Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 01 octubre |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿Tengo cuerpo o soy mi cuerpo?

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
shutterstock_1211476474.jpg

Svitlana Sokolova | Shutterstock

Vallorar que somos cuerpo y tenemos espíritu nos ayudará a caminar con paso firme en la vida.

Orfa Astorga - publicado el 13/07/22

Una joven guapa y exitosa acude al consultorio porque ha detectado que sus muchos "amigos" solo se fijan en su belleza. La especialista Orfa Astorga recrea un diálogo con claves para encontrar solución a ese sufrimiento

—Me he dado cuenta de que mis pretendientes en realidad no buscan quererme. Por eso me siento deprimida y con problemas de salud —contaba en consulta una joven y exitosa profesionista, de cuerpo escultural y ropa ajustada.

Proseguía:

—Hago ejercicio, cuido mis hábitos alimenticios, y no tengo vicios, pero mis problemas personales son otra cosa, por lo que dudo de un lema puesto a la entrada del gimnasio, que dice: “Cuerpo fuerte, mente invencible”.

—Cuidar del cuerpo está bien, pero dígame… ¿Cuida también su espíritu? —le pregunté con tacto.

—¿Mi espíritu? No soy religiosa, si a eso se refiere.

—No hablo de religión, sino que me refiero al espíritu, como una dimensión constitutiva de la persona.

—Sigo sin entender, necesito un ejemplo.

—Muy bien, entonces dígame: ¿considera que tiene cuerpo o que usted es su cuerpo?

—Para mí la respuesta es: “yo tengo cuerpo”, y vaya que a veces lo sufro.

—¿Cómo se describe en ese sufrimiento?

—Que soy yo la que sufre física, emocional y psicológicamente, no es mi dedo que me he cortado, ni mi estómago cuando no he digerido algo, o mis emociones cuando he recibido una mala noticia.

Siempre soy yo en todo, y la que, a propósito, se entristece por no saberse valorada.

Las tres actitudes ante una persona

—Entonces, para aclarar lo del espíritu, hablemos de tres actitudes que suelen darse en la relación entre las personas.

Actitud hedonista. Solo tiene en cuenta la dimensión de lo corporal, y se puede describir con la expresión: “Qué placer me proporciona que existas, y que puedas ser para mí motivo de goce”.

Actitud utilitarista. Solo tiene en cuenta la dimensión de lo material y lo conveniente, se describe con la expresión: “Qué útil me resulta que existas para mí.”

Actitud benevolente. Habla de la dimensión espiritual de las personas y se describe con la expresión: “Qué bueno que existas, por ser un bien en ti misma”.

shutterstock_284231429.jpg
El verdadero amor es benevolente.

—Con lo que dice, entiendo que mis pretendientes no ven en mí la dimensión espiritual, así que de lo del amor benevolente, no tengo noticias —intervino dolida mi consultante.

—Pasa que no eres ni solo cuerpo ni solo espíritu, sino que ambas dimensiones se unen conformando tu único ser. Dicho de otro modo, como persona eres un espíritu encarnado, y un cuerpo espiritualizado, así que no es que tengas cuerpo, sino que lo eres.

Ese yo, al que haces referencia, es el que identifica esa unión y el que puede decir: “Yo soy mi boca, mis ojos, mis brazos, mi cara, mi corazón, lo que pienso y lo que siento”.

Ahí precisamente se encuentra el verdadero atractivo del ser persona, pues por esa unidad de cuerpo y espíritu, los ojos son la ventana del alma, la boca expresa la belleza del ser, el movimiento de las manos, la íntima delicadeza, una serena sonrisa, la paz y el orden del espíritu.

Es así porque, gracias al cuerpo, el espíritu se puede expresar, y gracias al espíritu, el sentido del cuerpo se puede elevar.

GIRL, FACE, SUNNY
Todos podemos encontrar el amor auténtico.

—Ahora entiendo por qué en ocasiones siento un dolor profundo en el corazón cuando no se fijan en mi verdadero ser. Sin embargo, soy responsable, pues tratando de ser atractiva, he pasado por alto que soy esa unidad sustancial, cuerpo y alma.

Mas, siendo optimista, ahora que me doy cuenta, no solo cuidaré la salud del cuerpo sino también, y más importante, la del espíritu.

Muchas personas se enferman porque piensan y viven como si el alma y el cuerpo fueran dos realidades diferentes. No solo no son realidades distintas o separadas, sino que existe entre ellas una unidad sustancial tal que no se puede romper, sin grave daño para la persona.

Por Orfa Astorga de Lira

En Aleteia te orientamos gratuitamente, escríbenos a: consultorio@aleteia.org

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
amor de parejaAmoris laetitia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.