Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 22 mayo |
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

Francisco, un Papa con salud delicada

papież Franciszek jedzie na wózku inwalidzkim podczas audiencji w auli Pawła VI w Watykanie

ALBERTO PIZZOLI/AFP/East News

Anna Kurian - publicado el 30/03/23

El Papa Francisco fue hospitalizado en marzo en el Hospital Gemelli de Roma, oficialmente por una infección respiratoria. En los últimos años, su salud se ha resentido

A medida que aumentan los llamados a la oración por la recuperación del Papa Francisco, hospitalizado el miércoles 29 de marzo por una infección respiratoria, es oportuna una mirada retrospectiva a los principales episodios en el historial sanitario de un Papa cuya salud se ha resentido en los últimos años.

Desde su juventud, Jorge Mario Bergoglio se enfrentó a la fragilidad y finitud de la vida humana, cuando una enfermedad respiratoria estuvo a punto de acabar con él en 1957. En el libro Let Us Dream: The Path to a Better Future, escrito por su biógrafo Austen Ivereigh (Flammarion 2020), relata esta «grave enfermedad» que contrajo cuando tenía 21 años.

Durante meses no supe […] si iba a morir o vivir.

«Durante meses, no sabía […] si iba a morir o vivir», confiesa en particular. «Incluso los médicos no sabían si lo lograría. Recuerdo que un día le pedí a mi madre, mientras la besaba, que me dijera si me iba a morir», recuerda el entonces seminarista. El 13 de agosto de 1957, al ver deteriorada su salud, un encargado del seminario lo llevó al hospital. Diagnóstico: tres quistes en el lóbulo superior del pulmón derecho y derrame pleural.

«Primero me sacaron un litro y medio de agua de mi pulmón, luego me dejaron luchando entre la vida y la muerte», narra el Papa. En noviembre, se sometió a una cirugía para extirpar el lóbulo superior derecho de su pulmón.

En el ensayo La salud de los papas, del periodista y médico argentino Nelson Castro (Edición Sudamericana), el Papa Francisco se refiere a esta ablación como una operación «sangrienta»: le habían abierto la caja torácica, lo que le dejó una gran cicatriz de por vida en la mitad del pecho.

Un problema cardíaco en 2004

Según Bergoglio, fue salvado por dos enfermeras durante su hospitalización. «Una de ellas era la enfermera jefe, una monja dominica que había sido maestra en Atenas antes de ser enviada a Buenos Aires. Luego supe que después de que el médico se fue, después de que terminó el primer examen, le dijo a las enfermeras que duplicaran la dosis del tratamiento que él había recetado, penicilina y estreptomicina, porque su experiencia le había enseñado que me estaba muriendo», dice. La otra enfermera había hecho lo mismo cuando el joven estaba «desgarrado por el dolor».

Esta fuerte intervención, si no alteró su función respiratoria, influyó en la elección del argentino al trono de Pedro, como relata el vaticanista Gerard O’Connell en su libro L’élection du pape François: Un compte rendu de l’intérieur de l’élection qui a changé l’histoire (Artège, 2020). A medida que la candidatura del cardenal Jorge Mario Bergoglio ganaba importancia en 2013, un cardenal cuestionó su capacidad para gobernar con un pulmón menos. Los cardenales Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga y Santos Abril y Casteló fueron luego a ver al Arzobispo de Buenos Aires quien les tranquilizó sobre su salud. «Nunca me sentí cansado o sin aliento», dijo en varias entrevistas.

También en el libro La salud de los papas (2021) de Nelson Castro, el papa Francisco también reveló que en 2004, cuando era arzobispo de Buenos Aires, tuvo un problema cardíaco, un «preinfarto». Pero después de estar hospitalizado durante unos días, nunca volvió a tener síntomas cardíacos.

El año 2021, un punto de inflexión

Aparte de las dolencias estacionales y la ciática recurrente que le ha obligado a cancelar audiencias de vez en cuando, el Papa una vez elegido ha estado sometido a un ritmo intenso durante ocho años. Sin embargo, el año 2021 marca un punto de inflexión en términos médicos, en un contexto marcado por la pandemia del Covid-19. Por primera vez en su pontificado se debate verdaderamente la cuestión de su salud.

El 1 de enero comenzó mal el año: una dolorosa ciática le obligó a cancelar varias celebraciones litúrgicas y a posponer el tradicional discurso al cuerpo diplomático.

El pontífice se recupera. El 14 de enero recibió su primera dosis de la vacuna Covid. Un anuncio precedido de un verdadero alegato a favor de la vacunación: «Creo que, desde un punto de vista ético, todo el mundo debería vacunarse», anunció en la televisión italiana. El 3 de febrero recibió su segunda dosis.

El Papa Francisco, sin embargo, mostró signos de fatiga después de su angustioso viaje del 5 al 8 de marzo a Irak. «Os confieso que en este viaje me cansé mucho más que en los otros», dijo a los periodistas durante la rueda de prensa en vuelo, de regreso a Roma.

El año continuó de manera difícil: el domingo 4 de julio, pocas horas después del tradicional rezo del Ángelus pronunciado desde la ventana del Palacio Apostólico, la Santa Sede anunció la hospitalización del pontífice en el policlínico Gemelli.

El Papa Francisco, nos enteramos entonces, fue operado de una «estenosis diverticular sintomática del colon», una operación frecuente para una persona de su edad pero que puede resultar delicada desde el punto de vista quirúrgico.

33 centímetros menos de intestino

Según la Santa Sede, la operación, la primera de esta magnitud para el pontífice, había sido planificada con antelación. Pero generó preocupaciones y una serie de especulaciones sobre el estado de salud del jefe de la Iglesia católica. Y tanto más cuanto que Francisco tuvo que permanecer diez días en el hospital romano – más de lo previsto en las primeras estimaciones – e incluso tuvo que rezar el Ángelus desde el balcón del establecimiento el 11 de julio.

Durante estos diez días, los boletines de salud fueron escudriñados cuidadosamente por toda la prensa internacional. Un ambiente de incertidumbre que generará muchos rumores sobre el deterioro de la salud de Francisco. El final de la hospitalización del Papa – que desapareció del panorama mediático durante varias semanas, gracias a las vacaciones – no acabó con los interrogantes. Durante el verano, varios vaticanistas incluso iniciarán un debate sobre la necesidad de reformar las reglas del cónclave. En un libro publicado al comienzo del año escolar, un vaticanista italiano, Francesco Antonio Grana, anunció que la Iglesia estaba ahora en un «período pre-cónclave».

«Cada vez que un Papa está enfermo, siempre hay una brisa o un huracán del cónclave», relativizó el Papa Francisco en su primera entrevista postoperatoria con la radio española COPE, el 30 de agosto de 2021.

El pontífice reconoció allí, sin embargo, la magnitud de la operación que había sufrido dos meses antes. Luego declaró que podía «comer de todo», pero que eso no era posible desde hace cierto tiempo y que seguía con medicación postoperatoria, «porque el cerebro debe registrar que mide 33 centímetros de intestino menos» subrayó, revelando el alcance real de la operación a la que se sometió. Pero concluyó, queriendo ser tranquilizador: «Aparte de eso, tengo una vida normal, llevo una vida completamente normal».

El pontífice comienza a viajar de nuevo: Hungría y Eslovaquia en septiembre, Chipre y Grecia en diciembre. Para Nelson Castro, «es un hombre con salud de hierro».

El año 2022, una prueba

El Papa Francisco sufre regularmente problemas de cadera y muestra cierta dificultad para caminar. Pero 2022 asesta el golpe mortal a su motricidad. Desde principios de año, mencionó repetidamente su dolor «en la pierna derecha». El 17 de enero, durante una audiencia privada concedida a los periodistas, confiesa que sufre al ponerse de pie. Asimismo, al recibir a la policía italiana el 3 de febrero, el obispo de Roma permaneció sentado para saludar a sus invitados.

Al término de la audiencia general del 26 de enero, pide disculpas por no poder circular entre los fieles para saludarlos como suele hacerlo. El pontífice explica que tiene la pierna «inflamada» por un problema en el «ligamento de la rodilla».

Poco a poco, el mal se va haciendo más claro: se trata de una «gonalgia aguda», informa la Santa Sede mientras el jefe de la Iglesia católica debe cancelar su participación en la Reunión de Obispos y Alcaldes del Mediterráneo en Florencia el 27 de febrero, así como en el Miércoles de Ceniza. Efectivamente, el médico del pontífice argentino ha prescrito «un período de descanso» e inyecciones.

La movilidad del pontífice nunca volverá a ser la misma. A principios de abril, durante su viaje a Malta, se vio obligado por primera vez a utilizar un ascensor para subir y bajar del avión. Cada vez más, elige no presidir la misa sino asistir a ella y leer, sentado, la homilía.

Un Papa en silla de ruedas

A partir de mayo veremos al Papa Francisco en silla de ruedas. Una primicia en el Vaticano. Luego, el 10 de junio, un trueno inesperado: la Oficina de Prensa anunció que el Papa se vio obligado a posponer su viaje a la República Democrática del Congo y Sudán del Sur previsto del 2 al 7 de julio, para «no comprometer los resultados de las terapias de rodilla todavía en curso». Esta es la primera vez que el Papa Francisco pospone un viaje al extranjero por motivos de salud.

Unos días después, el 19 de junio, nuevamente por problemas en la rodilla, no pudo celebrar la Misa de la Solemnidad del Corpus Domini. Los rumores de dimisión se intensifican, así como las sospechas de enfermedades más graves, sobre todo porque Francisco acaba de convocar un consistorio para crear nuevos cardenales al final del verano.

Además, también anuncia que quiere ir a L’Aquila, la ciudad de Celestino V, el último Papa que renunció libremente con la retirada del Papa Benedicto XVI en 2013. Pero, dice el Papa a un grupo de obispos brasileños en 20 de junio, «quiero vivir mi misión hasta que Dios me lo permita».

En una entrevista con Reuters emitida el 4 de julio, el Papa de 85 años confiesa por primera vez que sufrió una «pequeña fractura» en la rodilla al dar un paso en falso cuando uno de sus ligamentos ya estaba inflamado. «Estoy mejorando lentamente», dice el Papa Francisco, asegurando que su fractura se está curando, ayudado por la terapia con láser y la magnetoterapia, un método basado en el uso de campos magnéticos.

También desmiente los rumores de que se descubrió cáncer durante su operación en julio de 2021, calificándolos de «chismes de la corte». Esta operación fue «un gran éxito», asegura, aunque declara que no deseaba operarse de la rodilla porque la anestesia general tenía efectos secundarios negativos.

Finalmente, tras un período de descanso, el pontífice podrá viajar a Canadá del 24 al 30 de julio. Un viaje que le hace darse cuenta de que ya no puede continuar al ritmo anterior, confiesa a los periodistas durante el vuelo de regreso de este ligero viaje, donde el jefe de la Iglesia Católica rara vez deja su silla de ruedas. En agosto preside un consistorio, viaja a Matera. En otoño, el Papa también viaja a Kazajstán, Bahréin y, en febrero de 2023, a la República Democrática del Congo y Sudán del Sur.

¿Un infarto?

En una entrevista concedida el 24 de enero de 2023 a la agencia de prensa estadounidense AP, el Papa confió, sin embargo, que la diverticulosis de la que había sido operado en 2021 «ha vuelto». «Podría morir mañana, pero todo está bajo control. Estoy bien de salud», dice el jefe de la Iglesia Católica.

El 29 de marzo, la Santa Sede anunció que el Papa Francisco estaba hospitalizado, asegurando en una primera versión que estos exámenes estaban programados. Pero según la periodista argentina Elisabetta Piqué, cercana a Francisco, éste habría sufrido un infarto.

Fue a su regreso a su residencia de Santa Marta, después de la audiencia general que presidió en la plaza de San Pedro, que el Papa habría comenzado a sentir «dolores en el pecho», dice en La Nación. Su asistente personal, Massimiliano Strappetti, le habría aconsejado acudir de inmediato al hospital Gemelli, donde fue trasladado en ambulancia.

Tags:
papa franciscosalud
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.