Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 20 julio |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Los grandes santos que levantaron Hungría

Elizabeth of Hungary

Théophile Lybaert | Public Domain

Isabel de Hungría

Camille Dalmas - publicado el 28/04/23

Del 28 al 30 de abril, el papa Francisco realiza un viaje apostólico a Hungría, nación cristiana en la que la fe y las raíces están íntimamente ligadas. Construido en los siglos X y XI por una impresionante "santa dinastía" de mártires, reyes, princesas y obispos, este país mantiene con particular fervor la gloriosa memoria de sus grandes santos nacionales

I. Los santos húngaros antes de Hungría

San Quirino de Siscia (desconocido-309): el primer mártir

Oriundo de Sabarie -hoy Szombathely- a principios del siglo IV, Quirino fue un mártir cristiano que se negó a renunciar a su fe durante las persecuciones de Diocleciano en 309.

Torturado por el gobernador de Panonia (provincia húngara del Imperio), es arrojado al río Sibaris, con una piedra de molino atada a sus pies.

Su cuerpo es recogido y guardado por cristianos locales. Luego será trasladado a Roma para preservarlo de los actos de vandalismo durante las grandes invasiones. Su cuerpo descansa hoy en la Basílica de San Sebastián en la Via Appia.

San Martín de Tours (316-397): el evangelizador de la Galia

SAN MARTIN DE TOURS

Originario de Sabarie en Panonia (actual Hungría) a principios del siglo IV, este hijo de un magistrado militar del Imperio Romano se convirtió en legionario y fue destinado a la Galia.

Atraído por el cristianismo a pesar de una educación pagana, Martín experimentó una famosa conversión mística, un día en un camino.

Al cruzarse con un pobre, decidió cortar su capa de legionario para darle la mitad. Entonces se le apareció Cristo vestido con el manto que había ofrecido al necesitado.

Repentinamente convertido, sin embargo, continuó luchando en el ejército durante dos años. Luego fue bautizado y comenzó a llevar una vida de ermitaño. Reconocido por su santidad durante su vida, fue elegido obispo de Tours en 371.

Gran evangelizador, es venerado en Francia, pero también en su país de origen, particularmente en su lugar de nacimiento, Szombathely.

II. Los santos fundadores de Hungría

San Esteban: el primer rey

Hijo de un príncipe pagano de Hungría en el siglo X, Vajk conoció al obispo Adalberto de Praga, quien lo bautizó y lo rebautizó como Esteban. En 996, Étienne se casó con Gisèle, hermana del emperador Enrique II.

Después de la muerte de su padre, Esteban asumió el cargo y fundó el Reino de Hungría en el año 1000. Por lo tanto, es coronado, con una corona enviada por el papa Silvestre II, quien le otorga el título de «rey apostólico«.

Durante cuarenta años, organizó su reino y lo evangelizó trayendo misioneros y construyendo numerosas iglesias.

Considerado un modelo de señor supremo católico, es el santo patrón de Hungría. Está enterrado en la basílica de Alba Royale, hoy Székesfehérvar.

Beata Gisele de Hungría: una reina piadosa

Hermana del emperador Enrique II, Gisèle recibió una educación católica muy completa en la corte ducal de Baviera.

Mientras sus padres se enfrentaron durante mucho tiempo, Gisèle estuvo casada con Esteban, el príncipe húngaro que fundó el reino de Hungría en el año 1000, con la bendición del Papa y del emperador.

Esta unión fue posible gracias a la conversión de Esteban. Parece que dio muchos hijos a su marido, entre ellos san Emerico de Hungría.

En 1038 quedó viuda. Y el sucesor de Esteban, Pedro, se comportó como un tirano y la empujó al exilio en Baviera, donde se retiró a la abadía benedictina de Passau.

San Emerico (1007-1031): príncipe-monje de Hungría

Hijo menor del rey Esteban y la reina Gisèle, el tutor de Emerico fue san Gerardo, entonces monje benedictino y futuro obispo de Csanad.

Habiendo muerto su hermano mayor en la infancia, Emerico fue cuidadosamente preparado para la realeza.

Y llevó una existencia particularmente piadosa, incluso ascética, dentro de la Abadía de Pannonhalma, entablando amistad con san Mauro.

Sin embargo, su futuro real lo obligó a casarse con una princesa bizantina. Y su padre intentó que sucediera al emperador Enrique II en Baviera tras la muerte de este último en 1024.

Aunque era el pariente más cercano, su causa no triunfó. Conrado II recuperó el trono y fue a la guerra contra Hungría.

Emerico participó en la lucha y su ejército ganó, pero el príncipe renunció a sus pretensiones a la corona bávara.

Nunca reinó: en 1301, lo mató un jabalí durante una cacería. Está enterrado en la basílica de Alba Royale, hoy Székesfehérvar, junto a su padre.

San Astrik, san Aldeberto y san Mauro: los primeros obispos benedictinos

Originarios de Bohemia, Astrik y Adalberto visitaron Hungría con el objetivo de evangelizarla.

Adalberto fundó el monasterio de Bresnov, en Praga, y Astrik la abadía de Pannonhalma, la primera institución eclesial en Hungría de la que se convirtió en el primer abad.

Habiéndose convertido en obispo de Praga, Aldeberto Bautista Esteban de Hungría luego partió como misioneroa Prusia Oriental, donde fue asesinado por una turba pagana.

Nombrado obispo de Esztergom y, por tanto, primer obispo del país, san Mauro, monje de la abadía de Pannonhalma, fue uno de los apoyos espirituales más importantes del rey Esteban.

Habiéndose convertido en abad de Pannonhalma, fue nombrado obispo de Pécs, donde mandó construir la primera catedral, en 1036.

Esta figura intelectual y espiritual se distinguió por su acción por la paz en su país, atravesado entonces por conflictos muy violentos.

San Gerardo de Csanád, San Bőd y San Bystrík de Nitra: primeros mártires de Hungría

Nacido en Venecia a finales del siglo X, Gerardo Sagredo se hizo monje benedictino. Y para ir a Tierra Santa pasó por Hungría donde el rey Esteban le ordenó convertirse en tutor de su hijo Emerico.

Primero ermitaño, fue nombrado obispo de la diócesis de Csanád, fundada por el rey, y se le encomendó la tarea de evangelizar a una población enteramente pagana.

Junto con otros tres obispos -Bőd, Bystrik y Beneta- es atacado por una turba pagana. Bőd y Gerardo murieron como mártires, linchados con lanzas y piedras en la colina de Buda camino a la coronación del rey Andrés en 1046. Bystrik y Beneta lograron huir cruzando el Danubio.

En la otra orilla, en Pest, Bystrik fue asesinado de un golpe de espada, y solo Beneta escapó, salvado por los ejércitos del rey Andrés.

Una dinastía santa

San Ladislao, piadoso caballero

Ladislao I fue rey de Hungría de 1077 a 1095. Consolidando el reino y ampliando sus fronteras, fue un modelo de caballería, e impuso una legislación muy estricta contra todos los delitos contra la fe cristiana.

A él le debemos la creación de la diócesis de Zagreb en la actual Croacia, que él conquistó. Muy apreciado por su pueblo, del que había querido ser el justo protector, murió coronado de gran prestigio. Se observaron tres años de luto en Hungría.

Venerable Irene de Hungría: Emperatriz en Bizancio

Hija del rey Ladislao, la joven Piroska se casó muy joven con Juan II Comneno, hijo del emperador bizantino Alexis por motivos políticos. Fue obligada a convertirse a la Iglesia ortodoxa y pasó a llamarse Irene.

Se convirtió en emperatriz después del ascenso al trono de su marido, pero no se ocupó de la política.

Muy piadosa, como su marido, fundó muchos monasterios. Esta madre de ocho hijos murió en 1134. Los ortodoxos la reconocen como santa, y los católicos como venerable.

Santa Isabel de Hungría: Franciscana Soberana

SAINT ELIZABETH OF HUNGARY

Hija del rey Andrés II de Hungría, soberano a principios del siglo XIII, Isabel se comprometió a los cuatro años con el Landgrave de Turingia, Luis IV, con quien se casó a los 14.

Esta pareja muy unida, a pesar de la naturaleza política de su unión, tiene tres hijos y vive en una gran sencillez, habiendo abrazado los principios de la vida franciscana.

Cuenta la leyenda que mientras llevaba pan a los pobres escondiéndolo bajo su abrigo, fue detenida por su marido.

Ella le dijo que escondía rosas bajo su abrigo y, al abrir la falda de su vestido, apareció milagrosamente una lluvia de pétalos de flores.

Su actitud ascética escandalizaba a sus allegados. Pero aguantó, a pesar de la muerte de su marido a causa de la peste que la dejó viuda con sólo 20 años.

Al negarse a volver a casarse, sus suegros la expulsaron y un tío obispo la acogió.

Luego dedicó toda su vida a los pobres, inspirándose en la Tercera Orden Franciscana y atrayendo a otras mujeres a su alrededor, y murió a la edad de 24 años.

Margarita de Hungría: princesa dominica

Sobrina de Isabel de Hungría, la princesa Margarita era hija del rey Béla IV, soberano húngaro que tuvo que hacer frente a las invasiones mongolas en el momento de su nacimiento.

Luego, sus padres hicieron un voto de consagrarla a Dios para salvar a su país, y fue educada en un monasterio dominico en Veszprem.

Desarrollando una fe profunda, rechazó cualquier matrimonio que le ofrecieran sus padres y abrazó, en contra de sus consejos, la pobreza de la vida de los dominicos, repartiendo todas las riquezas que le eran dadas. Se purificó con un ascetismo severo y con un místico. Pío XII la canonizó en 1943.

Santa Kinga de Polonia: Patrona de Polonia

También llamada Cunegonde, Kinga es la hermana de Margarita de Hungría.Contra su voluntad, se casó con el rey de Polonia Boleslao V.

Ella, que soñaba, como Margarita, con ingresar en las órdenes, se niega a consumar su matrimonio: su marido acepta, y decide vivir con ella una vida pobre y casta.

Muy querida por el pueblo polaco, vendió todo lo que poseía a la muerte de su marido y se unió al monasterio de clarisas que fundó en Stary Sacz. Juan Pablo II la canonizó en 1999.

Un santo de las guerras de religión

San Esteban Pongracz: mártir de Košice

Nacido a finales del siglo XVI en Rumanía en el seno de una familia húngara, Esteban Pongracz entró en la Compañía de Jesús y se formó en Praga, Ljubljana y luego en Austria, donde fue ordenado sacerdote.

Enviado a enseñar cerca de Košice, en la actual Eslovaquia, fue arrestado junto con otros dos compañeros, el jesuita Melchior Grodziecki y un sacerdote croata, Marko Krizin por el ejército calvinista de Bethlen, Príncipe de Transilvania.

Privados de alimentos durante varios días, fueron torturados brutalmente y todos murieron a causa de las heridas.

El escándalo fue inmenso entre la población, que apreciaba a los tres sacerdotes, y el príncipe Bethlen se vio obligado a enterrarlos con dignidad. Juan Pablo II los canonizó en Košice en 1995.

Tags:
HungríaHungría cristianamonarquíasantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.