Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 22 mayo |
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Un mensaje perfecto de un sacerdote a su comunidad en crisis

Priest shepherds his flock

PeopleImages.com - Yuri A | Shutterstock

J.P. Mauro - publicado el 15/09/23

La parroquia estaba en el punto de mira de los vándalos y el sacerdote dio instrucciones decisivas para motivar las buenas intenciones de la comunidad

El 5 de septiembre de 2023, la iglesia de la Sagrada Familia de Grand Blanc (Michigan), en Estados Unidos, sufrió un cruel acto vandálico. Un individuo no identificado consiguió entrar en la iglesia, donde profanó los objetos sagrados. Ante este momento de dolor para la comunidad, el padre Joseph Krupp, párroco local, envió un mensaje a la comunidad a través de Twitter.

El extenso mensaje explicaba a los fieles lo sucedido y exponía las medidas que la parroquia pensaba tomar tras el ataque. Explicaba que alguien había entrado en la iglesia en plena noche, había roto muchas cosas y aún no se habían calculado los daños materiales.

Señaló, sin embargo, que las cámaras de la iglesia habían captado una imagen del vándalo, lo que dejaba a la policía con una pista que seguir. Además, compartió otras buenas noticias, con un poco de humor:

Hay más buenas noticias:

  1. Nada de lo que rompió no puede ser reemplazado;
  2. No consiguió entrar en nuestra escuela;
  3. La cerveza que tomó del salón era muy, muy vieja y la íbamos a tirar;
  4. Ninguno de los daños es permanente ni nos impide vivir nuestra misión.

El P. Krupp señaló, sin embargo, que en los dos últimos años se ha producido un alarmante aumento de los casos de vandalismo contra iglesias católicas:

«Mi tesis en la universidad fue sobre la historia de los católicos en este país y puedo decir que las iglesias católicas están siendo vandalizadas y profanadas a un ritmo que no habíamos visto desde los días anteriores a la Guerra Civil. Parece que ahora esto forma parte de nuestra vida y lo afrontaremos con gracia, misericordia y dignidad».

Instrucciones para la comunidad parroquial

El párroco reconoció el hecho de que la comunidad parroquial católica quería hacer algo para ayudar. El párroco dio entonces una excelente orientación a su rebaño, ofreciendo una serie de sugerencias sobre cómo podían implicarse los católicos en el esfuerzo por aliviar la incertidumbre tras semejante violación del espacio sagrado.

En primer lugar, el P. Krupp llamó a la congregación a rezar y les invitó a asistir a una Misa en la que todos pidieran a Dios que perdonara al autor y curara cualquier daño espiritual causado:

«Rezaremos por quienes han hecho estas cosas y les amamos. Sean cuales sean sus motivos, si los tienen, estas personas son nuestros pacientes, no nuestros enemigos, y es nuestro deber, como amantes de Jesús, actuar como Jesús actuó. Para ser claro, debo recordarnos a todos que esta no es una opción que Jesús nos ofrece, es un mandato que Él nos da.»

Descubrir que tu parroquia ha sido objeto de vandalismo es descorazonador y puede parecer fuera de control. Sin embargo, el P. Krupp retomó el control con su decisivo mensaje, en el que explicaba la situación y comprometía a su comunidad con formas tangibles de dirigir sus esfuerzos y buenas intenciones.

Tags:
estados unidossacerdote
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.