Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 22 mayo |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

El camino a Dios es… el ser humano

shutterstock_1070507450.jpg

Mladen Zivkovic | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 01/02/22

Necesito ver en las personas más cercanas la huella divina, quiero aprender a valorar su santidad sin despreciarla al tocar con dolor su pecado

El camino a Dios es el ser humano. A pesar de la fugacidad de tantas cosas. Porque todo pasa, todos los carismas desaparecen, sólo el amor queda:

«¿El don de profecía?, se acabará. ¿El don de lenguas?, enmudecerá. ¿El saber?, se acabará. Porque limitado es nuestro saber y limitada es nuestra profecía».

Las cosas desaparecen. Los días pasan. Algunos sueños mueren sin dejar huella. El saber es limitado. Todo lo es.

«Cuando venga lo perfecto, lo limitado se acabará. Ahora vemos confusamente en un espejo; entonces veremos cara a cara. Mi conocer es por ahora limitado; entonces podré conocer como Dios me conoce».

Es perentorio todo lo que toco. Lo que acarician y sostienen mis manos. Es tan vago y esquivo lo que pretendo retener con la fuerza de mis manos…

Malentendidos mundanos

ROZMOWA

Lo que ven mis ojos es confuso. Lo veré todo claro en el cielo, eso lo sé. Ahora en la tierra todo lo malinterpreto.

Me sucede como a aquellos vecinos de Jesús que no lo entienden, no lo comprenden ese día y lo condenan:

«Al oír esto, todos en la sinagoga se pusieron furiosos y, levantándose, lo empujaron fuera del pueblo hasta un barranco del monte en donde se alzaba su pueblo, con intención de despeñarlo. Pero Jesús se abrió paso entre ellos y se alejaba».

La incomprensión lleva a la violencia. Quieren acabar con Jesús pero Él sigue su camino.

¿Un hombre, Dios?

Para ellos Jesús sólo es un hombre, uno más: «¿No es éste el hijo de José?». No es especial, sólo es el hijo de José, el carpintero, uno de los suyos. No es el Mesías, no puede serlo.

Al mismo tiempo han escuchado cosas milagrosas de Él. Son habladurías. Lo que la gente dice.

Milagros, palabras de vida. Pero ellos son su familia, son de los suyos. No pueden creer que sea Dios, que sea especial.

Santos junto a mí

A mí también me cuesta creer que sea especial quien está a mi lado.

Desde lejos la belleza y la santidad parecen más visibles. Desde cerca destacan los defectos, las heridas, las carencias. Algo falta, no todo está en orden. No es convincente la forma de actuar y comportarse.

Soy dado a valorar al que menos conozco y despreciar al que conozco bien. El otro es como yo, humano, uno más.

¿Qué puede tener de especial aquel con el que comparto la vida, el camino, o mis sueños? No es alguien genial, no puede serlo.

Tal vez porque si lo es puede que sea excesivo lo que tengo que hacer yo para estar a su altura. A su lado yo no brillo. Además, ¿podrá salvarme quien es uno de los míos?

Dios no está lejos

CZEGO UCZĄ GÓRY

He tratado de colocar a Dios muy lejos, muy inalcanzable. En una nube de misterio cualquier milagro es posible.

Fuera de esas sombras que todo lo confunden, la realidad es demasiado simple y dolorosa. Si Dios es todo lo contrario a lo que yo soy estoy a salvo.

Un Dios intangible al que no puedo tocar ni mancillar. Alguien todopoderoso capaz de superar mis incapacidades.

Un Dios totalmente puro, siendo yo tan sucio. Eterno que venza mi temporalidad.

Un Dios que conduce mi vida desde lejos para no mancharse, para poder echarle la culpa a ese Dios de todos mis males. Culpando a alguien me siento más en paz.

Alguien puede salvar la situación, resolver el problema, y liberar el obstáculo. Ese Dios puede hacer lo que yo no soy capaz de hacer con mis medios.

Alejo a Dios de mi vida. Lo hago todo lo contrario a lo que soy, lo opuesto, lo más lejano a mi pobre existencia.

Con ese Dios no tengo miedo. Él podrá sacarme de todas mis indigencias y dificultades.

Creo en un Dios totalmente otro. Transcendente, lejos de lo inmanente. Más allá de las nubes donde yo no puedo entrar.

Necesito a la persona humana para llegar a la divina

Pero cuando creo en un Dios tan perfecto y lejano, mi vida es demasiado pequeña y no acabo de amar a ese Dios personal.

Sin los lazos humanos no puedo llegar a Dios. Leía el otro día:

«Los dirigentes, los padres y educadores, están llamados a ser un transparente y camino expedito hacia el Padre; de otra forma le será extraordinariamente difícil al hombre moderno llegar a tener una vivencia filial ante Dios Padre».

Rafael Fernández de Andraca, José Kentenich, Manual del Dirigente

No puedo sentirme hijo de un Dios demasiado lejano. Necesito tocar en la carne los límites y la infinitud, la inmanencia de la carne y la trascendencia del espíritu. La generosidad de una vida entregada con la humanidad de los límites del pecado.

Necesito ver en las personas más cercanas la huella de Dios. Quiero aprender a valorar su santidad sin despreciarla al tocar con dolor su pecado.

La luz ilumina desde cada uno

Nada me sorprende ya porque yo también soy hombre, débil, herido, torpe. Y en esos límites sólo el amor de Dios logra sacar lo mejor de mí.

Es lo que hace Dios conmigo. Y entonces no soy Dios, sólo una huella, un aroma, un vestigio, una marca de su paso por esta tierra.

Dios sigue acariciando la carne humana para hacerla suya, divinizándolas. Sigue abrazando el corazón del hombre para que se haga niño.

Y es esa luz la que logro ver, la de Dios en mí, en tantos. La luz que ilumina el corazón herido de muchos.

Sus pecados me recuerdan que estoy llamado a una vida grande. No dudo, no temo. Me alegra saber que puedo dar más siendo tan pequeño.

Tags:
amorBuscadiosser humano
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.