que se derrumben sueños y se construyan realidades.

Se trata entonces de no eliminar la tempestad sino de meternos en la barca con Jesús. Solo Él puede calmar los torbellinos de nuestra vida.

La esperanza teologal comienza cuando termina la esperanza humana. Somos permanentemente salvados por la ternura de Dios.

5Vivir esperando al Espíritu Santo

Nuestra vida cristiana consiste en hacernos dóciles, como María, a la acción del Espíritu en nosotros.

Partir de Dios mismo para realizar las obras de Dios. Esperarlo en nuestra vida y darnos todos los días cuenta de su obra.

Él armoniza nuestro caos, irrumpe en el momento menos esperado y obra en nosotros sin darnos cuenta.

“Habíamos creído que Dios era ternura. Ahora descubríamos que Dios era vértigo. Habíamos creído que Dios era soberanía. Ahora se nos hacía ver que Dios era ebriedad. Habíamos creído que Dios era la última calma. Y alguien vino a contarnos que Dios era locura”.

José Luis Martín Descalzo
Tags:
amorcrecimientoespiritualidadfelicidadmadurez
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.