Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 24 julio |
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

El vino y cuidado espiritual de estas monjas holandesas

Norbertanki z klasztoru Sint Catharinadal w swojej winnicy

fot. arch. zgromadzenia norbertanek w Sint Catharinadal

#image_title

Madeleine Galek - Bérengère Dommaigné - publicado el 25/08/23

Estas monjas holandesas cultivan uvas en una finca del tamaño de diez campos de fútbol, ¡y la cantidad de vino que producen cada año podría llenar una piscina olímpica! Pero además de esta bebida, las monjas ofrecen, a quienes lo deseen, un bendito respiro espiritual en medio de las viñas

Las monjas norbertinas del monasterio de Santa Catarinadal, situado en la región de Brabante, al sur de los Países Bajos, son una de las congregaciones más antiguas del país: existen desde hace casi 750 años.

A pesar de una historia turbulenta -la Reforma o el dominio francés tras la conquista napoleónica, cuando, a pesar de la libertad religiosa, la vida monástica se consideraba inútil-, las monjas norbertinas han conservado no solo su comunidad, sino también los edificios del monasterio y las tierras que los rodean, en gran parte gracias a la protección de la corte real, a la que varias monjas estaban vinculadas. En la medida de lo posible, las monjas cultivaban los campos y gestionaban la granja para ser autosuficientes. Y así sigue siendo hoy, con un único cambio en el cultivo y el paso a la vid desde 2015.

¿Por qué vino?

«El vino tiene connotaciones bíblicas y hace referencia a Jesús. Y, la verdad, a las monjas también les gusta», explica Sor María Magdalena, priora del monasterio de Santa Catarinadal. Aunque en un principio las monjas norbertinas se plantearon cultivar lúpulo en los extensos terrenos del monasterio, decidieron que la producción de cerveza era menos acorde con la imagen de un monasterio femenino, por lo que en mayo de 2015 empezaron a producir vino.

Esta actividad comercial de las hermanas (que gestionan el viñedo, la bodega y la tienda del convento), se puso en marcha por una sencilla razón: mantener una base financiera saneada para el futuro. En un país donde hay cierta distancia entre la sociedad y la Iglesia, y por tanto probablemente relativamente poco apoyo material de la comunidad, los conventos intentan ganarse la vida con su propio trabajo.

Norbertanki z klasztoru Sint Catharinadal w swojej winnicy

Vino blanco, rosado y espumoso

Las hermanas producen una amplia gama de vinos. Norbertus blanco (nombre del fundador de la orden), Ricwere rosado (nombre de la primera monja norbertina), o Augustinus, un Chardonnay madurado en barricas de madera (nombre del Padre de la Iglesia cuya regla monástica se sigue en la orden norbertina). También hay un Pinot Gris madurado en barricas de madera, un vino rosado madurado en barricas de madera, creado exclusivamente para el restaurante del monasterio, y un vino espumoso tradicional elaborado con uvas blancas de Chardonnay. Todo ello se produce en 7,5 hectáreas, ¡el equivalente a diez campos de fútbol!

Las hermanas producen una media de 40.000 botellas de vino con su cosecha anual de fruta. Pero con la ola de calor que asoló el país en el verano de 2022, se encontraron en una difícil situación de sobreproducción. De hecho, la vendimia fue tan abundante que produjeron hasta 64.000 botellas de vino, que no pudieron vender. Nada de qué preocuparse, sin embargo, ya que las hermanas son optimistas respecto a sus existencias y confían en la Providencia. «Si se venden, se aliviarán nuestras preocupaciones financieras», afirma serena Sor María Magdalena.

View this post on Instagram

A post shared by Sint-Catharinadal (@sintcatharinadal)

Una gran cosecha, y muchos trabajadores

En el convento de Sint Catharinadal solo viven diez monjas. ¿Cómo consiguen producir tanto? Por supuesto, cuentan con la ayuda de empleados que trabajan todo el año, pero también de temporales y voluntarios que regresan cada vendimia atraídos por la belleza del lugar. Porque aunque sean viticultoras, las hermanas son ante todo monjas que viven para Dios, y ofrecen a quienes lo deseen la posibilidad de alojarse en paz y tranquilidad, al ritmo del monasterio, y con «trabajo en la viña».

Responder a las necesidades espirituales

Para responder a las necesidades espirituales de la población local, las hermanas han abierto una «casa de crecimiento y desarrollo» que acoge a grupos y peregrinos durante todo el año.

«Fe, sentido, espiritualidad: tomarse un momento para reflexionar sobre estas cuestiones puede suscitar un interés creciente, incluso entre quienes ya no se sienten (del todo) a gusto en la Iglesia tradicional. Nuestra Casa de Acogida pretende responder a una necesidad social en este ámbito. Además, ofrece a las personas interesadas la oportunidad de conocer mejor la vida religiosa», como la describen las monjas norbertinas en su página web.

Como parte de esta «oferta» espiritual, las monjas trabajan con socios experimentados para atender a la gente a través de retiros, jornadas de recogimiento, encuentros con las hermanas o simplemente pernoctaciones en la casa de acogida.

Norbertanki z klasztoru Sint Catharinadal w swojej winnicy

Los edificios del monasterio, magníficamente restaurados y catalogados como monumentos nacionales, destilan tranquilidad, sencillez y belleza. Es un entorno sumamente inspirador para encontrarse con Dios, con uno mismo y con los demás. Y como dice San Mateo (13-23): «El que recibe la semilla en buena tierra es el que oye la Palabra y la comprende: da fruto cien veces, o sesenta veces, o treinta veces».

Tags:
conventoreligiosas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.