Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 22 junio |
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Sacerdote y bombero: llevando el Evangelio a todos

Ksiądz Dawid Gawenda jest strażakiem

fot. arch. prywatne ks. Dawida Gawendy

El padre Dawid en la estación de bomberos.

Anna Gebalska-Berekets - publicado el 25/05/23

El padre Dawid es un joven sacerdote que compagina su tarea de sacerdote con las emergencias. Así se acerca también a los que no van a la iglesia

El padre Dawid Gawenda es sacerdote y bombero. Pertenece al Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Chwałowice, Polonia. Diariamente, sirve como vicario en el Santuario local de Santa Teresa del Niño Jesús.

Ya de niño soñaba con ser bombero. Antes de ingresar en el seminario, estudió construcción durante tres años. Quería convertirse en gerente de construcción. También pensó en el departamento de bomberos, pero no quería irse de Silesia a Varsovia, donde se encuentra la Escuela Central de Bomberos. Dios tenía otros planes para él.   

“Cuando llegó el momento de elegir seguir mi vocación, ya no sentí ningún dilema”, subraya el padre Dawid.

Cuenta que la decisión de incorporarse a las filas de los bomberos voluntarios estuvo influenciada por una situación específica de su vida. «Conduciendo en mi auto, vi al departamento de bomberos ayudar a un motociclista que tuvo un accidente. Intentaban resucitar al hombre en ese momento. Como sacerdote, me detuve y fui a ungirlo. Más tarde supe que el hombre había muerto.»

El padre Dawid pensó que podía servir espiritual y físicamente a las personas, dando el sacramento de la unción y la absolución, y brindando esperanza cuando la vida humana y la propiedad estaban en peligro.

Se sometió a un curso exigente de cinco semanas para prepararse para una brigada de bomberos voluntarios. Las dos primeras semanas incluyeron clases teóricas. «Tuvimos mucho tiempo para el estudio individual. Tuvimos que asimilar un extenso material sobre rescate técnico y principios de primeros auxilios. El curso incluía la física y la química del fuego. La parte teórica terminó con un examen”, explica el padre Dawid. 

Después de aprobar el curso de teoría, llegó el momento de la práctica. «Hicimos varios rescates con todo el equipo. También aprendimos a controlar el estrés y las emociones. El resultado del examen fue determinante para que alguien pudiera o no incorporarse a las filas de los bomberos», agrega.

El primer sacerdote en la historia del cuerpo de bomberos local

Hay 40 bomberos en la brigada local. Entre ellos se encuentran bomberos retirados que han terminado su trabajo y ahora son miembros honorarios del cuerpo de bomberos voluntarios de Rybnik-Chwałowice.

«Cuando hay una alarma, todos recibimos notificaciones. Quien puede, salta a la acción. Solo somos seis en la estación, por lo que se atiende por orden de llegada», dice el sacerdote.

«Una vez tuve una situación muy impredecible, porque era poco antes de misa. Me llamaron para ayudar con un suceso. Entonces, le pedí a uno de los sacerdotes jubilados que residen en la parroquia que me reemplazara. También me llamaron una vez para ayudar con un incendio mientras estaba en la escuela donde enseño. La directora no estaba muy contenta, pero entendió esta situación única», dice el padre Dawid con una sonrisa.

El sacerdote nos dice que está agradecido con el párroco por entender su ministerio de extinción de incendios. «El padre Gregory es un gran apoyo y está interesado en el departamento de bomberos. A menudo me pregunta qué está pasando allí en la brigada y en qué operaciones de rescate he participado», agrega.

Incendio de apartamento, accidente, rescate de gatos…

El padre Dawid comparte con Aleteia un recuerdo de un incidente en el que estuvo involucrado recientemente. «Nuestra brigada fue llamada para apagar un incendio en un sótano. El humo en la habitación era muy denso y no se veía nada. En realidad estábamos operando en la oscuridad. Éramos conscientes de que teníamos que salvar las pertenencias de alguien.»

También hubo una intervención que resultó no ser muy peligrosa, pero el incidente se presentó de manera dramática. «Íbamos hacia un señor que supuestamente había sido tapado por la tierra de un volquete. Incluso se llamó a un helicóptero. En la escena, resultó que el hombre podía respirar y su cuerpo estaba solo medio cubierto de tierra. Es difícil describir lo que pasaba por mi cabeza mientras me dirigía al lugar indicado por el oficial de guardia«, relata.

Evangelización en el cuartel de bomberos

¿Qué parte de este trabajo es el padre David más apasionado? «Cada situación es diferente. Cuando suena la sirena o suena el teléfono, es cuando sientes esa poderosa descarga de adrenalina. Tienes que responder rápido. En el camino obtenemos información más detallada sobre qué tipo de acción vamos a hacer. Podría ser un incendio en un apartamento, un accidente automovilístico grave o sacar a un gato de una alcantarilla», explica.

«Yendo al lugar, somos los que la gente está esperando, somos su esperanza, su salvavidas, los que salvan sus vidas y las de todo el mundo que les rodea», agrega el sacerdote.

El padre Dawid dice que servir como socorrista le da la oportunidad de aprender sobre las realidades de la vida de las personas que tal vez no conozca en la iglesia.

«Estoy entre personas que tienen diferentes relaciones con Dios. Están los que participan en la vida de la parroquia, pero también los que no tienen mucho que ver con la Iglesia. Trabajar en la brigada es para mí una forma de evangelizar. La idea es estar con los que no están en la iglesia, mostrarles que un sacerdote es una persona normal, no una persona desligada de la realidad. Seguir la voz de Dios no significa en absoluto que tengas que renunciar a tus sueños, si están de acuerdo con su voluntad. Podemos hacer el bien en cualquier lugar y momento», explica el sacerdote-bombero.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.