Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 22 junio |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿Cómo se sienten los niños cuando sus padres discuten?

Conflictos ante los niños

luboffke | Shutterstock

Małgorzata Rybak - publicado el 28/06/23

La voz desesperada de la impotencia de un niño de 7 años que, al escuchar a sus padres pelear por la noche, siente que su mundo se desmorona. ¿Alguna vez te has preguntado qué experimenta un niño cuando es testigo de los conflictos de los adultos?

En un artículo que escribí sobre las palabras de los niños anotadas por terapeutas en pequeños pedazos de papel, omití deliberadamente una de las declaraciones. Decidí darle un poco más de espacio y atención. Se trata de la voz desesperada de un niño indefenso de 7 años que, al escuchar la pelea nocturna de sus padres, siente que su mundo se está desmoronando.

No hay matrimonios sin conflictos. Sin embargo, vale la pena interesarse en lo que los niños experimentan cuando los adultos discuten. Por ejemplo, poder procesar los desacuerdos de una manera que proteja los límites y las necesidades de otros miembros de la familia.

¿Qué siente un niño cuando presencia un conflicto de adultos?

Soledad y un mar de impotencia

Un niño de 7 años escribió: «Lloro por las noches para dormir. Mis lágrimas son mi única compañía. Me siento solo. Mis padres discuten por la noche».

La soledad es un sentimiento abrumador en una situación así. Cuando los adultos están inundados de emociones (incluida la agresión), el niño no tiene con quién contar. Para que se sienta seguro, independientemente de si todavía es un niño pequeño o un adolescente, es necesario el equilibrio emocional de los padres.

Solo las personas tranquilas que reconocen y manejan sus propios sentimientos pueden proporcionar una base segura para que un niño aprenda que el mundo es un lugar predecible. Entonces, cuando los adultos se vuelven locos y se insultan, el techo, las paredes y el piso se derrumban en el mundo interior del niño.

Este niño no tiene a quién acudir en busca de apoyo. Y siente que le afecta el miedo (por ejemplo, a que la familia se desmorone o a que alguien salga dañado), la ira y la tristeza (porque los padres no se quieren). En tal situación, puede parecerle que está completamente solo en el mundo.

Los pesos de los adultos se convierten en los pesos del niño

Los límites de un niño se violan cuando el contenido que no está destinado a la cabeza de un niño llega a sus oídos. Al decidir «de quién es la culpa» o «quién tiene razón», al hablar violentamente sobre asuntos de adultos, involucramos al niño en nuestra relación y sus cargas. Nos guste o no, comienza a llevar nuestros problemas no resueltos como un equipaje abrumador.

El niño se convierte en un confidente del miedo por las finanzas del hogar, un testigo de la negociación sobre quién hace más por el hogar, quién se preocupa más por la relación y quién lastima a quién y cuánto. Es posible que escuche palabras de humillación o malicia. Llegan a sus oídos cosas que son una carga para un adulto, y mucho más para un niño.

¿Mamá o papá?

La necesidad natural de una persona pequeña o joven es poder amar a ambos padres. Los argumentos le obligan a elegir con quién estará de acuerdo y a quién defenderá. Al hacerlo, también siente que está traicionando a uno de sus padres. Porque, después de todo, tanto debe lealtad tanto a mamá como a papá.

Es una situación trágica cuando los padres arrastran a su hijo a una discusión solo para que decidan de qué lado es justo. Es aún peor cuando uno de los padres hace un «pacto» con el hijo contra el otro, explicando por qué «es imposible vivir con él». Tal daño es tan gravoso como el abuso sexual, porque también es abuso. En este caso, emocional.

Retiro de necesidades a un segundo plano

Cuando los padres luchan por el derecho, el niño se siente completamente sin importancia. Y en cierto modo lo es: los padres invalidan las emociones del niño de esta manera, sin importarles qué sentimientos despierta en él.

En un hogar lleno de conflictos, hay poco espacio para las necesidades de los niños. El niño comienza a desplazarlos o empujarlos a un segundo plano. También puede sentirse culpable de que mamá y papá no se lleven bien. Empieza a pensar que tal vez si hubiera sido más educado, estudiado mejor o comido con más ganas, sus padres habrían sido más felices.

En hogares donde las peleas entre padres están a la orden del día, los niños también pueden sufrir enfermedades psicosomáticas. Después de todo, llevan una enorme carga de tensión en sus cuerpos. Nos guste o no, también se convierten en guardianes informales de la paz. Pueden pensar que pueden hacer algo para evitar una discusión, como bromear, distraer a sus padres o actuar como pacificadores. Están listos para calmar incluso a los más pequeños presagios de conflicto.

Además, este miedo al conflicto a veces se convierte en una parte permanente de su mundo interior. Han conocido las peores caras de sus padres, sin saber que se puede ser diferente y aun así ser capaces de hablarse.

Bienestar infantil vs. el bien del matrimonio

¿Qué significa esto para nosotros, como padres? Primero, es una invitación a guardar las conversaciones de adultos para cuando sus hijos no estén cerca. Pero también a resolver los problemas a tiempo, preferiblemente tan pronto como aparezcan. Esperar indefinidamente puede hacer que crezcan hasta alcanzar el tamaño de un iceberg.

A menudo se dice que la relación marital debe ser lo primero, porque los niños necesitan padres amorosos. Pero yo insisto en que hay que anteponer el bien de los niños, dándoles la oportunidad de tener una relación profunda y de confianza con los adultos.

Tal vez entonces nos sea más fácil encontrar la motivación para vivir momentos difíciles en el matrimonio de una manera que sea capaz de salvar la frágil psique de un niño de dos años, un niño de siete años o un adolescente. ¿Qué pasa si falla? Lo más importante es disculparse y explicar que lo que pasó no fue culpa del niño. Queremos que todos en nuestra familia se sientan importantes y necesitados.

Tags:
divorciofamiliainfancia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.