Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 10 diciembre |
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Con el Santísimo en manos, así encaró monseñor Álvarez a la Policía orteguista

NICARAGUA

Diócesis de Matagalpa

Pablo Cesio - publicado el 04/08/22

El obispo de la diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, salió de la casa episcopal en medio del asedio policial en días de máxima tensión para los miembros de la Iglesia en Nicaragua. «Queremos que nos dejen en paz», expresó


Este 4 de agosto, día en que se celebra la fiesta de Juan-Bautista María Vianney, patrono de los sacerdotes, una imagen generó gran impacto en Nicaragua. El obispo de la diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, quien desde hace tiempo ha denunciado persecución y hostigamiento de parte del régimen de Daniel Ortega, salió en procesión.

Pero lo más llamativo fue que el obispo lo hizo junto al Santísimo y encaró a los policías y paramilitares que lo asedian y tienen bloqueada la zona de la curia episcopal, tal cual informaron medios locales como Artículo 66.

NICARAGUA

 «Que nos digan sin van a dejar entrar al pueblo fiel a la curia, que nos digan si nos van a permitir celebrar la eucaristía con los medios de comunicación, si vamos a poder tener libre circulación, si van a dejar de cerrar las calles de la curia, si van a quitar las fuerzas policiales que están hasta dos cuadras alrededor de la curia», expresó el obispo, según se ve, por ejemplo, en un video difundido por un periodista local.

Álvarez, prosigue Artículo 66, que también bendijo a los policías que tenía a su alrededor, oró por ellos y pidió que «dejen en paz» a la feligresía católica.

«Que en el corazón de los nicaragüenses reine la paz, no reine el odio, ni la división, dijo también Álvarez, quien también se lo vio de rodillas y siguió cuestionando la presencia de los uniformados en la zona.

Curiosamente, un mensaje de Álvarez en en redes sociales este 4 de agosto también hacía referencia a ese gesto:

Horas de máxima tensión para la Iglesia

En medio de esta situación, donde la diócesis de Matagalpa también fue noticia por el cierre de varias emisoras católicas, en sitios como Sébaco, el padre Uriel Vallejos permanecía encerrado junto a un grupo de fieles tras el ingreso violento de la Policía orteguista a la capilla Niño Jesús de Praga perteneciente a la Parroquia Jesús de la Divina Misericordia.  

NICARAGUA

El sacerdote, que venía informando a través de las redes sociales lo que le estaba pasando. llevaba dos días en la casa curial y con pocos alimentos a disposición (y hasta con falta de luz). Sin embargo, en la mañana de este 4 de agosto se sabía poco acerca de las condiciones en las que se encuentran. Su último mensaje, hasta ese momento, había sido el siguiente:

«“Mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas”. ¿Cuál es la fe grande? La fe grande es aquella que lleva la propia historia, marcada también por las heridas, a los pies del Señor pidiéndole que la sane, que le dé sentido. ( Mt. 15, 21-28). ORACIONES!».

En los últimos días las acciones hostiles contra miembros de la Iglesia de Nicaragua se han acentuado, un nuevo capítulo que empezó a llamar más la atención a nivel internacional desde que el pasado 6 de julio fueron expulsadas de Nicaragua las Misioneras de la Caridad de la Madre Teresa de Calcuta.

Tags:
america latinaiglesianicaragua
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.