Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 20 julio |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Cómo aprovechar los veranos en casa

SPRING

Dragon Images | Shutterstock

Haz un plan para tus vacaciones.

Scarlett Rose Ford - publicado el 02/06/23

Mi primer objetivo es bastante sencillo: no quiero perder la cabeza

Regresé a la casa de mis padres durante el verano. Allí el canto de los pájaros y los
golpes de golf son mi alarma. Estas son las señales de la naturaleza para preparar mi café de la mañana y unirme al coro de afuera antes de que el resto de mi familia se despierte. 

Camino de puntillas sobre la madera crujiente de la cubierta descolorida, observo a los golfistas y los gansos mezclarse en el campo más allá de la cerca de mi patio trasero. Agrego a la sinfonía los sonidos de los giros de página y los garabatos con bolígrafo mientras escribo en mi diario de oración. Todos los días de verano comienzan aquí.

«Scarlett», mi mamá me interrumpe, «¿ya hiciste lo que te pedí?»

Mi mañana ha terminado y vuelvo a la realidad. Si bien parece que regresar de la universidad
debería ser un descanso, cualquier estudiante puede decirte que es todo lo contrario. Ya no es «mi casa, mis reglas» sino «la casa de mis padres, las reglas de mis padres».

Necesito un plan, me di cuenta.

Si quería que mi verano no fuera una pérdida de tiempo, necesitaba algún tipo de programa diario o plan de juego a seguir. Abrí mi diario y me puse a trabajar con dos objetivos en mente para el verano: quiero crecer y no quiero perder la cabeza.

En primer lugar, necesitaba no perder la cabeza. Comencé enumerando mis «llenos»:
cosas que me hacen genuinamente feliz y llenan mi alma cuando me siento agotada.

Cada vez que empiezo a sentirme abrumada, me remito a esa lista y elijo una cosa. Un día es salir a caminar, otro día es llamar a un amigo y la mayoría de los días es tan simple como comenzar mis mañanas fuera. Independientemente del punto en el que te encuentres en la vida, es esencial que te llenes. No se puede sacar nada de una taza vacía.

El resto de mi plan se dividió en tres secciones:

  • crecimiento personal,
  • crecimiento intelectual
  • y crecimiento espiritual.

Cada uno se superpuso un poco con los otros dos, como ir en bicicleta a la misa diaria o escuchar un podcast de teología en una caminata. 

Me aseguré de que mi rutina diaria incluyera a cada uno de los tres, junto con mucho tiempo libre (o tiempo de tarea asignado por mis padres).

Con algún tipo de estructura para imitar la vida universitaria diaria, siento que estoy preparada para seguir creciendo personal, intelectual y espiritualmente, incluso desde el medio del campo .

«¿Quieres repasar juntos nuestros planes de aprovechamiento del verano?», me preguntó mi amiga de la universidad por teléfono ayer. Después de crear mi propio plan de verano durante muchos años seguidos, ahora es algo que hago junto con todos mis amigos, sin importar en qué parte del mundo nos encontremos. 

Estar lejos de tu propio espacio, separada de tus amigos, es difícil, pero con algo de estructura y responsabilidad, no hay razón por la cual este verano no pueda ser nuestro mejor verano hasta el momento.

~

Esto es parte de la serie llamada «El Ser Humano Plenamente Vivo» que en la edición inglesa de Aleteia se encuentra aquí.

Tags:
jovenesociovacaciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.