Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 27 febrero |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

San Enrique II: rey, esposo y cristiano modelo

San-Enrique-II

Joseph von Führich, CC0, via Wikimedia Commons

Mónica Muñoz - publicado el 13/07/23

En su servicio a Dios, a su reino y su matrimonio con santa Cunegunda, San Enrique fue ejemplo de amor conyugal y de conformidad con la voluntad divina

Quien en pocos años sería San Enrique fue hijo del duque de Baviera, nacido en Bamberga, en el año 973.  Desde niño recibió una profunda formación cristiana, educado por los canónigos de Hildesheim y por el obispo san Wolfgango en Ratisbona.

Muerto sin descendencia, su primo Otón III, el primero de enero de 1002 se convierte en rey de Alemania y dos años después, también de Italia. Su hermano Bruno es hecho obispo de Augusta, una de sus hermanas entra en la vida monástica y la otra se casa con el futuro san Esteban de Hungría. Por sus servicios y la defensa que hace del Papa Benedicto VIII, Enrique y Cunegunda son consagrados por él como Emperadores del Sacro Imperio Romano el 14 de febrero de 1014.

Reforma en el clero y la Iglesia

Preocupado por la situación de la Iglesia, apoya la reforma moral en la vida monástica, que afectó a toda la Iglesia porque ayudó en el combate de la simonía (la adquisición de cargos eclesiásticos por dinero) y en devolver la centralidad al celibato de los sacerdotes.

Entre los consejeros de Enrique II estuvo San Odilón, abad de Cluny, cuya reforma apoyó el monarca. En el 1022, Enrique preside junto al Pontífice el Concilio de Pavía del que emanan 7 cánones en contra del concubinato de los sacerdotes y en defensa de la integridad de los patrimonios eclesiásticos. 

Restaura también sedes obispales, construye monasterios, funda la diócesis de Bamberga y hace edificar la catedral donde están sepultados él y su esposa. Su interés por los aspectos litúrgicos se hace patente porque solicita la introducción de la recitación del credo en la Misa dominical.

El amor y fidelidad a santa Cunegunda

Sin duda, uno de los aspectos que más impactan de su vida fue la profunda unión con su esposa, santa Cunegunda. No lograron tener hijos, aunque no se sabe si fue por una elección de castidad de los cónyuges o por alguna otra causa.

Sin embargo, contrario a las costumbres de la Alta Edad Media ante casos similares, Enrique se negó a repudiar a Cunegunda, decisión que contribuye a su fama de santidad y que, probablemente, tenía su origen también en los comportamientos de sus predecesores: los Otones observaron siempre una estricta monogamia, no tuvieron hijos ilegítimos, ni repudiaron a sus esposas. 

Una elección que testimonia, sin lugar a dudas, un profundo respeto por el sacramento del matrimonio y amor por su esposa. Enrique II murió el 13 de julio de 1024 y  fue canonizado en 1146 por el Papa Eugenio III.

Tags:
matrimoniooraciónsantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.