Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 24 julio |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Tips de Benedicto XVI para ser cada día un poco más santo

Świadectwo rzucenia palenia

Dapetrus | Shutterstock

Mathilde De Robien - publicado el 03/04/23

A través de sus homilías, audiencias, discursos, el papa Benedicto XVI ha ofrecido consejos muy concretos que aplicar en la vida diaria para acercarse a Cristo

Lejos de la imagen del teólogo desconectado de las realidades de la vida, Benedicto XVI tuvo una percepción muy clara de las dificultades que aparecen a diario para poder encontrarse con Cristo. En una homilía de Adviento de 2009, señaló:

«Todos experimentamos que tenemos poco tiempo para el Señor y también poco tiempo para nosotros. Acabamos dejándonos absorber por el «hacer».

¿Quién no ha experimentado períodos en los que la cantidad de cosas por hacer nos abruma y en los que ya no tenemos tiempo ni disponibilidad mental para lo esencial?

¿Qué es lo esencial? Para Benedicto XVI, es el encuentro con Cristo. 

«Al comienzo de ser cristiano no hay una decisión ética o alguna gran idea, sino el encuentro con un acontecimiento, con una Persona que da a la vida una nueva perspectiva y por tanto una orientación decisiva«, escribió en su primera encíclica, Deus caritas est

La fe es ante todo una relación, un encuentro con Dios. La nueva perspectiva es llegar a ser santo. 

Y es frecuentando regularmente a Cristo, dejándose «contaminar» por su amor, como se avanza en el camino de la santidad:

«En cuanto te haces amigo de Dios, todo empieza a cambiar en tu vida. Cuando llegas a conocerlo mejor, descubres que quieres que tu vida refleje algo de su bondad infinita».

Discurso en la Universidad de Twickenham, Reino Unido, 17 de septiembre de 2010

Y para hacerse amigo de Dios, Benedicto XVI recomienda unos consejos totalmente accesibles y fáciles de implementar.

1. DOS VECES AL DÍA, TEN UN BREVE CONTACTO CON DIOS

MORNING-WOMAN.jpg

Shutterstock | fizkes

Cualquier relación muere si no se nutre. Esto es así en la pareja, en la familia, en la amistad, pero también con el Señor. Por eso Benedicto XVI dijo: «No se debe comenzar ni terminar un día sin tener al menos un breve contacto con Dios». ¡Un simple «contacto»! No necesariamente una oración, pues, sino un pensamiento, un impulso del corazón, una palabra de alabanza o de agradecimiento, al principio y al final del día.

2. CADA MAÑANA, GRACIAS AL SEÑOR POR EL DON DE LA FE

Piti Tangchawalit | Shutterstock

Durante su última audiencia general el 27 de febrero de 2013, Benedicto XVI compartió una hermosa y breve oración y animó a rezarla todos los días por la mañana para expresar el amor al Señor y agradecerle el don de la fe. Es esta: «Te adoro Dios mío y te amo con todo mi corazón. Te agradezco por haberme creado, hecho cristiano«. Para Benedicto XVI, el don de la fe es «el bien más preciado, ¡que nadie nos puede quitar!».

3. TODOS LOS DÍAS, ENCUENTRA UNA OCASIÓN PARA REGOCIJARTE

Couple hug forgive

gaseosa | Shutterstock

«La aspiración a la alegría está impresa en el corazón del hombre”, dijo Benedicto XVI con motivo de la 27ª Jornada Mundial de la Juventud en 2012. No satisfacciones inmediatas y fugaces, sino «el gozo profundo, perfecto y duradero que puede dar ‘gusto’ a la existencia». Para saborearlo, todavía tenemos que identificar las alegrías sencillas que el Señor nos ofrece. Benedicto XVI da algunas ocasiones para alegrarse: la alegría de vivir, la alegría ante la belleza de la naturaleza, la alegría del trabajo bien hecho, la alegría del servicio, la alegría del amor sincero y puro. «Y si prestamos atención, hay muchos otros motivos para alegrarse: los buenos momentos de la vida familiar, la amistad compartida, el descubrimiento de las propias capacidades personales y de los propios éxitos, los elogios recibidos de los demás, la capacidad de expresarse y de sentirse comprendido, el sentimiento de ser útil a los demás«.

4. CADA DOMINGO, ENCUENTRO CON CRISTO EN LA EUCARISTÍA

MESSE-HOSTIE-EUCHARISTIE.jpg

© Pascal Deloche / GODONG

«El pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo» (Jn 6,51). Promesa del mismo Cristo, toda celebración eucarística actualiza sacramentalmente el don que Jesús hizo de su vida. Por eso, para Benedicto XVI, «es fundamental no dejar pasar nunca un domingo sin un encuentro con Cristo Resucitado en la Eucaristía; esto no es un peso extra, sino una luz para toda la semana«.

5. TODOS LOS DÍAS, NOTA UNA SEÑAL DE DIOS

NOTEBOOK

Hazal Ak | Shutterstock

Benedicto XVI habló en 2009 de la idea de bullet journal, un diario en el que anotar las señales que Dios nos envía. Se trata de tomar conciencia y registrar cuán atento está Dios a cada una de sus criaturas y cuánto nos ama. «Los acontecimientos de cada día son gestos que Dios nos dirige, signos de su atención por cada uno de nosotros. ¡Cuán a menudo nos hace percibir Dios un poco de su amor! Escribir —por decirlo así— un «diario interior» de este amor sería una tarea hermosa y saludable para nuestra vida«, invitó.

6. CONTEMPLA OBRAS DE ARTE

BARCELONA
Basílica de la Sagrada Familia de Barcelona

Músico y melómano, Benedicto XVI experimentó la belleza que lleva a Dios. Confiesa, en una audiencia general en agosto de 2011, cuánto le había conmovido un concierto de Bach, en Munich: «Al concluir el último fragmento, en una de las Cantatas, sentí, no por razonamiento, sino en lo más profundo del corazón, que lo que había escuchado me había transmitido verdad, verdad del sumo compositor, y me impulsaba a dar gracias a Dios.» La  via pulchritudinis, el «camino de la belleza», es uno de los que pueden conducir a Dios y ayudarnos a encontrarlo.

Una pieza de música sacra a través de la cual «nuestra alma habla más fácilmente con Dios»

«Hay expresiones artísticas que son verdaderos caminos hacia Dios, la Belleza Suprema, y ​​que incluso ayudan a crecer en nuestra relación con Él, en la oración», afirma Benedicto XVI. «Estas son las obras que nacen de la fe y que expresan la fe». A nosotros nos toca levantar la mirada hacia las catedrales que «atraen hacia arriba nuestra mirada y nuestro espíritu», o escuchar una pieza de música sacra a través de la cual «nuestra alma habla más fácilmente con Dios».

7. TOMAR EL LADO DIVERTIDO DE LA VIDA

Mum and daughter laughing

gaseosa | Shutterstock

En una entrevista bastante personal con vistas a la preparación de su viaje apostólico a Baviera en septiembre de 2006, Benedicto XVI subrayó la importancia de no tomarse demasiado en serio y de saber saborear las pequeñas alegrías de la vida: «No soy el tipo de hombre que siempre tiene una historia divertida que contar. Pero creo que es muy importante saber recoger el lado divertido de la vida y su dimensión alegre y no tomárselo todo trágicamente». Y para concluir: «Un escritor dijo que los ángeles pueden volar porque no se toman a sí mismos demasiado en serio. Y nosotros, quizás podríamos volar un poco más, si no nos diéramos siempre grandes aires».

8. INVOCAR MÁS A LOS SANTOS

THERESE-DE-LISIEUX-ciric_241407.jpg

Corinne Simón I Ciric

Benedicto XVI tenía una gran devoción y una gran confianza en los santos, «aquellos hombres y mujeres que con su fe, con su caridad, con su vida han sido faros para tantas generaciones, y lo son también para nosotros», aseguró. Desde la misa inaugural de su pontificado, el 24 de abril de 2005, se confió a la gran cohorte de los santos: «La tropa de los santos de Dios me protege, me sostiene y me lleva». E invita a todos los bautizados a hacer lo mismo, y más precisamente a «seguir su ejemplo, recurrir a su intercesión, entrar en comunión con ellos». Porque, cita, «la comunidad con los santos nos une a Cristo de quien brotan, como de su fuente y de su cabeza, todas las gracias y la vida del mismo Pueblo de Dios» (Lumen gentium).

9. TOMARSE UN TIEMPO DE SILENCIO

SILENCE-MAN.jpg

Nueva África | Shutterstock

A pesar del frenesí de la vida, Benedicto XVI nos invita a tener tiempos regulares de silencio, un camino real para encontrar a Dios, un espacio para dejar hablar «la alegría, las preocupaciones, el sufrimiento», un tiempo imprescindible «para discernir lo importante de lo inútil o accidental». «No hay por qué sorprenderse de que, en las diferentes tradiciones religiosas, la soledad y el silencio sean espacios privilegiados para ayudar a las personas no sólo a encontrarse a sí mismas, sino también a encontrar la Verdad que da sentido a todas las cosas», señaló en su mensaje para la 46ª Jornada Mundial de las Comunicaciones en mayo de 2012. «Si Dios habla al hombre también en el silencio, así el hombre descubre en el silencio la posibilidad de hablar con Dios y de Dios». 

Tags:
bellezabenedicto xviconsejossantidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.