Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 15 junio |
Aleteia logo
Viajes
separateurCreated with Sketch.

La «entrada secreta» para los que quieren rezar en la basílica de San Pedro

Holy Rosary and torchlight procession presided over by Card. Mauro Gambetti

Antoine Mekary | ALETEIA

San Pedro

Camille Dalmas - publicado el 09/06/23

El 2 de octubre, el cardenal Mauro Gambetti, arcipreste de la basílica de San Pedro, anunció la apertura de accesos especialmente reservados para las personas que deseen orar, asistir a misa o confesarse en la basílica pontificia.

Nueve meses después, ¿podemos hablar del éxito de la operación, que pretende devolver su función sagrada a un edificio copado por el turismo de masas, a costa de los peregrinos? Eso es lo que fuimos a comprobar.

Con el final de la pandemia, Roma ha recuperado aglomeraciones similares a las observadas en 2019. Los Museos Vaticanos -de pago- y la Basílica de San Pedro -gratis- están siempre llenos.

Todos los días, frente a la basílica papal, una enorme cola de turistas rodea la Plaza de San Pedro, lo que obliga a los visitantes a esperar varias horas antes de llegar a las puertas de seguridad bajo el «brazo de Constantino».

Para no desanimar a los peregrinos que quisieran rezar en San Pedro, y para que la iglesia más grande del mundo vuelva a ser una casa de oración, el Vaticano ha habilitado recientemente una cola especial para facilitar su acceso.

En abril, pocos días después de su apertura, nadie parecía saber de este «salto de cola espiritual» -ni los romeros ni los guardias-, pero desde principios de mayo se ha corrido la voz, confía un agente de la basílica. Según él, varios cientos de romeros recorren todos los días la ruta, que está abierta de 6:50 a 18:40 horas de lunes a domingo.

Así, se supone que los peregrinos pueden acudir sin miedo a la basílica, donde se celebra la primera misa del día en la capilla del Coro a las 7 de la mañana. Asimismo, quienes deseen confesarse o acudir a rezar en las grutas vaticanas, sobre las tumbas de los papas, ahora deben poder hacerlo sin riesgo de quedar atrapados en los atascos de la plaza de San Pedro.

Pasaje exprés en la Plaza de San Pedro

Para evaluar esta afirmación en persona, me presenté alrededor de las 8:45 a. m. un día laborable en San Pedro; los fines de semana están más ocupados. A esta hora, los turistas que desean visitar la basílica papal ya forman una larga fila, conectando los dos brazos de las columnatas de Bernini.

Bajo una pequeña carpa a la derecha de la plaza, un oficial de seguridad espera frente al discreto cartel azul que indica en italiano «Ingresso percorso preghiera” – Entrada a la ruta de oración. No es una persona que lo moleste: lo saludo anunciándole que tengo la intención de ir a rezar a la basílica: «Vorrei andare a pregare nella basilica» – Me gustaría ir a rezar a la basílica. Me deja pasar sin decir una palabra. Ya me he ahorrado al menos una hora de espera.

Pasando por alto a todos los turistas alineados frente a la columnata del brazo de Constantino, me encuentro frente a una puerta de seguridad y, disculpándome con un grupo de alemanes que parecen haberse quemado con el sol, paso el control. Sigo mi camino, tomando una línea paralela a la de los turistas. El camino está despejado y me lleva más allá de un guardia suizo de guardia, impasible y soberbio, y luego continúa hasta los pies de la basílica.

Allí, un guardia de seguridad me dice que vaya al guardarropa de la basílica, al pie de los escalones que conducen a la explanada, para tomar una pequeña escalera oculta. Una vez arriba de los pocos escalones, aquí estoy en un pequeño patio ubicado entre la Capilla Sixtina y la basílica.

Siguiendo la ruta, todavía enmarcada por barreras de madera, me encuentro en el nártex de la basílica, y entro en San Pedro por la Puerta de los Sacramentos, la segunda puerta desde la derecha, después de la Puerta Santa.

La ruta en la basílica

En la basílica, el recorrido discurre por los muros de la derecha. Camino detrás de barreras con cuerdas de terciopelo que me hacen pasar por un momento entre una masa de turistas y el objeto de su presencia amontonada: la Piedad de Miguel Ángel.

Entonces aquí estoy frente a la capilla de San Sebastián donde muchos fieles rezan en silencio frente a la tumba de San Juan Pablo II. Luego viene la capilla del Santísimo Sacramento, donde un espacio de adoración se preserva del bullicio de la nave por una gruesa cortina de terciopelo.

Después de eso, es posible llegar al área de los confesionarios. Sacerdotes que hablan varios idiomas esperan allí a los peregrinos. Observo que parece muy fácil pasar de un lado o del otro de las barreras, y por lo tanto encontrar el flujo de turistas.

Finalmente, bordeando el pesado dosel de San Pedro -hecho por Bernini- tomo una escalera para bajar un nivel y llego a las grutas del Vaticano. Allí, puedo meditar frente a la tumba de San Pedro y luego frente a la de varios de sus sucesores: Benedicto XVI, Pablo VI o incluso Juan Pablo I. Por fin llega la hora de salir, y ya aquí estoy en la explanada de la basílica.

El recorrido se completó sin el menor contratiempo, aunque en ciertos puntos del recorrido no dudé en llamar a los guardias, que no siempre estaban muy alerta. Cuando salí de la plaza alrededor de las 10:15 am, noté que unas diez personas habían decidido tomar la ruta de oración y estaban haciendo cola frente a la puerta de seguridad por la que había pasado antes. Mirando la larga fila de turistas que ahora envuelve el obelisco, casi me daría pena sentir cierta satisfacción.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.