Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 10 agosto |
San Lorenzo
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Una preciosa costumbre para adquirir con el nacimiento de tu hijo

shutterstock_1232780131.jpg

simona pilolla 2 I Shutterstock

La llegada de un bebé es un momento muy especial en nuestras vidas.

Mathilde De Robien - publicado el 04/08/22

En su "Carta a las madres", Bénédicte Delelis desliza una buena idea para agradecer el don de la maternidad: llevar un cuaderno de agradecimiento específico para cada hijo

Mantén un pequeño cuaderno para registrar las acciones de tu hijo. A primera vista, no hay nada nuevo en esto. Miles de «libros de nacimiento» invitan a los padres conscientes a registrar las primeras palabras, los primeros regalos de Navidad y la evolución del peso y la altura de sus queridos retoños. Información capital, sin duda, pero ¿da tantos frutos como esta idea de “cuaderno de agradecimientos”?

En este famoso cuaderno no se trata de registrar hechos y gestos, sino solo aquellos que manifiestan la acción de Dios en la vida de tu hijo. Una idea que te invita a escudriñar, en tu hijo, todo lo que viene de Dios. Un ejercicio que puede resultar difícil al principio (¡¿qué tiene que ver Dios con este pequeño ser que grita?!) pero que, con un poco de práctica, permite reconocer el sello de Dios en cada niño. En una sonrisa, un gesto de consideración hacia su hermano o hermana, una palabra generosa, un talento especial…

Si este reflejo se puede tomar desde el nacimiento, por supuesto, nunca es demasiado tarde para comenzar dicho cuaderno. Una forma de alabar al Señor por el don de la maternidad pero también una oportunidad para inscribir en blanco y negro la belleza y el bien que habitan en el corazón de cada niño. Gracias que es bueno poner por escrito y que resultarán ser un tesoro incalculable para ofrecer luego al niño.

Reconocer la gracia de Dios

Desde el primer momento, cada madre es testigo privilegiado de la gracia de Dios que se despliega a través de cada uno de sus hijos. Desde su concepción hasta su nacimiento, desde sus primeros pasos hasta sus primeras palabras, Dios nunca está lejos y cada etapa de la vida de un niño es una oportunidad para alabarle. En su libro dedicado con delicadeza a todas las madres, Bénédicte Delelis, madre y maestra de teología, nos invita a considerar la maternidad como experiencia de Dios. Un camino real, en cierto modo, para encontrar a Dios en el corazón de una vida cotidiana que puede parecer banal en muchos aspectos, pero que lo es mucho menos cuando se presenta la oportunidad de hacer crecer la fe, la esperanza y la caridad.

Un encuentro con Dios que pasa, entre otras cosas, por la alabanza y la gratitud por cada hijo que le es confiado. En efecto, una madre, como «testigo y educadora de sus primeras horas, meses y años», ve en cada uno de sus hijos algo especial: un rasgo de carácter, un don, una gracia que le es única… Tantos signos de la gracia de Dios que exigen ser reconocidos y enfatizados.

Contar la gracia de Dios

Para Bénédicte Delelis, es importante testimoniar, oralmente o por escrito, el sello de Dios sobre cada niño. “Desde el primer momento, la gracia de Dios estuvo sobre él. De esto, fuimos testigos privilegiados. Nos hizo llorar de alegría y admiración, y tenemos que contárselo”. Entonces, ¿por qué no mantener un libro de agradecimiento para cada uno de tus hijos? Sería un cuaderno en el que una madre escribiría, a lo largo de los años, sus palabritas infantiles que revelan la pureza de su corazón, sus cualidades, sus bellas acciones… Un cuaderno para mostrar toda tu ternura de madre, y tu gratitud al Señor. ¡Un regalo lleno de significado para su cumpleaños número 18, por ejemplo!

Un regalo para toda la vida, de hecho. Porque saber que eres amado de esta manera no tiene precio. Puedes ser testigo de la historia de Santa Josefina Bakhita. Secuestrada a la edad de 7 años en Sudán, fue reducida a esclavitud, violada, torturada. El trauma es tal que borra todo de su memoria, incluso su nombre de pila y el nombre de su pueblo. Sin embargo, una cosa permanece: el amor de su madre y sus palabras, que quedan grabadas en lo más profundo de su corazón: “Eres buena, eres amable”. Una certeza puesta en ella por su madre que le permite aguantar y resistir la violencia durante todos estos años de sufrimiento y humillación. Así que sí, es bueno contarle a tu hijo acerca de la gracia de Dios que está sobre él.

Tags:
bebéhijosmaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.