Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 24 julio |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Vivir conforme a la ley de la Iglesia es posible siempre?

rock-climber.jpg

rbkomar | Shutterstock

María Álvarez de las Asturias - publicado el 27/06/23

Moral sexual, respeto a toda vida humana, ir a misa cada domingo,... Qué hacer cuando la propuesta católica parece que no es para ti

Dios es amor. Pero, con frecuencia, no vivimos como si fuéramos realmente conscientes de esta afirmación.

A veces vivimos a la defensiva, como si Dios fuera alguien que me complica la vida; para el que «tengo que hacer cosas» (ir a Misa, rezar…) para tenerle contento o dejar de hacer otras (pecados) para que no se enfade.

Esta forma de vivir me recuerda un poco al trato que tenían las civilizaciones precristianas con los ídolos: vamos «echando cosas» en su fuego para aplacarlo.

Otras veces vivimos como si Dios fuera un competidor que nos quita tiempo para otros amores u otras cosas que nos interesan más.

En cualquier caso, no estamos viviendo como amados, sino como siervos que obedecen porque no pueden protestar por temor a ser castigados.

Un poco como Israel en el desierto, protestando por las indicaciones que el Señor les daba para llevarlos a la Tierra Prometida, en vez de agradecer su cuidado.

Si es nuestro caso ¿qué podemos hacer?

El sentido de la ley

Si, por mediación de la Iglesia, Dios nos dice que un comportamiento es pecado y no lo entendemos, es bueno recordar que la ley es también un don de Dios.

Es una ayuda para vivir como Dios nos propone. Él que sabe mejor que nosotros lo que es bueno.

obrączki ślubne na dłoniach pary młodej
Alianzas matrimoniales

Y apreciar lo que viene de Dios, aunque haya momentos en que no lo entendamos, es ponernos en nuestro lugar de criaturas, que no sabemos más que el Creador.

Además de aceptarlo con humildad, podemos buscar apoyo para que nos ayuden a entender el bien que hay detrás y que la ley protege (por ejemplo el aborto es pecado porque protege el don de la vida).

La Iglesia no se inventa las leyes que recogen el derecho natural: hay detrás un bien, que es la verdad del Hombre con mayúsculas.

Amar de verdad

Una dificultad actual para comprenderlo es que lo que es de derecho natural sobre el matrimonio, la familia, la dignidad de la persona en todos los momentos de la vida…. ya no se recoge y defiende en las legislaciones nacionales.

Y sólo permanece en la doctrina, legislación y Magisterio de la Iglesia católica: por eso, muchas personas entienden que es sólo para creyentes y no dan una oportunidad de comprobar si esa doctrina contiene una forma de vida verdadera.

Precisamente porque la propuesta de la Iglesia se dirige a la verdad integral de la persona; porque defiende que cada persona, cada ser humano, es imagen de Dios que es amor y tiene un cuerpo: por eso, la Iglesia católica se posiciona en contra de los ataques a la dignidad de la persona (aborto, eutanasia, compra de niños, trata de personas…); propone el respeto a la dignidad del cuerpo, tan valioso como la persona (con una moral sexual que enseña a vivir el amor en la verdad, frente a las prácticas del sexo sin amor que provoca una despersonalización y grandes heridas) y defiende que el amor es querer el bien del otro.

córka trzyma za rękę umierającą mamę w szpitalu w Boże Narodzenie

Si sabemos que el mejor bien que podemos desear a otra persona es que llegue al cielo, teniendo delante esa meta será más fácil procurar hacer las cosas bien, poniendo lo que dependa de nosotros para lograr un ambiente que nos ayude a vivir así (oración, lecturas, formación, acompañamiento…).

Sí se puede, Dios puede en ti

Por otro lado, cuando nos resulta difícil vivir conforme a la ley de la Iglesia, con frecuencia nos enfadamos: «si no puedo vivir la fidelidad en mi matrimonio, es porque es imposible» (¿no suenan esto a algunas propuestas del camino sinodal alemán que quieren modificar la moral de la Iglesia?).

Nos situamos nosotros mismos como la medida de las cosas: si yo no puedo, es que no se puede; en lugar de aceptar con humildad nuestra incapacidad y pedir la gracia de poder vivir como Dios quiere. Poniéndonos ante Él en verdad, podemos decirle:

  • No sabía y ahora veo que no lo hice bien: Él siempre está dispuesto a perdonar
  • Me gustaría vivir así, pero no me veo capaz: Él siempre está dispuesto a ayudar.
  • Me duele (el deseo incumplido de formar una familia/la muerte de una persona querida): Él siempre está para acompañar, consolar y dar sentido al sufrimiento.
praying hands with faith in religion and belief in God

Dios no viene a complicarnos la vida: lo que quiere es darnos una vida verdadera y, entre las distintas ayudas que nos propone, una de ellas es la doctrina y la ley de la Iglesia.

Tags:
amorcatolicismoleymoral
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.