Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 22 junio |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Por qué la oración puede ser también “penitencia”?

Confesion

Mónica Muñoz

Peter Cameron, OP - publicado el 29/08/23

Debemos realizar la penitencia asignada en la confesión con reverencia y espíritu de ferviente oración, no solo recitando las fórmulas sin sentido

Después de que terminamos de confesar nuestros pecados, el sacerdote nos asigna una penitencia  específica. El Catecismo de la Iglesia católica dice lo siguiente: “[La penitencia] puede consistir en oración, donación, obras de misericordia, servicio a los demás, privaciones voluntarias, sacrificios y, sobre todo, la aceptación paciente de la cruz que debemos llevar” (CEC, 1460).

San Juan Pablo II nos recuerda que las penitencias que los fieles reciben en la confesión “son el signo del compromiso personal que el cristiano ha hecho con Dios en el sacramento para comenzar una nueva vida”. Por tanto, no deben reducirse a meras fórmulas que deben recitarse, sino que deben consistir en actos de culto, caridad, misericordia o reparación.

En otras palabras, debemos realizar la penitencia señalada con reverencia y espíritu de ferviente oración. Porque la realización de la penitencia es una ruptura deliberada con el mal. Al hacer nuestra penitencia, activamente le damos la espalda al pecado y nos encaminamos hacia la santidad.

Una penitencia demasiado simple

“A menudo, la penitencia dada en el confesionario por el sacerdote católico consiste en recitar ciertas oraciones familiares; por ejemplo, rezar el avemaría una cierta cantidad de veces. Esta penitencia nominal alcanza un estatus meritorio más allá del que su simple ejecución puede merecer, debido al mérito sobreabundante del sacrificio salvífico de Cristo, que el sacramento de la penitencia imparte al cumplimiento de una penitencia prescrita».

«Con la penitencia que hagas, no estás recomprando las buenas gracias de Dios. No son ustedes los que pagan por la absolución que han recibido. El mismo Jesucristo pagó ese precio cuando murió por nosotros en la cruz”.

Castigo y curación espiritual

La penitencia que recibimos es un privilegio; nos ayuda a configurarnos con Cristo.

A través del don de la penitencia sacramental, la persona puede iniciar el camino de regreso al Padre, pues la penitencia no solo pretende ser un castigo, sino también una curación. “Liberado del pecado, el pecador aún debe recobrar perfecta salud espiritual” (CEC, 1459).

Al realizar nuestra penitencia, reparamos el daño causado por el pecado, pero también “restablecemos los hábitos propios del discípulo de Cristo” (CIC, 1494).

¡Y Dios está deseoso de aceptar nuestra penitencia completa, como un medio adecuado para recuperar una estrecha amistad con él!

Tags:
confesiónpenitenciareconciliacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.